Praga con niños

La encantadora Praga es un destino soñado para los adultos, pero no tan popular cuando se piensa un viaje con niños. Sin embargo, la ciudad tiene muchos atractivos que pueden entusiasmar a los peques e incluso algunas actividades ideadas especialmente para ellos. Toma nota de nuestros consejos y planea el viaje ideal para toda la familia.

Además, te recomendamos echarles un vistazo a nuestras visitas guiadas y excursiones. Probablemente encuentres entre ellas algunas que te ayudarán a hacer bonitos paseos con tus hijos de la manera más cómoda y conveniente.

Castillo de Praga

La visita al Castillo de Praga es un imprescindible de la ciudad. Te alegrará saber que en el Callejón Dorado encontraréis alegres casitas de colores que encantarán a los pequeños. En el pasado fueron hogar de talentosos orfebres (por eso el nombre del callejón), pero en la actualidad albergan tiendas de marionetas, cristal de bohemia y otras artesanías checas típicas.

Los niños disfrutarán mucho el paseo, y si les cuentas de antemano lo que verán allí, será una fabulosa manera de mantener su ilusión mientras realizan otras partes del recorrido.

Precio

Entrada general 350 CZK
Niños de 6 a 16 años: 175 CZK
Ticket familiar (hasta 5 niños menores de 16 años y 2 adultos): 700 CZK
Menores de 6 años: gratis

Laberinto de espejos del Monte Petrin

Junto a la torre Petrin se encuentra este fabuloso laberinto de espejos con forma de castillo. El interior del edificio está repleto de espejos conectados de forma tal que crean un sofisticado sistema de túneles refractantes. El paseo es muy entretenido para adultos y niños.

A la salida del laberinto te encontrarás con un diorama que representa una escena del final de la Guerra de los Treinta Años. El edificio contiene también una sala con espejos curvos y deformantes frente a los cuales es imposible contener la risa.

Precio

Entrada general: 90 CZK
Niños de 3 a 6 años: 65 CZK
Menores de 3 años: gratis

Parques

El indispensable verde y los momentos para descargar energías pueden buscarse en los parques de la ciudad. Uno de los más céntricos está bajo el Puente de Carlos. Tiene vistas al río y una bonita plaza de juegos con columpios. Justo frente a la estación principal de tren hay otro parque, un poco más grande y con tirolina.

Si a tus niños les gusta la aventura, este es el lugar indicado. Los Jardines Franciscanos, cerca de la parada Mustek del metro, también tienen una buena zona infantil y un área con bancos y rosales perfecta para hacer un descanso en familia.

Isla de los niños

La isla de los niños es una maravillosa isla del Moldava con instalaciones deportivas para todas las edades y muchas áreas de juegos para niños. Puedes llegar a través de un puente que la conecta con tierra firme en el barrio de Smíchov. Es un buen plan para un momento de sol en el que necesitéis desconectar del ritmo de la ciudad.

Crucero por el Moldava

Por lo general, los niños adoran navegar, y siempre que una ciudad nos ofrece la posibilidad de conocerla desde el agua hay que aprovecharla. En el caso de Praga, el Moldava nos da esa oportunidad. Te recomendamos particularmente este crucero, que tiene solo una hora de duración, por lo que tus hijos no tendrán tiempo de aburrirse.

Se lo pasarán de diez disfrutando la experiencia náutica y observando algunos de los edificios más importantes de la ciudad desde una nueva perspectiva. Podréis ver a Ciudadela del Castillo, la Ciudad Vieja, el Puente de Carlos y sus torresel Parque Letná, el Monte Petrin, entre otros.

Autobús Hop on-Hop off

Los autobuses Hop on-Hop off son muy prácticos cuando se visita una ciudad con niños. Nos permiten acercarnos a las principales atracciones de manera muy sencilla, sin tener que hacer averiguaciones acerca del transporte público ni tener que lidiar con niños cansados debido a las largas caminatas.

En Praga tienes una opción con dos rutas y 23 paradas que os acercarán a los esenciales de la ciudad. Puedes echarle un vistazo a este pack que incluye además el imperdible crucero por el Moldava.

Teatro negro

El teatro es una grandiosa actividad para compartir con niños. Y el teatro negro en particular los llena de asombro, con sus figuras fluorescentes recortadas sobre un fondo negro. Estando en Praga, cuna del teatro negro, no dejes de llevarlos a ver una obra y disfrutar de esta magnífica forma de arte.

La compañía Te Fantastika ofrece una maravillosa adaptación del clásico de Lewis Carroll: Alicia en el país de las maravillas. Puedes reservar aquí tus entradas para la obra Aspects of Alice y pasar un momento inolvidable en Praga junto a tus hijos.

Comer con niños en Praga

  • Café Muzeum en el nuevo edificio del Museo nacional (Národní muzeum) en la Plaza de Venceslao (Václavské náměstí). La zona infantil está llena de juguetes y en la pantalla de plasma ponen dibujos animados.

  • Výtopna en la Plaza de Venceslao (Václavské náměstí). Aquí en las mesas hay vías por las que llega un tren de juguete que lleva las bebidas pedidas.

  • Žofín Garden. Mientras vosotros vais a comer bien del agradable menú de bufé, vuestro retoño se divertirá con dibujos animados. ¿Conocéis mejor idilio para un domingo? Por cierto, la zona infantil está abierta todos los días (sin programa). A propósito, a unos pasos de distancia se encuentra uno de los parques infantiles más bonitos del centro de la ciudad.

Moverse en Praga con niños

La forma más cómoda de moverse por el centro de la ciudad es a pie. Si tu bebé usa carrito, te recomendamos cambiarlo por un portabebés, ya que la mayoría de las calles son adoquinadas. Cuando necesites cubrir distancias más largas podrás moverte perfectamente usando el transporte público, que cuenta con tres líneas de metros, tranvías y autobuses. Comprando el billete de tres días los menores de 15 años viajan gratis.