Girona

La ciudad de Girona está a 100 km de Barcelona. Su origen se remonta al año 77 AC, en que nació oficialmente como ciudad, aunque había asentamientos previos de tribus íberas en la zona.

Girona tuvo su período de esplendor en la época carolingia (siglo IX), que fue cuando se construyeron las nuevas murallas, que aún se conservan, lo mismo que las construidas en la época medieval (siglos XIV-XV).

La magia de Girona

Girona tenía una importante comunidad judía y fue muy famosa la Escuela Cabalística allí establecida. El antiguo barrio judío, llamado el “Call”, es uno de los mejor conservados de toda Europa, con su sinagoga del siglo XV. Los Mikwe, o baños de purificación ritual, que están perfectamente preservados, son los terceros más importantes de Europa.

En la parte alta de la ciudad se encuentra la Catedral, construida entre los siglos XII y XVI. El claustro y la Torre de Carlomagno son los elementos más antiguos, del período románico (s XII). Cuando entres, comprobarás que la nave de la catedral tiene un espacio abovedado increíblemente ancho.

Si eres un amante empedernido de la serie Juego de Tronos, te interesará saber que la Catedral de Girona fue utilizada como escenario para crear el Gran Septo de Desembarco del Rey, y que las calles de Girona (como la Calle del Bisbe Josep Cartaña), se grabaron para dar vida a la ciudad de Braavos.

La Rambla de la Llibertat es un paseo arbolado, punto de reunión en la ciudad. También marca la unión con el Barrio Viejo.  Aunque su construcción data del 1885, su origen fue la calle principal de la antigua Girona medieval, de la que todavía se conservan algunos pórticos y palacios.

Otro paseo interesante por el que podrás perderte, es el Parque la Dehesa, famoso por sus plátanos, los primeros de los cuales fueron plantados en 1859. De inusual altura (algunos llegan a los 60 metros), los más de 3000 árboles actuales conviven con jardines de estilo francés con variedad de flores y plantas.

Visítala en la época 'Temps de Flors'

Girona es una ciudad muy bonita, especialmente su casco antiguo, pero en mayo se vuelve aún más particular debido a una de las festividades de la ciudad más destacabas: El Temps de Flors (Tiempo de Flores). A mediados de mayo, normalmente, cientos de participantes y aficionados llenan la calle de conciertos, de patios y jardines y muchos espacios públicos se llenan de flores de todo tipo. En muchas ocasiones, las flores están colocadas de una forma tan creativa que la combinación de las flores con la arquitectura resulta tan impresionante como romántica.

Museos de Girona

Girona es una ciudad que respira cultura e historia. Sus calles destilan ese espíritu, así como todos los yacimientos arqueológicos que se han excavado, de épocas distintas. No obstante, hay muchos equipamientos culturales y museos que debido a su importancia, merecen ser visitados:

  • Museo de Historia de la Ciudad, enfocado en la evolución histórica y social de la ciudad.
     
  • Museo de Historia de los judíos, cuyo objetivo es la preservación y difusión de la historia de las comunidades judías de Cataluña, especialmente de la época medieval.
     
  • Museo de Arqueología de Cataluña, que tiene una de sus sedes en Girona, en el monasterio de Sant Pere de Galligants, que alberga materiales arqueológicos de entre la Prehistoria y la Edad Media, y que han sido hallados en las diversas excavaciones de yacimientos de las comarcas de Girona.
     
  • Museo de Arte, que alberga objetos desde el pre-románico hasta el siglo XX (mobiliario, cerámica, vidrio, arte litúrgico).
     
  • Museo del Cine, formado a partir de la colección personal de Tomás Mallol, que incluye más de 8.000 objetos, aparatos y accesorios de época previas a la invención del cine y del cine de los primeros tiempos (desde el siglo XVIII), hasta la actualidad, como así también pinturas, dibujos, revistas y grabados relacionados con el cine, 800 filmes de distintas épocas, y una biblioteca.

Consejo: Si estás en Barcelona y quieres escaparte a Girona para disfrutar del casco antiguo, contrata un tour que incluye el traslado y un guía acompañante de habla hispana.

Girona

Cómo llegar: 

Llegar en tren: AVE (tren de alta velocidad) - Figueres Vilafant, desde la Estació de Sants. Duración 38 minutos.

Llegar en autobús: desde Estación del Nord. Duración 1 hora y 30 minutos.