Dresde

A sólo 150 kilómetros al norte de Praga se encuentra la ciudad alemana de Dresde, cuyo centro histórico es Patrimonio de la Humanidad.

La época de oro de Dresde comenzó en el siglo XV, cuando se convirtió en residencia del rey de Sajonia. Fue una época de gran desarrollo cultural, característica que esta ciudad aún conserva.

Aunque sufrió incendios, invasiones, guerras y bombardeos (el último, durante la Segunda Guerra Mundial), cada vez fue reconstruida y recobró su majestuosidad.

Aprovecha tu visita a Dresde para conocer algunos sitios imperdibles.

Palacio Zwinger

Es un palacio barroco construido en 1709. Actualmente es sede de un museo de arte donde se exhiben pinturas de artistas holandeses, italianos y españoles. En otra sala se presenta una colección de porcelana de Alemania, Japón y China. Visita también la Armería y las salas de ciencia.

Palacio Real

Originalmente una fortaleza del siglo XIII, fue ampliado en los siglos siguientes hasta llegar a su estructura actual. Era la residencia de la Casa Real durante el reinado de los Wettin.

Presta atención a la decoración de su fachada, recorre los museos que funcionan en el palacio (especialmente la Sala Turca) y sube a las torres para tener una hermosa vista de la ciudad.

Otras atracciones

Hay dos iglesias que merecen una visita: la luterana Frauenkirche (Iglesia de las mujeres) y la catedral católica Hofkirche (Santísima Trinidad), ambas de estilo barroco.

Para un rato relajado, recorre el Jardín Grande, un hermoso parque que alberga un palacio, el jardín zoológico y el botánico.

Si tienes tiempo, visita el Castillo Pillnitz, a orillas del Elba. Pasea por sus jardines y pabellones y haz una breve visita a los dos museos que allí se alojan.

Cruza el Puente de Augusto, que une la ciudad vieja y la nueva, y aprovecha para tomar fantásticas fotografías del panorama. 

Puedes realizar una excursión de un día a Dresde desde Praga. Acompañado por un guía especializado, podrás conocer todos los rincones de la antigua capital de Sajonia.

Desde

Cómo llegar: 

Tren desde la Estación Central de Praga hasta la Estación Central de Dresde (sale varias veces al día). El viaje dura alrededor de 2 horas y 15 minutos. El billete cuesta 37€ en 2ª clase y 49€ en 1ª clase.

Autobús sale varias veces al día desde las terminales Florenc Praha y Praha letiste Vaclava Havla, y llega a las terminales Dresden hbf o Dresden Flughafen. El precio del billete varía entre 12€ y 25,60€. El viaje dura 3 horas y media.