Torre de la Pólvora

Esta torre es uno de los monumentos más conocidos de Praga. Visitarla es, sin duda, una de las mejores cosas que hay para ver y hacer en la ciudad.

Se trata de una imponente torre gótica que mide 65 metros de alto y 22 de diámetro. Su nombre se debe a que antaño era el lugar de almacenamiento de pólvora.

Cuenta con una galería circundante ubicada a los 44 metros de altura. Si te atreves a subir los 168 escalones que llevan hasta ella, serás recompensado con una de las vistas más bellas del centro histórico de la ciudad.

Historia

En el sitio en donde hoy se encuentra la Torre de La Pólvora, a principios del siglo XIII había otra torre conocida como Puerta de la Montaña, que estaba unida a la muralla que rodeaba la Ciudad Vieja para protegerla. Esa torre era una de las 13 puertas de entrada a la ciudad.

En 1475 se comenzó a construir la Nueva Torre. Diez años después, en 1485, el Rey abandonó la Corte Real para trasladarse al Castillo.

La Torre, entonces, perdió protagonismo. Su construcción se detuvo y se reanudó recién en 1592 con la creación de una nueva entrada y una escalera de caracol que se sigue usando en la actualidad. Si bien sufrió varios años de abandono, en 1836 se volvió a emplear para las procesiones de coronación de los reyes de Bohemia, que iniciaban su marcha desde la puerta de la torre para ir a la Catedral de San Vito y al Castillo.

Durante la Batalla de Praga, la torre sufrió daños severos, por lo que sus esculturas debieron ser sustituidas y la torre, refaccionada. El arquitecto Josef Mocker quedó a cargo de la restauración, con la colaboración de destacados escultores checos, como Bohuslav Schnirch y Ludvík Šimek. Luego pasó por varias restauraciones más que acabaron de darle el aspecto que tiene en la actualidad.

Disfrutar la torre hoy

La Torre de la Pólvora es hoy uno de los últimos vestigios de las antiguas fortificaciones de la ciudad. Una de las cosas más interesantes de la visita es subir a la torre e imaginar cómo serían las vistas desde allí hace algunos siglos. Su ubicación es privilegiada para esto, ya que se encuentra justo junto a la parte antigua de la ciudad. Desde su cima tienes bonitas vistas de la calle Na Prikope y de Namesti Republiky (Plaza de la República), una animada plaza, muy frecuentada por los locales.

Por otra parte, y dependiendo de dónde te alojes, la Torre de la Pólvora también sigue siendo una excelente puerta de entrada a la ciudad vieja, tal y como en lo era en tiempos medievales.

En síntesis: la Torre de la Pólvora es un lugar perfecto para mirar hacia el pasado de Praga y revivir su historia antigua.

¿Sabías qué?

Cuando estés frente a la torre, probablemente llame mucho tu atención el pequeño puente cubierto que une la ennegrecida torre con la brillante Casa Municipal. Esta galería, que genera un peculiar contraste entre las dos edificaciones, en un principio era la única forma de acceso a la torre.

Torre de la Pólvora

Horario: 

Noviembre a Febrero: de 10:00 a 18:00 h
Marzo: de 10:00 a 20:00 h
Abril a Septiembre: de 10:00 a 22:00 h
Octubre: de 10:00 a 20:00 h

Precio: 

90 CZK (3,33 €)

Dirección: 

Námestí Republiky 5

Cómo llegar: 

Metro línea A, estación Malostranská.
Tram línea 22, parada Pražský.