London Bridge

El Puente de Londres es el más antiguo de todos los que cruzan sobre el Támesis. Conecta la ciudad con Southwark.

Historia del London Bridge

El primer puente, hecho de madera, fue construido por los romanos alrededor del año 46 d.C.

Este puente fue reemplazado en la época medieval por otros que estuvieron en uso hasta el siglo XIX: fueron varios los puentes construidos en el mismo lugar, ya que eran destruidos por inundaciones, incendios, revueltas populares y guerras.

A fines del siglo XVIII se hizo necesario pensar en un nuevo puente, debido al intenso tránsito fluvial comercial por el Támesis, que el antiguo puente entorpecía. Se construyó un puente más alto, de cinco arcos, de granito, que diseñó John Rennie. Fue inaugurado en 1831 y era el lugar más transitado de Londres: por ahí pasaban 900 vehículos y 8000 peatones por hora.

Pero llegó el momento en que también este puente fue insuficiente (además de presentar algunos problemas estructurales) y se decidió reemplazarlo. El puente de piedra fue vendido a un empresario estadounidense, desarmado, y enviado a Estados Unidos, donde las partes se usaron para construir un nuevo puente en Lake Havasu City.

El London Bridge actual fue diseñado por Lord Holford y construido por John Mowlem. La reina Isabel II lo inauguró en 1973, heredando la representación de la ciudad que tuvieron sus antecesores.

En la parte sur del puente se encuentran la Catedral de Southwark y la London Bridge Station. En la parte norte el Monument to the Great Fire of London y el Monument Tube Station.

Desde el puente tendrás una magnífica vista del nuevo icono de Londres, el edificio The Shard, de 73 pisos y 306 metros de alto, diseñado por Renzo Piano, inaugurado en 2012.

Dirección: 

En la intersección de King William St. y Cannon St.

Cómo llegar: 

Metro: líneas Circle y District, estación Monument; líneas Jubilee y Northern, estación London Bridge.