Río Moldava

El río Moldava no sólo es el más largo de la República Checa, sino que se ha convertido en su símbolo del país.

El río atraviesa Praga de norte a sur y es surcado, tanto de día como de noche, por cruceros turísticos, barcos a pedal, y algún que otro pescador solitario entre la niebla del amanecer.

La vista de la ciudad desde el río es magnífica y permite descubrir detalles que no se ven desde tierra. Pasar por debajo de los magníficos puentes de Praga permite contemplar detalles que de otro modo sería imposible ver. Pasear por la ribera del Río Moldava entre Mánes y Výtoň es una des las actividades más sencillas y bonitas que puedes realizar en la ciudad. Las vistas al atardecer son una postal única.

Hay una enorme oferta de cruceros de todo tipo: desde sencillo viajes de 1 hora, hasta viajes más largos con almuerzo o cena y música en vivo. La vista desde el barco de Praga iluminada es inolvidable.

Visita todas las posibilidades de transporte en barco por Praga por el río Moldava

Río Moldava