Catacumbas de Roma

Las Catacumbas de Roma son galerías subterráneas donde, a partir del siglo II, se sepultaba a los muertos. Estos cementerios eran usados principalmente por los cristianos y, en menor medida, por los judíos, pero no por los romanos, quienes acostumbraban incinerar a los muertos.

Origen de las catacumbas

Hasta el siglo II la ley romana prohibía los enterramientos dentro de la ciudad y la necrópolis estaba fuera de las murallas. Ante la falta de espacio, cristianos y judíos comenzaron a excavar galerías para ampliar el espacio de inhumación.

Las catacumbas se utilizaron hasta el siglo IV, cuando acabó la persecución a los cristianos. Con las invasiones del siglo V las catacumbas fueron abandonadas en forma definitiva y los restos de los mártires trasladados a las iglesias de la ciudad para protegerlos de posibles profanaciones.

Cómo eran las catacumbas

Las galerías subterráneas que conforman las catacumbas forman verdaderos laberintos interconectados entre sí que abarcan alrededor de 15 hectáreas. Hay 20 kilómetros de  túneles distribuidos en varios niveles que llegan, en algunos casos, a los 20 metros de profundidad. Los túneles tenían respiraderos, lucernarios y espacios para el culto.

En las paredes había varias hileras de nichos donde se colocaba a los muertos. Luego se cerraba el nicho con barro cocido o una lápida de mármol. Como estos lugares estaban fuera del control de las autoridades romanas, los cristianos podían usar los símbolos cristianos en las sepulturas.

Olvido y descubrimiento

Desde que fueron abandonadas en el siglo V las catacumbas cayeron progresivamente en el olvido y hasta el siglo XVII se perdió su rastro.

En los primeros años de ese siglo el arqueólogo Antonio Bosio se propuso estudiar las catacumbas de Roma. Logró localizar unas 30 de ellas. Si bien él mismo no realizaba las excavaciones, Bosio las recorría con ayuda de artistas que copiaban los frescos y murales que encontraba bajo tierra. En 1634 publicó el libro "Roma sotteranea", que incluía planos de cada catacumba y los dibujos de las pinturas y esculturas que encontró.

En el siglo XIX esos estudios fueron continuados por el arqueólogo  Juan Bautista de Rossi, quien exploró todas las catacumbas conocidas.  A él se debe el descubrimiento de la Catacumba de San Calixto, una de las más importantes de Roma.

Catacumbas más importantes de Roma

Hasta el momento se han descubierto 60 catacumbas en el subsuelo de Roma, aunque se sabe que hay muchas más. De las 60, cinco son las que se pueden visitar. Tienes la opción de visitar las catacumbas junto a un guía que te vaya descubriendo toda la historia que guardan estos singulares sitios.

 

Catacumba de San Calixto

Recibió ese nombre del diácono San Calixto, nombrado administrador de la misma en el siglo III por el papa Ceferino. Se convirtió en el cementerio oficial de la Iglesia: 16 papas y muchos mártires y cristianos fueron enterrados allí. Hay varias criptas, entre ellas la de Santa Cecilia, tumbas de familia y zonas diferenciadas, como la Zona de los Papas.

Horario: jueves a martes de 9:00 a 12:00 y de 14:00  a 17:00. Permanecen cerradas todo el mes de febrero.

Precio: 8€ - usd 8,86.

Dirección: Via Appia Antica 126.

Cómo llegar: Autobús 118 hasta parada Catacombe di S. Calisto. Autobús 714 hasta Pizza S. Giovanni in Laterano, luego autobús 218, parada Fosse Ardeatine.

 

Catacumba de San Sebastián

Debe su nombre al hecho de que allí fue enterrado San Sebastián después de su martirio. Se construyeron cuatro niveles en forma sucesiva, a medida que quedaban inutilizados los inferiores. En el primero había nichos. En el segundo se construyeron tres mausoleos. En el tercero se encontró un pórtico y un muro con inscripciones. En la superficie se levanta la Basílica de San Sebastián de las Catacumbas.

Horario: lunes a sábado de 10:00 a 16:30.

Precio: 8€ - usd 8,86.

Dirección: Via Appia Antica 136.

Cómo llegar: Autobús líneas 118, 218 y 660.

 

Catacumba de Domitila

Con más de 15 kilómetros de túneles edificados en cuatro niveles, es la más extensa de Roma. Recibió este nombre por pertenecer el terreno donde se construyó a Flavia Domitila, nieta de Vespaciano. Su construcción comenzó en el siglo IV sobre la tumba de los mártires Nereo y Aquiles, y siguió ampliándose hasta el siglo V. Fue descubierta por Antonio Bosio en 1593.

Horario: miércoles a lunes de 9:00 a 12:00 y de 14:00 a 17:00.

Precio: 8€ - usd 8,86.

Dirección: Via delle Sette Chiese 282.

Cómo llegar: Autobús líneas 30, 160, 714. Parada Piazza dai Navigatori.

 

Catacumba de Priscila

Es una de las más antiguas. Se le puso ese nombre porque figuraba en una de las inscripciones que se encontraron. Lo más interesante de esta catacumba son los frescos originales que aún se conservan e incluyen las primeras representaciones de la Virgen María y la Anunciación. Se la conoce como "reina de las catacumbas" por la cantidad de mártires que fueron sepultados allí.

Horario: martes a domingo de 9:00 a 12:00 y de 14:00 a 17:00. / Cierre de verano desde el 18 de julio al 15 de agosto.

Precio: 8€ - usd 8,86.

Dirección: Via Salaria 430.

Cómo llegar: Autobús línea 63, parada Piazza Crati. Autobuses líneas 86, 92, 310.

 

Catacumba de Santa Inés

Recibió este nombre porque allí fue enterrada la santa después de su martirio, en un predio que pertenecía a su familia. A partir de ese momento se convirtió en catacumba. Tiene cuatro zonas, de las cuales sólo la primera es de la época anterior a Constantino.

Horario: lunes a sábado de 9:00 a 12:00 y de 16:00 a 18:00. Permanece cerrada el mes de noviembre.

Precio: 8€ - usd 8,86.

Dirección: Via Nomentana 349.

Cómo llegar: Autobús líneas 36, 60 y 90.
 

Roma subterránea

  • Sin duda, es una visita importante para hacer en Roma, especialmente por la diferencia que encontrarás entre estas catacumbas y las de París. Para recorrer la campiña romana y conocer los secretos de las catacumbas, te aconsejamos contratar un tour en el que un guía especializado te guiará a través de la Roma subterránea.
  • Si visitas las catacumbas a tu aire, ten en cuenta que sólo se puede acceder con acompañamiento de un guía. Te aconsejamos elegir una catacumba entre las de San Calixto, San Sebastián y Domitila, en ese orden, por ser las que mejor conservadas están.
  • Hay un código de vestimenta de cumplimiento estricto para acceder a las catacumbas: tanto hombres como mujeres deben llevar los hombros y las rodillas cubiertos. No se permite el acceso a quien no lo cumpla.
catacumbas san calixto