Puente de Brooklyn

Casi 150.000 vehículos circulan a diario por el Puente de Brooklyn. Una imagen que ha aparecido en innumerables películas, series de televisión, cómics y videojuegos.

Une Manhattan con Brooklyn, cruzando sobre el East River, y es una de las construcciones emblemáticas de la ciudad de Nueva York.

Para la fecha de su inauguración, en 1883, era el puente colgante más largo del mundo y sus torres, de estilo neogótico, las más altas del hemisferio occidental. Otro de sus records es haber sido el primer puente colgante del mundo sostenido por cables de acero.

Su construcción fue una verdadera obra maestra de la ingeniería, pero las terribles condiciones  a las que se enfrentaron los 600 obreros que trabajaban debajo del río, costaron la vida de 20 de ellos. Incluso el mismo ingeniero Washington Roebling, a cargo del proyecto, quedó postrado a causa de una embolia arterial.

Historia del Puente de Brooklyn

Fue idea del ingeniero alemán John Augustus Roebling, propietario de una empresa metalúrgica. Un día de 1852 Roebling no pudo cruzar el río en ferry a causa del hielo, y pensó entonces en un puente que uniera ambas orillas.

Roebling ya tenía experiencia en el diseño y construcción de puentes colgantes: obra suya son el Roebling's Delaware Aqueduct (Pennsylvania- el puente suspendido más antiguo de Estados Unidos), el Suspension Bridge entre Cincinnati (Ohio) y Covington (Kentucky), y el Puente de Waco, en Texas.

En 1867 se fundó la New York Bridge Company, encargada de la administración de los fondos que Brooklyn y Manhattan destinaron a la obra.

En 1869, faltando apenas cinco días para comenzar las obras, Roebling sufrió un accidente. Aunque le amputaron una pierna en un intento por salvarle la vida, murió al poco tiempo.

Su hijo Washington se hizo cargo de la construcción, que comenzó en enero de 1870 y finalizó a principios de 1883.

Características del puente

  • Largo total: 1825 metros.
  • Ancho: 26 metros.
  • Nivel inferior (a 40 metros sobre el nivel del río): dos calzadas de tres carriles cada una.
  • Nivel superior: una senda para bicicletas y otra para peatones.
  • Cantidad de cable usado: más de 23.000 kilómetros.
  • Tránsito: alrededor de 145.000 vehículos por día.

Las vistas desde el puente

Cruzar el Puente de Brooklyn a pie es una experiencia única a la que se suman vistas inmejorables, tanto de las torres de los extremos como del skyline de Manhattan, una de las imágenes icónicas de Nueva York.

Si la vista es bella de día, de noche es ciertamente impresionante. Y siempre inolvidable.

    puente brooklyn

    Dirección: 

    Park Row (Manhattan)/Cadman Plaza (Brooklyn).

    Cómo llegar: 

    Metro: líneas 2, 3, 4, 5, 6, A, C y F.