40 cosas que ver y hacer en Buenos Aires

En una visita a Buenos Aires, no te alcanzará con conocer sus imprescindibles, esos lugares emblemáticos que definen el perfil de una ciudad. Seguramente querrás ir un poco más allá para vivir la cultura argentina al máximo: su romance con el tango, su pasión por el fútbol y su extraña devoción por el mate, por ejemplo. O descubrir los lugares de descanso de los locales, como el Tigre, con su famoso Puerto de Frutos.

Por eso hemos preparado esta lista con 40 cosas que puedes ver y hacer en la ciudad. En ella encontrarás los mejores consejos para viajeros y algunos secretos de porteños de pura cepa. ¡Táchalas una por una de tu lista y regresa a casa con la sensación de haberle sacado todo el jugo a tu viaje!

1. Darles de comer a las palomas en la Plaza de Mayo. Es un clásico de todos los tiempos que los porteños no se cansan de reeditar. No importa el día de la semana o la hora: siempre habrá alguien dándole de comer a las palomas en Plaza de Mayo. Súmate a la tradición con tu granito de maíz.

Plaza de Mayo - Buenos Aires

2. Fotografiar las fachadas de colores de La Boca y subirlas a tus redes sociales para ponerlas en llamas. En este práctico tour en autocar te llevan a este y otros lugares emblemáticos de la ciudad, como Puerto Madero o San Telmo.

3. Descubrir el paseo de la historieta en San Telmo. Hay varias esculturas de personajes emblemáticos de la historieta argentina. Tómate una foto con Mafalda, la entrañable creación del historietista Quino.

4. Descubrir la galería que pasa por debajo de la avenida 9 de Julio junto al Obelisco. Es casi como un túnel del tiempo, porque la galería no se moderniza desde los años ochenta aproximadamente. Un paseo retro y bizarro que no deja de ser un imprescindible de la ciudad.

5. Navegar por los canales del Delta del Paraná. Una hermosa dosis de naturaleza a pocos minutos de la ciudad, con islotes llenos de vegetación, casitas perdidas en el verde y aves por doquier.

6. Recorrer la ciudad en bici con las bicis gratuitas. El sistema es muy práctico y la bici es perfecta para recorrer algunos barrios de la ciudad, como Agronomía, tapizado de verde.

7. Visitar el MACBA (Museo de Arte Contemporáneo de Buenos Aires). Solo la arquitectura del edificio ya justifica la visita. Por su ubicación, puedes hacer un dos en uno con el MAMBA (Museo de Arte Moderno de Buenos Aires), que se encuentra junto a él.

8. Visitar el buque-museo Fragata Sarmiento. Fue durante muchos años el barco escuela de la Argentina y realizó casi 40 viajes por el mundo. Hoy puedes visitarlo por dentro para conocer su interesante historia.

Fragata Sarmiento - Buenos Aires

9. Vivir la pasión por el fútbol de los argentinos con una visita a sus estadios más importantes. La Bombonera y el Monumental son dos lugares que debes visitar si quieres meterte de lleno en las tradiciones futboleras locales.

10. Tomar un chocolate caliente en La Giralda, uno de los míticos bares porteños. Por sus mesas pasaron personalidades de la talla de Juan Domingo Perón o Mercedes Sosa. Una perlita: su vidriera con envases antiguos. No te la pierdas.

11. Ver el cambio de guardia de los granaderos en la Catedral. Los granaderos son la unidad del arma de caballería del Ejército Argentino. Sus trajes típicos llamarán tu atención tanto como su extrema rigidez. Todos los días entre las 07:00 y las 21:00 h, cada dos horas, puedes ver el cambio de guardia de los granaderos que custodian el mausoleo del General San Martín, un gran libertador americano.

12. Comprar un recuerdo en el Puerto de Frutos, uno de los mercados de artesanías más concurridos de los alrededores de Buenos Aires. Todo el paseo por el Tigre, la ciudad que lo aloja es imperdible. Sin duda esta escapada es una de las mejores actividades para hacer en la ciudad.

13. Bailar el tango en una verdadera milonga. Para hacerlo de la forma más genuina y con sentimiento. ¿Dónde? Milonga El Batacazo, en Almagro, es una buena opción para vivir el tango en primera persona. Ahora bien, está claro que tampoco querrás perderte el costado más glamuroso de la cuestión, así que tampoco dejes de…

14. Asistir a un show de tango. Para disfrutar de todo el despliegue de talento y carisma que tienen los mejores bailarines de la ciudad. Además, el espectáculo está acompañado de una cena gourmet con los mejores platos de la cocina argentina. ¿Qué más se puede pedir?

Tango argentino

15. Conocer el Teatro Colón por dentro. No puedes quedarte solo con la imagen de la espléndida fachada. Si te animas a cruzar el umbral, un increíble mundo de lujo y distinción se desplegará ante ti. Descúbrelo junto a un guía experto que te revele hasta el más mínimo detalle.

16. Comer un panqueque con dulce de leche en Lo de Carlitos. Carlitos es una eminencia en el asunto. Tanto, que empezó con un local en la costa de la provincia de Buenos Aires y ahora tiene varias sedes en la ciudad: en Belgrano, Caballito, Palermo, San Telmo… busca la más cercana y dale rienda suelta a tu costado goloso.

17. Hacer un paseo en barco por Puerto Madero. Si a pie de calle Puerto Madero te parece hermoso, no puedes perderte el perfil del barrio recortado desde el Río de la Plata. ¡Una maravilla!

