Basílica de San Pedro

Es la basílica principal del Vaticano. Las otras basílicas mayores son San Juan de Letrán, San Pablo Extramuros y Santa María Maggiore.

La actual basílica fue construida sobre la base de una levantada por Constantino en el año 324, que tenía cinco naves y un crucero, erigida para proteger el "Trofeo di Gaio", la tumba del apóstol Pedro.

A mediados del 1400 el papa Nicolás V ordeno una ampliación de la basílica original, y en el 1500 el papa Julio II comenzó las tareas de restauración y reconstrucción, ya que la basílica estaba casi en ruinas. El proyecto fue encargado en 1505 a Donato Bramante, célebre arquitecto de la época. Las obras empezaron en el 1506. Al morir Bramante en 1514 se hicieron nuevos proyectos hasta que, en 1547, el papa Paulo III encargó a Miguel Ángel la continuación de la obra. La obra fue completada en 1564 por un discípulo de Miguel Ángel, Giacomo Della Porta.

Después de esa fecha el arquitecto Carlo Maderno tuvo a su cargo la realización de nuevas modificaciones y la construcción de la fachada, trabajos que terminaron en 1626.

Interior de la Basílica de San Pedro

La Basílica de San Pedro mide 190 metros de largo por 58 de ancho y tiene tres naves. La altura de la cúpula principal (diseñada por Miguel Ángel y construida por Carlo Maderno) es de 136 metros. El interior, con capacidad para 20.000 personas, está decorado con mosaicos y alberga muchas obras de arte.

En la nave central se encuentra la famosa estatua de San Pedro realizada en bronce por Arnolfo di Cambio en 1302.

Dentro de la Basílica se encuentran las Grutas Vaticanas, donde está el sepulcro de San Pedro, y el Tesoro de San Pedro.

Haciendo un tour guiado por los Museos Vaticanos, la Capilla Sixtina y la Basílica de San Pedro, podrás recorrer todos estoy lugares en una mañana.

La "Piedad" de Miguel Ángel

En la nave de la derecha está el grupo escultórico "Piedad", obra realizada en mármol blanco por Miguel Ángel a los 24 años, en el 1499. Su primera ubicación fue en la Capilla Santa Petronila, en el Vaticano y fue trasladada al lugar actual en 1749.

La escultura representa a la Virgen María aunque con rostro de niña, para resaltar su pureza, sosteniendo en sus brazos el cuerpo de Jesús muerto pero sin rastros de la tortura sufrida. Miguel Ángel no quiso hacer un retrato realista sino una obra simbólica que representa el sacrificio y la aceptación.

Un dato curioso sobre la Piedad es que es la única obra del artista que tiene su nombre esculpido (en la cinta que cruza el pecho de la Virgen). Lo hizo para alejar las dudas que había sobre su autoría, debido a su juventud.

Baldaquino de Bernini

El Baldaquino barroco de Bernini, de 29 metros de altura, realizado en bronce y mármol, cubre el Altar Mayor. Debajo se encuentra la tumba de San Pedro. Por encima del Baldaquino se alza la cúpula. El artista comenzó la obra en 1624, con tan sólo 25 años, y la terminó en 1632.

Cúpula de San Pedro

La cúpula de la Basílica de San Pedro es una verdadera obra de arte proyectada por Miguel Ángel en 1546. A su muerte, en 1564, todavía no estaba terminada. Las obras se detuvieron hasta 1588, en que quedaron a cargo de Giacomo della Porta,  primero, y Domenico Fontana, después. Ambos respetaron el proyecto original de Miguel Ángel.

Se necesitó el trabajo de 800 operarios y 22 meses de intensa labor para que, finalmente, fuera inaugurada con una gran celebración en 1590. Sin embargo, faltaban todavía la linterna y el revestimiento de plomo, que se agregaron en 1593, durante el papado de Clemente VIII.

Si te interesan las cifras, te contamos que la cúpula mide 41,50 metros en su diámetro interno y 58,90 metros en el diámetro externo. La altura interna es de 117,57 metros y la externa, hasta la punta de la cruz, es de 133,30 metros.

Desde la linterna tendrás una increíble vista panorámica de la Plaza San Pedro y algunos de los principales monumentos de Roma como el Coliseo y los Foros.

Miguel Ángel y Brunelleschi – San Pedro y Santa Maria del Fiore

La cúpula de Santa María del Fiore, en Florencia, fue diseñada por Brunelleschi e inaugurada en 1434. Es una cúpula que impresiona por su tamaño y belleza, y que era admirada por Miguel Ángel.

Tal es así que se dice que, cuando Miguel Ángel partió a Roma a construir la cúpula de San Pedro, sabía que no podía hacerla más bella que la de Florencia y exclamó: “Vado a Roma a far la tua sorella, di te piu grande ma non de te piu bella.” (“Voy a Roma a construir tu hermana, más grande que tú pero no más bella”.)

Horario: 

De Abril a Septiembre: todos los días de 7:00 a 19:00
De Octubre a Marzo: de 7:00 a 18:00

Horario para visitar la Cúpula de San Pedro
De Abril a Septiembre: todos los días de 8:00 a 18:00 
De Octubre a Marzo: de 8:00 a 17:00

Precio: 

La entrada a la Basílica de San Pedro es gratuita.

Subir a la Cúpula: 5€ si subes los 551 escalones, 7€ si subes en ascensor (de todos modos para llegar arriba hay que subir algunos escalones).

Cómo llegar: 

Metro línea A, estación Ottaviano.
Autobuses 34, 45, 64, 98, 881, 982, 916 y 62.
Desde el Centro Histórico se puede llegar a pie, cruzando el Tiber por el Ponte Sant’Angelo.

Ubicación: 
basilica san pedro