Heladerías

El helado es tan típico de Roma como la pizza. Encontrarás heladerías en toda la ciudad, abiertas todo el año. Los helados son artesanales, frescos, sabrosos y muy baratos. La variedad de sabores es impresionante.

Algunas heladerías recomendadas

Otaleg

Viale dei Colli portuensi 594. El helado perfecto, según dicen. Se elabora artesanalmente y a la vista. Según su dueño Marco Radini, el secreto de sus helados está en la innovación, la experimentación y la pasión que pone. ¿Alguna vez probaste helado salado? Esta es tu oportunidad. 

Fatamorgana

Via Lago di Lesina 9-11, Un clásico de Roma. Compite con Otaleg por el primer puesto. Sus helados sin grasa son famosos, igual que los sabores  y los colores únicos que hacen pensar en pociones mágicas (nunca mejor elegido el nombre de la heladería). Tiene sucursales en Trastevere, Tiburtina, Prati y Tridente.

Neve di Latte

Via Luigi Poletti 6, Flaminio, cerca del MAXXI y Piazza Mancini. Colores y sabores originales, altísima calidad de los ingredientes y excelentes precios. Para algunos, la mejor gelateria de Roma.

Gelateria del Teatro

Via dei Coronari 80, Centro. Muy cerca del Panteón. Sabores tradicionales y también de creación propia, con elaboración a la vista.

La Gourmandise

Via Felice Cavalotti 36, Trastevere. Un local barroco con alrededor de 20 increíbles sabores. Pocos pero elaborados.

Gelateria dei Gracchi

Via dei Gracchi 272. Sabores frescos y muy digeribles, son la razón por la que I Gracchi es una de las mejores heladerías de Roma. La llaman “il regno del pistacchio”. Hay helados sin leche para quienes no toleran la lactosa.