Basilica Santa Maria Maggiore

La Basílica Santa Maria Maggiore es una de las cuatro basílicas mayores de  Roma, junto con San Pedro, San Juan y San Pablo. La palabra "Maggiore" (mayor) significa que es la más grande de las ocho iglesias de Roma dedicadas a la Virgen María.

La leyenda 

Según cuenta una leyenda, la noche del 4 al 5 de agosto del año 352 DC un rico patricio llamado Juan tuvo un sueño en el que la Virgen le indicaba construir una iglesia en el lugar que, al día siguiente, amaneciera cubierto de nieve. Algo que parecía imposible, ya que era pleno verano. La leyenda dice, además, que el papa Liberio tuvo exactamente el mismo sueño, la misma noche.

El día siguiente, 5 de agosto, el papa descubrió que la cumbre del monte Esquilino estaba cubierta de nieve.  En ese lugar fue construida la iglesia que se conocía como Santa Maria della Neve o Basilica Liberia.

La historia 

Aunque la leyenda sigue circulando, la realidad es que no hay ningún registro histórico de esa nevada. Y, de hecho, la iglesia de la que habla la leyenda no estaba dedicada a María. De esta iglesia original, que no consta que haya sido construida, no quedan restos, aunque sí de una iglesia románica construida por Sisto III en ese lugar entre el 432 y el 440, después que se proclamara el Dogma de la Divina Concepción de María en el Concilio de Éfeso.

Nicolás IV, en el siglo XIII, ordenó ampliarla y crear una fachada ornada con mosaicos. En el siglo 1377 se añadió el campanario de 75 metros, el más alto de Roma. En los siglos XV, XVI, XVII y XVIII se hicieron sucesivas ampliaciones y remodelaciones, añadiendo dos capillas que le dieron la forma actual de cruz latina.

La fachada actual fue construida en 1743 para cubrir la fachada del siglo XII decorada con mosaicos, que aún es visible en algunas partes.

En el interior 

El interior de la basílica es imponente. Mide 86 metros de largo y está dividido en tres naves. La nave central está separada de las laterales por dos columnatas de 36 columnas jónicas cada una, en mármol y granito.

Por debajo de las ventanas se ven los mosaicos del siglo XV que representan 36 escenas del Antiguo Testamento.

El hermoso cielorraso fue diseñado por Giulano da Sangallo en el siglo XVI. Se dice que fue enchapado en oro de América que Colón llevó de regalo a los reyes de España, que a su vez lo regalaron al papa Alejandro XV.

El altar está cubierto por un baldaquino cuyas columnas pertenecieron a la Villa de Adriano en Tívoli. El mosaico del ábside es de 1295 y representa la "Coronación de María".

La capilla de la derecha fue llamada Capilla Sixtina en honor del papa Sixto V, cuyas reliquias están guardadas allí. También está la tumba del papa Pío V.

La capilla de la izquierda, la Capilla Borghese, también conocida como "Capilla Paolina", fue construida en 1611. Hay otra leyenda relacionada con esta Basílica, y dice que la Madonna de la Capilla Borghese fue pintada por Lucas Evangelista ayudado por ángeles.

En Santa Maria Maggiore está sepultado el gran artista Bernini, quien había diseñado para sí mismo una tumba monumental que, irónicamente, nunca fue construida.

Plazas Santa Maria Maggiore y del Esquilino

Frente a la Basílica está la plaza del mismo nombre, en la que se alza una columna barroca del 1614 coronada por una estatua en bronce de la Virgen María. La columna provino de la Basílica de Majencio, en el Foro Romano.

Al otro lado de la iglesia está la Plaza del Esquilino, donde se alza un obelisco que perteneció al Mausoleo de Augusto.

Horario: 

 Todos los días de 7:00 a 19:00

Dirección: 

Piazza de Santa Maria Maggiore.

Precio: 

4,00€ - Usd 4,43

Cómo llegar: 

Metro Líneas A y B, estación Termini.
Tram líneas 5 y 14, parada Farini.
Autobuses líneas 16, 71, 75, 105, 714, 717.