Comer barato en Roma

En Roma puedes comer bien sin gastar mucho. Basta tener en cuento algunos consejos. 

  • Si quieres ahorrar dinero en comida, aléjate de los restaurantes que quedan en las inmediaciones de los sitios turísticos más importantes, como el Vaticano. Los precios suelen ser más altos y, además, siempre están muy llenos de gente. En Roma hay infinidad de pizzerías y trattorías pequeñas donde podrás comer muy bien y muy barato.
     
  • Fíjate bien en los precios de las bebidas, que suelen ser algo caras.
     
  • Si el menú no es totalmente claro, pregunta antes de pedir. En algunos lugares el precio del menú no se corresponde con el que aparece luego en la cuenta.
     
  • Recuerda que la mayoría de los locales de comida cobran un adicional por “servicio”, también por el pan, e incluso en algunos sitios agregan “cubierto” y "propina", lo que no deja demasiado claro que es entonces “servicio”. Así que, a la hora de pedir la cuenta, siempre revísala y fíjate qué te han cobrado.
     
  • En muchos restaurantes de Roma suelen poner una pizarra afuera con un menú del día que tiene precio fijo, casi siempre un plato y postre con bebida incluida. Esos menús suelen ser económicos. De todos modos, siempre consulta primero qué se incluye, para no tener sorpresas.
     
  • La pizza al taglio o un panini son las mejores opciones para el mediodía. Es barato, rápido y rico y puedes sentarte a comer en cualquier plaza. Y si no quieres gastar en bebida comprada, recuerda nuestro consejo sobre las fuentes de agua.
     
  • El vino de la casa que sirven en las trattorias es bueno y es de la región. Probablemente te lo sirvan en jarra y no en botella (por eso es más barato que en un restaurante), pero no desconfíes de la calidad. También puedes pedir sólo una copa.
     
  • Con las heladerías pasa lo mismo que con los restaurantes: las más famosas y las cercanas a los monumentos más visitados son más caras y hay largas colas. En cualquier heladería de Roma (hay infinidad en toda la ciudad) encontrarás helado artesanal de muy buena calidad. También en esto debes tener cuidado con lo que te cobran. Antes de pedir asegúrate de a qué cantidad de helado corresponde el precio que figura en las pizarras. En algunas gelaterias cobran por copa o vaso y en otras por cada bola de helado que te sirven.
comer barato pizza