Tarragona

Tarragona es una comarca de Cataluña, ubicada en la provincia catalana homónima, y a 100 km de Barcelona. Se encuentra a las orillas del Mediterráneo, en la Costa Dorada, de ahí su clima templado. Se trata de una ciudad muy visitada tanto por su vida social y sus playas, pero también por su casco antiguo, su patrimonio y tradición histórica.

Breve historia de Tarragona

Tarragona fue una de las principales ciudades de la Hispania durante el Imperio romano. Su origen se remonta a la antigua Tarraco romana, cuando, debido a la importancia de su base militar y el clima agradable de la zona, hizo que se fundase como ciudad en el 197 a. C., siendo desde entonces la capital romana de la Hispania Citerior.

Poco a poco, se fueron creando y mejorando las infraestructuras de la ciudad, el abastecimiento de agua y los alcantarillados. Durante el Imperio se diseñó todo según los parámetros de la romanización: con edificios monumentales tales como un anfiteatro o un circo, entre otros.

La ciudad pasó a manos visigodas en el siglo VI d. C., justo después de la caída del Imperio romano. Los visigodos gobernaron dos siglos hasta que en el siglo VIII llegaron los musulmanes a la Península Ibérica. Tarraco pasó a formar parte entonces del emirato de Córdoba, el cual se disolvió en el siglo XI, y, luego, al Reino de Valencia.

En el siglo XII la corona de Aragón reconquistó Tarraco y le puso por nombre Tarragona, se impusieron entonces las costumbres del antiguo reino, como, por ejemplo, la religión, la lengua catalana, los bailes y tradiciones, como Sant Jordi.

Qué hacer en Tarragona

Tarragona es una ciudad de cultura, llena de secretos y cosas que podrás hacer en tu visita. A continuación, te presentamos sus principales atracciones:

  • La Catedral de Tarragona: construida entre 1179 y 1331, se la conoce como la Catedral de Santa Tecla, y es de estilo gótico temprano. Antiguamente, fue un templo dedicado al culto imperial romano, pero también una catedral de la época visigoda y una mezquita.
     
  • Anfiteatro de Tarragona: construido muy cerca del mar durante el siglo II d. C., fue un edificio romano destinado a las luchas de gladiadores. Tenía un aforo para 15.000 personas y su estado de conservación es bueno. Se puede apreciar muy bien el pódium, la fosa con las estancias subterráneas y la gradería.
     
  • Circo romano: en tu visita a Tarragona, no dudes en visitar el circo romano, un recinto muy bien conservado de 325 metros de largo que fue utilizado para carreras de cuadriga y bigas, y juegos teatrales. Se trata de un edificio que tenía un aforo de 25.000 personas.
     
  • Acueducto de les Ferreres: también se lo conoce como el Puente de los Diablos, y es una monumental construcción que forma parte del acueducto romano que suministraba el agua a la ciudad de Tarraco. Aunque esté situado a las afueras de Tarragona, a 3,4 kilómetros del centro, merece la pena acercarse y contemplar la majestuosa construcción romana.
     

PortAventura World

A tan solo 14 minutos de Tarragona (12,2 km), se encuentra PortAventura, el enorme parque de atracciones más visitado de España y el sexto de Europa, dividido en áreas temáticas, como la Polinesia, México o el Mediterráneo, y con atracciones rápidas y llenas de adrenalina, como el Dragon Khan, el Shambhala, o el Furius Baco, u otras más acuáticas, como el Tutuki Splash o el Grand Canyon. Disfruta de tu entrada al PortAventura y al Ferrari Land, otro parque temático único ideal para fanáticos de los coches y la velocidas, con nuestro tour con traslado ida y vuelta en autocar incluido. 

Tarragona

Cómo llegar: 

Autobús: la compañía BusPlana va de Barcelona a Tarragona. El trayecto dura casi dos horas y cuesta 12,90 € ida y vuelta. La compañía Alsa sale de la Estació del Nord, cuesta 16;55 € ida y vuelta.

Tren: Los trenes regionales Express de Renfe tardan 1 hora y 20 minutos desde Barcelona, y cuestan 7,50 €.