London Eye

El London Eye de Londres es una noria-mirador que se inauguró en marzo del año 2000, para celebrar el cambio de milenio.

Fue diseñado por los arquitectos David Marks y Julia Barfield como una metáfora del paso del tiempo. Su construcción duró un año y medio y, las cápsulas para 25 pasajeros (cada una), fueron elaboradas en Francia.

La mejor alternativa de descubrir Londres, con el London Eye incluido es elegir la ruta de un tour que te permita acceder a las diferentes atracciones de la capital. Pero además podrás conseguir pases de entrada a la noria, sin colas. 

Ver Londres a 360º 

Cada vuelta dura 30 minutos y el diseño de sus cabinas y sistema de rotación permiten tener una vista de 360º y hasta una distancia de 40 kilómetros. Desde lo alto se pueden distinguir claramente el Palacio de Buckingham, la catedral Saint Paul y el Parlamento. Su movimiento es tan leve que se puede, permanecer de pie dentro de la cápsula de vidrio y subir a bordo aún estando la rueda en movimiento. 

Las mejores vistas desde el London Eye se tienen a última hora del día, cuando la ciudad se ilumina.

Datos curiosos

Para quienes desean celebrar una ocasión especial, el London Eye ofrece la posibilidad de hacer un viaje privado, con champagne y cena incluidos, por alrededor de 350£.

London Eye

Horario: 

Todos los días desde las 10:00h a 20:00/21:30 (según la época del año).

Precio: 

Billete estándar (diurno o nocturno): £17,01.

Billete con Champagne: £31,54.

Dirección: 

Riverside Building, County Hall, Westminster Bridge Road.

Cómo llegar: 

Metro: estaciones Waterloo, Embankment, Charing Cross y Westminster.

Tren: estación Waterloo.

Autobuses: 211, 77, 381 y RV1.

Riverboat: desembarcar en Millennium Pier.