Torre Agbar

La Torre Agbar es un rascacielos de Barcelona, ubicado junto a la Plaza de las Glorias, que tiene un total de 34 plantas y 145 metros de altura. Se trata de uno de los edificios más extraños e impresionantes de la Ciudad Condal. Es el tercer edificio más alto de Barcelona, por detrás de la Torre Mapfre y el Hotel Ars, cuya altura de ambos es de 154 metros. Se sitúa en la entrada del nuevo distrito tecnológico de Barcelona, conocido como 22@.

El proceso de construcción de la Torre Agbar se inició en el año 1999, y fue un proyecto llevado a cabo por la empresa Dragados. Las obras se alargaron hasta el 2005 y fue inaugurada por los Reyes de España, entonces Sofía y Juan Carlos. Su nombre proviene del acrónimo Aguas de Barcelona (Ag-Bar).

Barcelona, ciudad de contrastes

Los materiales que se emplearon para la construcción fueron el hormigón (25.000 metros cúbicos), el acero (250.000 kilos) y el vidrio. Estos dos últimos materiales recubren la superficie exterior del edificio, pero lo más interesante de todo esto es que el vidrio, distribuido en lamas con diferentes opacidades, inclinaciones y colores, altera el equilibrio del edificio en función del día y la estación del año. La Torre Agbar tiene tantas caras y tonalidades como puntos de vista y días del año.

Su arquitectura y su característica forma de bala, le confieren una imagen icónica y extravagante que congenia muy bien con los contrastes modernistas y contemporáneos de la ciudad de Barcelona. Por otro lado, su iluminación por la noche, es sublime y muy interesante, y cuenta con más de 4.500 dispositivos luminosos con led que dotan a la fachada de formas e imágenes muy características. Para que os hagáis una idea: su sistema permite reproducir un total de 16 millones de colores que van pasando de uno a otro sin apenas notar ninguna transición.

Consejo: Si estás pensando en visitarla, te recomendamos que lo hagas de noche. Sin duda, es cuando la Torre Agbar se vuelve más especial y característica.

Símbolo de Barcelona

Poco a poco, y a pesar de que en un inicio no era plato de buen gusto para los catalanes, la Torre Agbar se fue convirtiendo en un icono de la arquitectura. Al principio se consideraba un edificio que rompía completamente la estética de la ciudad, pese a que paulatinamente se transformó en un icono identificativo y en una de las atracciones turísticas más concurridas de la ciudad.

Muy cerca de ella encontrarás en Mercado de los Encantes, un mercado de pulgas donde podrás comprar artículos de segunda mano y un sinfín de curiosidades. Te recomendamos que le eches un vistazo a la zona, que destaca por su estilo moderno, observes su techo vidriado, veas la Torre Agbar desde ahí, y si vas un lunes, miércoles o viernes de 7:00 a 9:00 h, participes en alguna subasta

Dirección: 

Avinguda Diagonal, 211.

Cómo llegar: 

Llegar en metro: Glòries, línea 1.

Llegar en autobús: líneas 7, 60, 92, 192 y H12.

Llegar en tranvía: Glòries, línea 4.