18. Descubrir antigüedades en la feria de San Telmo los domingos. Desde ropa hasta artículos del hogar, pasando por libros y revistas, encuentras de-to-do. Y el ambiente es de lo más animado, con espectáculos callejeros de tango, música y estatuas vivientes, entre otros.

19. Visitar el Teatro de la Ribera, epicentro de la movida cultural del barrio de La Boca. Tiene obras de teatro para adultos y niños. Las muestras fotográficas son de excelente calidad.

20. Tomar una cerveza artesanal en un bar de moda. DeBar es una excelente opción en San Telmo. Clásicos del rock de todos los tiempos en pantallas gigantes, buenos precios y gran ambiente. Lo encuentras en Defensa 502.

21. Cruzar el gran arco de la calle Arribeños, en Belgrano. Para entrar en la versión porteña de un clásico del mundo entero: el barrio chino. Con los típicos restaurantes, negocios y supermercados chinos. Un lugar animado por demás, sobre todo los fines de semana.

22. Vivir las tradiciones gauchescas con una fiesta en una estancia. Si quieres conocer el costado más tradicional de la cultura local, tienes que alejarte un poco del centro y adentrarte en el Buenos Aires más rural. Jinetes, boleadoras, ponchos y mateadas llenarán tu tarde de recuerdos imborrables.

23. Visitar el Galpón Orgánico de Chacarita. Es un excelente lugar para proveerte de productos orgánicos y provenientes del comercio Justo. También tienen comidas preparadas para disfrutar en el lugar: pizza y cerveza artesanal, empanadas veganas, licuados y sodas probióticas y más, mucho más. Funciona los miércoles y sábados de 09:00 a 18:00 h.

24. Descubrir las leyendas urbanas más fascinantes en el cementerio de la Recoleta. Te damos algunos nombres clave (hay más, no lo dudes): Liliana Crociati, Elisa Brown y Rufina Cambaceres. Dale rienda suelta a tus dotes de investigador privado y sigue la pista de estas historias de película.

Cementerio de la Recoleta - Buenos Aires

25. Tomar un moscato con pizza y fainá en alguna pizzería icónica de la calle Corrientes, como Banchero. Este planazo clásico fue inmortalizado en una célebre canción de la banda local Memphis La Blusera. Búscalo y escúchalo mientras disfrutas la pizza. ¿El nombre del tema? ¡“Moscato, pizza y fainá”, obviamente!

26. Sentarte a leer un libro en la librería Ateneo Grand Splendid. Está considerada una d elas más bonitas del mundo.

27. Hacerte un retrato en Caminito. En la calle emblema de La Boca no solo encuentras espectáculos callejeros de tango, sino también excelentes artistas dispuestos a hacer tu retrato en el momento. Un buen recuerdo para llevar de regreso a casa.

28. Admirar la Floralis Genérica, una inmensa flor de más de 20 metros de alto que abre y cierra sus pétalos. Se encuentra en la Plaza de las Naciones Unidas, en la Recoleta.

29. Alimentar a los peces en el jardín japonés. Y luego ve a comer algo tú mismo al exquisito salón de té. Los pasteles de mochi son deliciosos.

30. Recorrer la reserva ecológica en bicicleta. Es un paseo encantador, a la orilla del río y en medio del verde, por amplios senderos de tierra. Puedes observar aves, plantar nativas y pasar un agradable momento de relax.

Reserva ecológica Costanera Sur - Buenos Aires

31. Visitar Plaza Dorrego de noche. Es el epicentro de la movida nocturna. Un sinfín de bares y restaurantes abren sus puertas todos los días de la semana hasta altas horas de la noche.

32. Ver una obra en el Teatro San Martín. Es uno de los más respetados de Buenos Aires. Puedes ver obras de primer nivel de todo tipo: desde títeres hasta danza contemporánea.

33. Pasar una tarde caminando por la Costanera Norte mientras ves despegar los aviones. ¿Suena extraño? Díselo a los cientos de porteños que han adoptado este plan como el favorito del fin de semana. O pruébalo tú mismo y descubre en qué radica el encanto.

34. Cruzar el Puente de la mujer, diseñado por el español Santiago Calatrava. Es una de las mejores cosas que puedes hacer en Puerto Madero.

35. Visitar el mercado de San Telmo. Todavía conserva el espíritu de los primeros mercados de Buenos Aires y allí el tiempo parece haberse detenido. Lo encuentras abierto de martes a domingos pero explota los fines de semana.

Mercado de San Telmo - Buenos Aires

36. Asistir a un show de stand-up en el Paseo La Plaza. Un lugar emblemático de la noche porteña, con varias salas de teatro, tiendas y buenos lugares para comer y beber algo.

37. Hacer un picnic en los Bosques de Palermo. Y ya que estás ahí, date una vuelta por el Rosedal, un escenario perfecto para las fotos de Instagram.

38. Caminar por el paseo La Gloria en Puerto Madero. Allí ves varias estatuas que les rinden homenaje a los mejores deportistas argentinos de la historia.

39. Comprar alfajores Havanna para llevar de regreso a casa. Es uno de los sabores más típicos que puedes compartir con tu familia y amigos.

40. Tomar un mate. No puedes irte de Buenos Aires sin haber probado uno. Si no logras que un porteño te lo convide (algo que será muy difícil), puedes probarlo en Las Cabras, en pleno barrio de Palermo. Fitz Roy 1795.