Plaza de la Ciudad Vieja

Entre el Puente de San Carlos y la Plaza Wenceslao encontraremos el corazón cultural y social de la Ciudad Vieja, la plaza del siglo XII, una de las más bellas de Europa.

En la Edad Media era el centro económico del país, ya que allí confluían todos los caminos que conectaban la región, y funcionaba un mercado.

A lo largo de los siglos se levantaron a su alrededor varios de los edificios principales de la ciudad, algunos de los cuales todavía existen, como el Ayuntamiento Viejo, con su Reloj astronómico, la Iglesia de San Nicolás, la Iglesia de Nuestra Señora de Tyn, y el bello Palacio Goltz-Kinskych, de estilo rococó,  con su fachada ornada con esculturas alegóricas.

Estatua de Juan Hus

En el centro de la plaza se alza la estatua ecuestre de Juan Hus, que fue emplazada allí el 6 de julio de 1915, en ocasión del 500 aniversario de su muerte. Juan Hus, filósofo y teólogo, fue el precursor de la reforma protestante en Bohemia. Sus seguidores fueron conocidos con el nombre de "husitas".

 Juan Hus fue juzgado como hereje por el Concilio de Constanza y condenado a la hoguera el 6 de julio de 1415. Esto provocó una serie de levantamientos populares, el primero de los cuales se produjo en el 1419, durante el reinado de Wenceslao.

Entre 1420 y 1434 tuvieron lugar las Cruzadas contra los husitas, que provocaron grandes pérdidas económicas y culturales a la región de Bohemia.

Disfruta la Plaza

Alrededor de la plaza encontrarás muchas tiendas, hoteles, cafés, bares y restaurantes. Siéntate en alguna de las mesas y disfruta de los habituales artistas callejeros, el constante ir y venir de gente, el "Paseo de los Apóstoles" del Reloj Astronómico (ocurre cada hora) y la vibrante atmósfera de esta ciudad mágica.

Plaza de la ciudad vieja

Dirección: 

Staromestské námestí

Cómo llegar: 

Metro línea A, estación Staroměstská.
Tram líneas 17 y 18, parada Staroměstská.