Fontana di Trevi

La Fontana di Trevi es una de las visitas obligadas en un viaje a Roma por ser la fuente más grande (tiene 20 metros de ancho y 26 de alto) y una de las más hermosas. Para quien visita Roma por primera vez, la sensación de estar frente a esta fuente tan famosa es indescriptible.

La fuente original era el final del acueducto Acqua Virgo y data de la época del emperador Augusto, cuando el general Agripa construyó un acueducto que llevaría agua a la ciudad y abastecería, además, los Baños de Agripa.

En 1453 el papa Nicolás V ordenó la reparación del acueducto y la construcción de un pilón para indicar el final del mismo, tal como se hacía en la Antigua Roma.

El diseño de Barberini

 En 1629 el papa Urbano VIII decidió embellecer el pilón y encomendó a Barberini el diseño de una fuente. Pero al morir el papa la idea quedó abandonada.

Fue a comienzos de 1700 que el papa Clemente XII retomó el proyecto, y el concurso para construir una fuente fue ganado por Nicola Salvi, quien comenzó la construcción de la misma en 1732, basado en la idea de Barberini. Salvi murió en 1751 y la obra fue finalizada por Giuseppe Pannini en 1762.

La figura central de la fuente es una escultura de Neptuno guiando su carro tirado por caballos marinos y tritones. La estatua  de la izquierda representa la Abundancia, y la de la derecha la Salud.

La visita nocturna te resultará una experiencia diferente, no solo por la hermosa vista de la fuente iluminada, sino porque hay menos gente y podrás disfrutarla más. También podrás verla junto a un guía y conocer más de su historia en un tour a pie por la ciudad.

 Leyendas y curiosidades de la Fontana di Trevi

  • A la derecha de la fuente hay una escultura con forma de vasija. Se dice que fue puesta allí por Salvi para evitar que viera la fuente un crítico barbero de la zona.
     
  • La leyenda asegura que tirar monedas en la Fontana di Trevi (de espaldas a la fuente, con la mano derecha y por sobre el hombro izquierdo) te concede distintos deseos: con una moneda, regresas a Roma; con dos monedas, encuentras el amor de tu vida; con tres monedas, te casas. ¿Y si ya estás casado? Bueno, entonces... te divorcias (eso dice la leyenda). Esta tradición originó la famosa canción de Frank Sinatra "Three coins in the fountain."
     
  • El nombre Acqua Virgo se debe a que, según se cuenta, mientras Agripa buscaba una napa subterránea de donde sacar agua, fue una pastora (virgen, claro) la que indicó dónde había una, a sólo 22 kilómetros de la ciudad.
     
  • Se calcula que cada año los turistas arrojan, en monedas, una cifra cercana al millón de euros a la Fontana di Trevi. Las monedas se recogen cada dos o tres días y se entregan a distintas fundaciones.
     
  • La Fontana di Trevi aparece en varias películas. Muchos recordarán la famosa escena de Anita Ekberg y Marcello Mastroianni dentro de la fuente, en la Dolce Vita de Fellini. No se te ocurra imitarlos, porque está prohibido entrar a la fuente o siquiera meter una mano: hay guardias para evitar que la gente saque las monedas. Tampoco se puede beber el agua de esta fuente ya que no es potable.
fontana di trevi

Dirección: 

Piazza di Trevi

Cómo llegar: 

Metro línea A, estación Barberini-Fontana Trevi.