Restaurantes de Barcelona

La gastronomía catalana es sencilla, aboga por productos mediterráneos y a menudo las recetas son simples, pero se caracterizan por la intensidad de sus sabores, tratados de la forma más pura, para mantener la esencia gastronómica. A continuación te enumeramos las recetas más saborsas y características de Cataluña:

Pan con tomate

Parece mentira que algo tan sencillo pueda resultar tan delicioso. El pan con tomate es uno de los aperitivos por excelencia en Cataluña, y consiste, básicamente, en una rebanada de pan, normalmente tostado, con tomate untado, una pizca de sal y un chorrito de aceite. Pídelo en cualquier bar o restaurante y acompáñalo de algún embutido, como el fuet, la butifarra catalana, jamón ibérico o simplemente un unta la rebanada con un poquito de ajo.

Ves a comer pan con tomate a la Bodegueta del Poble Sec (Carrer de Blai 47). Acompaña este fabuloso manjar con un buen vino, y disfruta. 

Butifarra catalana con mongetes (judías)

La butifarra es un tipo de salchichas elaborada en Cataluña, compuesto por carne picada de cerdo condimentada con sal, pimienta y en ocasiones otras especias. Las butifarras se suelen acompañar de judías blancas. Este binomio se considera característico de la cocina catalana, y la verdad que la combinación de ambos productos, es deliciosa. Las alubias se cocinan en agua hirviendo, posteriormente se vierten en una sartén y se mezclan con la grasa de las butifarras que se han cocinado anteriormente.

Un buen lugar para degustar este plato típico catalán, es la Taverna La Llesca ubicada en Travessera de Gràcia 86. 

Calçots con romesco

Este es un plato de temporada que abarca los meses de invierno y el inicio de primavera. Durante estas fechas, es muy común que los catalanes hagan barbacoas los fines de semana para cocinar calçots, que son cebollas tiernas asadas hasta que la piel se ennegrece. Para comerlo, se quita la piel con los dedos y la cebolla tierna se moja en una deliciosa salsa romesco, hecha a base de ñoras, tomate, ajos, almendras, pan tostado, aceite, vinagre, pimentón dulce, guindilla y sal.

Los calçots saben mucho mejor en masías-restaurante, que son un tipo de construcción rural, normalmente alejadas de la ciudad. Este tipo de casas, en muchas ocasiones, han sido convertidas en restaurantes, y a menudo es donde mejor se conserva y se transmite el gusto por la tradición gastronómica catalana. Si vas a Barcelona, quieres probar los calçots en una masía, y puedes desplazarte con vehículo propio, te recomendamos que vayas a comer calçots a una de estas masías:

  • Mirador de Can Cases - El mirador de Can Cases, Camí de Can Cases, 15, 08196 Las Planas, Barcelona
     
  • Can Burgués - Restaurante Can Burgues, Ctra. Sabadell-Granollers, Km 6.7, 08184 Palau-solità i Plegamans, Barcelona
     
  • Can Durán - Ctra. Sentmenat, s/n, 08184 Palau-solità, Barcelona

Aunque también puedes encontrar algunos restaurantes en la ciudad donde hacen calçots:

  • Balmes-Roselló - Balmes Rosselló, Carrer de Balmes, 129, 08008 Barcelona
     
  • Can Traví Nou – Can Travi Nou, s/n, Carrer de Jorge Manrique, 08035 Barcelona
     
  • Can Cortada – Can Cortada, Av. de l'Estatut de Catalunya, s/n, 08035 Barcelona
     
  • Can Vador – Carrer de la Diputació, 367, 08009 Barcelona

Escalivada 

Se trata de un delicioso plato elaborado a base de pimientos rojos, berenjena, cebolla y, a veces, patatas cocidas a la brasa, aunque también pueden hacerse al horno. Una vez cocinadas, se les quita la piel y se sirven juntas sobre una rebanada de pan. Tan sencillo y tan exquisito.

Es fácil encontrar restaurantes donde se sirva la escalivada como entrante o como tapa. Nosotros te recomendamos que pruebes esta receta de la abuela en Casa Agustí, en c/ de Bergara, 5. 

Fricandó

Se trata de uno de los platos más tradicionales de Cataluña, y consiste en unos filetes de carne de ternera muy finos que se acompañan de setas típicas de la zona y de temporada, como los moxierons, camasecs, rovellons o gírgoles. La salsa se suele elaborar a base de tomates maduros, cebolla, piñones, ajo y un poco de vino blanco.

Escudella

Es un plato de cuchara que se suele consumir en Navidad, aunque los catalanes la cocinan durante todo el invierno. Consiste en un caldo de pollo y verduras con pasta de galets, y bolas de carne, llamadas pilota. Esta albóndiga se hace con carne picada, tocino, huevo batido, migas de pan, ajo y perejil. A menudo, se le echan también garbanzos al caldo. El resultado es increíble y un deber si vas a visitar Barcelona en invierno.

Crema Catalana

Es muy similar a la Creme Brulè francesa, y está elaborada a base de leche, huevo, azúcar, hasta crear un tipo de crema pastelera muy espesa, finalmente, se presenta sobre una pequeña cazuela de barro y se espolvorea azúcar en la superficie, la cual se quema para crear una capa dura de caramelo.

Sin duda, uno de los mejores lugares para degustar este excelente y dulce postre es en la Granja M. Viader, fundada en 1870. Desde entonces, sirven desayunos con dulces típicos catalanes. 

Crema catalana - postre tradicional