Estancias rurales

La escapada a las estancias del Gran Buenos Aires es un esencial de la visita a la ciudad. Pasar un día completo en una estancia de Buenos Aires es entrar en contacto directo con la tradición de campo argentino. En las estancias puedes disfrutar un asado, realizar tareas rurales y conocer el increíble paisaje de las extensas llanuras bonaerenses. Si te interesa la cultura criolla, échale también un vistazo a la localidad de San Antonio de Areco.

Cascos antiguos

Los cascos de las estancias suelen ser fabulosos edificios centenarios de grandes dimensiones, muchas veces con capilla incluida. Algunos cuentan con pequeños museos en los que se exhiben los tesoros de la estancia: alguna pequeña pero valiosa colección de objetos particulares, como mates o armas locales antiguas, o una serie de elementos antiguos de todo tipo.

Tareas rurales

Las estancias suelen abrirse de lleno a sus visitantes para mostrarles todas las prácticas y costumbres diarias de la vida de campo. Las tareas suelen incluir ordeñe, fabricación de quesos, dulces y conservas, arado y elaboración artesanal de pan, entre muchas otras.

Cultura y sabor

Los encuentros en las estancias suelen incluir una muestra de las expresiones artísticas populares: la guitarreada y el baile tradicional nunca faltan antes o después del asado, el momento típico de reunión. Pero la mesa criolla tiene muchos más sabores con los que deleitar a los visitantes: las empanadas, los vinos y los exquisitos dulces se suman para completar un banquete inolvidable.

Estancias rurales desde Buenos Aires

Si estás pensando hacer tu propia escapada al campo argentino te recomendamos dos excelentes opciones a corta distancia de Buenos Aires:

  • Estancia Don Silvano. La Estancia Don Silvano te invita a un día de campo completo, con almuerzo y merienda incluidos. Podrás pasear a caballo por la estancia y descubrir la inmensidad del campo argentino. También asistirás a una muestra de danza y música populares en la que estarás invitado a sumarte a la fiesta. El broche de oro es la demostración de destrezas criollas: te sorprenderás con las habilidades sobre el caballo de los paisanos.
  • Estancia Santa Susana. La Estancia Santa Susana, por su parte, te encantará con su pequeño museo gaucho, el recorrido por las caballerizas y la pequeña capilla y un relajante paseo a caballo por el lugar. A la hora de comer te servirán los mejores cortes de carne argentinos acompañados por vino local. El paseo no deja de lado las demostraciones de canto, danza y destrezas criollas. El cierre está dado por una mateada bien argentina, con pastelitos incluidos.