Barrio Gótico

Barcelona puede parecer una ciudad perfectamente planificada a nivel arquitectónico, el Eixample, por ejemplo, es un conjunto de manzanas simétricas y regulares, pero si le echas un vistazo en planta a la Ciutat Vella, verás que no siempre es así. Uno de sus barrios más característicos y bonitos, se compone de un sinfín de angostas y laberínticas calles medievales: el Barrio Gótico.

El Barrio Gótico constituye uno de los principales atractivos turísticos de la ciudad de Barcelona por su estética, por sus monumentos y edificios históricos, y por su vida social, tanto nocturna como diurna.

Es el núcleo más antiguo de la ciudad. Algunas de sus calles se construyeron sobre los principales ejes de la ciudad romana, de ahí que podamos encontrar un acueducto o restos de la muralla, que un día fueron símbolo de la romanización de la Hispania. Durante la época medieval se construyeron iglesias y palacios que propiciaron la desaparición de muchos restos romanos.

La controversia del Barrio Gótico

Muchos turistas pueden llegar a pensar que el Barrio Gótico todo un conjunto arquitectónico medieval, pero lo cierto es que muchos de los monumentos y atracciones turísticas son bastante recientes, o han sido modificados para realzar un conjunto de cualidades estéticas con la intención de unificar todo un estilo y reinventar un casco medieval que no había sufrido ninguna remodelación hasta que en el siglo XIX se derribaron sus murallas.

A principios del siglo XX se construyeron nuevas avenidas, como la Vía Layetana, que supuso el derribo de casi 2200 casas y muchos palacios medievales auténticos. Otros palacios, como la Casa Padellás, tuvieron más suerte debido a su enorme valor patrimonial. La Casa Padellás en particular, se trasladó piedra a piedra a su emplazamiento actual.

La verdadera intención de la construcción de grandes avenidas estaba marcada por la falta de higiene y la insalubridad de las callejuelas, aunque también intervinieron otros motivos, como la conexión del área urbana de la ciudad con el puerto, la voluntad de mejorar el comercio interno y el negocio, y la ambición de crear un centro histórico de aspecto monumental.

Qué ver en el Barrio Gótico de Barcelona

Las reformas en el Barrio Gótico de Barcelona contribuyeron a mejorar muchos aspectos, entre ellos el turismo, aunque muchos se preguntan qué conserva de original y qué no. A continuación, te enumeramos los monumentos y edificios históricos del Barrio Gótico que tienes que ver sí o sí, algunos de los cuales han sido modificados para este fin:

  • Catedral de Santa Eulalia: Es un claro ejemplo de la arquitectura gótica del siglo XIII, aunque su aspecto en la actualidad no sea el mismo que el de entonces debido a la remodelación de su fachada.
     
  • Carrer del Bisbe: Una estrecha calle peatonal que une la Catedral con la Plaza Sant Jaume y que destaca por su acústica y el Puente del Obispo, que es la pasarela que une la Generalitat con la casa dels Canonges, construida en la década de los 20.
     
  • Plaza del Rey: Esta plaza fue la sede del Palacio Real en la Edad Media y alberga un gran conjunto de edificios antiguos. El Museo de Historia de Barcelona cuenta con un fondo muy interesante que te permitirá saber cómo ha evolucionado la ciudad desde la época romana.
     
  • Barrio judío: Se le conoce como El Call, y fue abolido hace ya más de 600 años tras una revuelta antijudía en la que los habitantes del barrio fueron obligados a convertirse. En la actualidad se pueden visitar algunos lugares que hablan de la historia de la comunidad judía en Barcelona. En el Museo de Historia de Barcelona hay incluso una sección especializada.
     
  • Plaza Sant Felip Neri: En el Barrio Gótico también hay variedad de estilos, como es el caso de la Iglesia de Sant Felip Neri, ubicada en un entorno mágico y con su fachada llena de metralla debido a la Guerra Civil.
     
  • Plaza Sant Jaume: En ella se ubican dos edificios de suma importancia para la gestión y el gobierno de Cataluña y Barcelona: el Ayuntamiento y el Palacio de la Generalidad.
     
  • El Mercado Gótico de Barcelona: se organiza los jueves, excepto en las fiestas mayores y durante el mes de agosto, -desde 1978- en la Plaza Seu y consiste en unos 20 puestos donde se pueden encontrar numerosas curiosidades como muebles antiguos, objetos de decoración, monedas, discos de vinilo, sellos y libros usados.
     
  • Portal de L’Angel: Es el área con mayor actividad comercial del Barrio, puesto que se encuentra poblada de tiendas de una gran variedad de artículos hasta la calle de Portaferrisa. También se encuentran bellas y pequeñas boutiques en la calle Avinyò.

El Barri Gòtic es un lugar que invita a recorrerlo a pie, a perderse por las angostas y sinuosas callecitas, descansar de tanto en tanto en alguna plaza, y tomar algo en algunos de los bares que se suceden cerca de los puntos de mayor interés turístico. Conoce la historia del barrio a fondo a través de uno de nuestros tours, pero si lo que te interesa es descubrir los secretos y leyendas, te proponemos un tour alternativo y nocturno en el que el guía experto te hablará de los misterios que enmascaran sus calles. 

barri gotic

Cómo llegar: 

Llegar en metro: L4 (verde), parada Jaume I.

Llegar en autobús: 17, 19, 40 y 45.