San Antonio de Areco

Ubicada a 116 kilómetros de Buenos Aires, San Antonio de Areco es la reina de la tradición. En toda ella se respira la esencia gaucha: en sus calles, sus plazas, sus tiendas, celebraciones y artesanías. Es una de las ciudades más antiguas de la provincia de Buenos Aires y tiene una encantadora arquitectura colonial.

¿Quiénes son los gauchos argentinos?

El gaucho es el habitante típico de la pampa argentina durante el siglo XVIII y principios del siglo XIX. Eran hombres de campo que destacaban por sus habilidades como jinetes y como criadores de ganado. Vivían de los recursos naturales del lugar y tenían fama de rebeldes, trabajadores independientes que se reusaban a seguir las normas sociales. La imagen del gaucho está marcada a fuego en la identidad argentina y sus tradiciones siguen vivas en muchos puntos de la provincia de Buenos Aires.

¿Qué ver y hacer en San Antonio de Areco?

Junto con las estancias rurales, San Antonio de Areco es la oportunidad perfecta para que te sumerjas en el mundo de la tradición bonaerense. Aquí te damos algunos consejos para que sigas la pista gaucha en la ciudad.

La Esquina de Mertí

En uno de los edificios más antiguos de la ciudad funciona un bar con el espíritu de viejo café de pueblo. Hay carteles antiguos, carameleras, botellas de antiguas bebidas y balanzas tradicionales. Era el lugar preferido de Don Segundo Sombra, el gaucho que inmortalizó la pluma de Ricardo Güiraldes. Podrás comer un asado bien argentino, empanadas o pastas.

Platería

En el pueblo tienen su taller muchos artesanos que trabajan la plata como pocos. En la platería criolla sobresalen los cuchillos, que combinan los elementos más nobles. Los talleres de Gastón Boulocq y Gustavo Stagnaro están entre los más populares.

Fiesta de la tradición

Si las fechas coinciden, nada mejor que visitar San Antonio de Areco en el Día de la Tradición, el 10 de noviembre. Es la celebración criolla más antigua del país. Allí podrás ver desfile de paisanos, jineteadas, espectáculos de doma y danzas tradicionales. Además hay servicio de cantina con especialidades típicas para seguir descubriendo los sabores criollos.

Cómo llegar: 

En autobús, desde Retiro. El viaje dura cerca de dos horas y tiene un precio aproximado de 220 ARS.