Ostia Antica

Ostia fue un importante puerto ubicado en el Mediterráneo y un centro comercial floreciente de la Antigua Roma. Se encuentra a solo 25 kilómetros de Roma.

Excursión de un día: en un viaje de sólo media hora a lo largo de la bella costa del Mediterráneo llegarás a Ostia y podrás recorrer tranquilamente los templos, termas y edificios de esta ciudad que fue clave para el florecimiento de Roma. Un guía en español te acompañará en todo el recorrido de este tour.

La época dorada de Ostia Antica

La tradición dice que fue fundada por el cuarto rey de Roma, Ancus Marcius, en el siglo VII AC, pero en la zona no se han encontrado restos arqueológicos tan antiguos que prueben que Ostia ya existía en esa época.

La construcción más antigua encontrada es un Castrum, una fortaleza militar construida entre el 396 y el 267 AC.

En el siglo III AC Ostia era una base naval y puerto militar, pero para el siglo II AC se había transformado en puerto comercial. Por allí pasaban los granos que venían de Sicilia y Cerdeña y luego de África.

El siglo I fue una época de crecimiento: se construyó un teatro, templos, un acueducto, una basílica, una sinagoga. Había un intenso movimiento y muchas familias de ricos mercaderes construyeron sus casas en las afueras de Ostia.

El declive de Ostia

Con el caos que siguió a la dinastía de los Severos la economía de Roma empezó a colapsar. Por supuesto, Ostia también se resintió y la actividad disminuyó drásticamente. Los materiales de construcción escaseaban y se demolían antiguos edificios para reutilizar los materiales en las escasa construcciones nuevas. La población disminuyó.

También la naturaleza castigó a Ostia: entre el 238 y 346 DC sufrió dos terremotos y un tsunami.

Hubo una aparente recuperación alrededor del siglo IV pero Ostia ya no era el puerto principal de Roma en el Mediterráneo, lugar que ocupó la cercana Portus. La zona a lo largo del Tíber había sido abandonada y la mayoría de las casas se encontraban en los suburbios.

En el siglo V dejó de funcionar el acueducto de Ostia y la ciudad empobreció cada vez más y fue prácticamente abandonada. Muchas zonas se inundaron, convirtiéndose en pantanos y otras quedaron sepultadas por el limo y arena.

Entre los siglos IX y XIV lo que quedaba a la vista fue prácticamente saqueado: se usaron mármoles y estatuas de Ostia para decorar las nuevas catedrales que se levantaban en Pisa, Florencia y otras ciudades.

Qué ver en Ostia

Las excavaciones realizadas en el siglo XIX y principios del XX demostraron que el lodo había protegido muchas edificaciones del paso del tiempo y del saqueo.

Se pueden ver los restos del fuerte original, edificios de la época de la República y algunos del Imperio, el gran teatro (uno de los más antiguos construidos en ladrillo), la plaza central donde se hacían las operaciones comerciales, tiendas, depósitos, varios templos y las termas.

En el pequeño museo de Ostia se exhiben estatuas, esculturas, mosaicos, objetos de la vida cotidiana y partes de frescos.

Una buena opción

A sólo 30 kilómetros del Coliseo, Ostia es una buena alternativa para conocer mejor la vida diaria de los antiguos romanos, si no tienes un día completo para visitar Pompeya y Herculano.

    ostia antica roma

    Horario: 

    Todos los días a partir de las 8:30. El horario de cierre varía según el mes. Puedes consultarlo en  la web del sitio arqueológico.
    Cerrado: 1 de enero, 1 de mayo, 25 de diciembre

    Precio: 

    8€ - usd 8,92
    Entrada gratuita el primer domingo de cada mes.

    Dirección: 

    Viale dei Romagnoli 717

    Cómo llegar: 

    Metro Línea B hasta estación Pirámide Ostiense. Allí combinar con tren urbano Roma-Lido. Bajar en estación Ostia Antica.