Termas de Diocleciano

Las Termas de Diocleciano son otra de las cuatro sedes del Museo Nazionale Romano, complejo formado por las Termas de Diocleciano, el Palazzo Massimo, el Palazzo Altemps, la Crypta Balbi y el Aula Ottagona.

Las Termas de Diocleciano fueron construidas entre el 298 y el 306 DC y  eran  las más grandes del mundo antiguo, con capacidad para 3000 personas. El emperador Diocleciano comenzó la construcción pero la terminó Majencio, su sucesor, quien las bautizó en honor de su predecesor.

El ritual del baño

Como te explicamos en las Termas de Caracalla, el baño en la Antigua Roma era una especie de ritual que comenzaba en el apodyterium, donde los visitantes dejaban su ropa. Luego pasaban, sucesivamente, por el frigidarium, tepidarium y caldarium. También podían ir al sudatorium (sauna) y usar el resto de las instalaciones que componían el complejo termal.

Había baños separados para hombres y mujeres.

El complejo de las Termas 

Medía aproximadamente 316 metros de ancho por 356 de largo sobre un predio de más de 13 hectáreas. La estructura edilicia y la alimentación  eran similares a las de las Termas de Caracalla y de Trajano, con un eje central a lo largo del cual se ubicaban las distintas salas.

Sus instalaciones comprendían una enorme piscina descubierta de 3500 metros cuadrados, bibliotecas, salas de ejercicios, sala de música, sala de reuniones, jardines.

Estuvo en funcionamiento, al igual que otras termas, hasta que los bárbaros invadieron en el 537 y derribaron casi todos los acueductos.

Basílica de Santa María de los Ángeles y de los Mártires

Durante siglos la zona de las Termas de Diocleciano permaneció abandonada, hasta que el papa Pio IV encargó a Miguel Ángel la construcción de esta basílica. Fue la última estructura construida por Miguel Ángel, en 1561. El papa la dedicó a los mártires porque se decía que en la construcción de las Termas habían participado esclavos cristianos, muchos de los cuales habían muerto.

Fue levantada en el sitio donde estaba el antiguo frigidarium, mientras que el vestíbulo ocupaba lo que había sido el tepidarium y la entrada se erigió sobre el caldarium. El resto fue demolido por orden del papa.

Las enormes columnas de granito del interior, de más de 5 metros de diámetro cada una,  sostienen la antigua cúpula del frigidarium.

Museo de las Termas de Diocleciano

En el Aula Ottagona fue abierto al público, en el año 2008, un museo que forma parte el complejo del Museo Nazionale Romano.

Se pueden visitar partes de edificios de las antiguas termas, una construcción funeraria y dos tumbas decoradas con frescos.

En el claustro se expone una gran colección de inscripciones, artefactos y objetos que se remontan al siglo XI AC.

Horario: 

Martes a Domingos de 9:00 a 19:45
Cerrado: 1 de enero y 25 de diciembre

Precio: 

Entrada general: 8€ - usd 8,86 (billete único que sirve por 3 días para entrar a las Termas de Diocleciano, Palacio Máximo, Palacio Altemps y Cripta Balbi)
Entrada reducida para ciudadanos de la EU entre 18 y 25 años: 3,5€ - usd 3,88

También puedes optar por la tarjeta Cuatro Museos de Archaeologia Card de 6,50€ - usd 7,20 válida para los mismos sitios, o la Roma Pass, para entrar gratis o con descuento.

Dirección: 

Viale Enrico di Nicola, 78

Cómo llegar: 

Metro líneas A y B, estación Termini.
Autobuses líneas H, C2, 36, 38, 40, 64, 86, 90, 92, 105, 170, 175, 217, 310, 360, 714, 910.

termas diocleciano