Ámsterdam con niños

Ámsterdam es famosa por su gran ambiente nocturno y sus coffee shops, lo cual es francamente incompatible con los niños. Sin embargo, la ciudad tiene también un encantador costado alegre y diurno que enamora a los pequeños con sus canales, sus museos interactivos y la enorme cantidad de espacios verdes. Sigue nuestros consejos y vive la Ámsterdam child friendly.

A la hora de planificar el itinerario, échales un vistazo a nuestras visitas guiadas. Te ayudarán a organizar algunos paseos de la manera más sencilla para que puedas dedicarte de lleno a disfrutar con tus peques.

Canales

La Venecia del Norte hace las delicias de los pequeños con sus más de 160 canales atravesados por puentes y surcados por embarcaciones a toda hora. Ya sea que vayáis en invierno o en verano podréis disfrutarlos a pleno: dando un divertido paseo en un crucero en verano o patinando sobre su helada superficie en invierno. Ver los canales iluminados durante la época navideña es también un placer para todas las edades.

Si quieres disfrutar de un entretenido paseo por los canales en familia, te recomendamos este crucero por los canales con pizza. Incluye bebidas sin límite y helado como postre. Los niños quedarán enamorados del menú y todos podréis disfrutar de las bonitas vistas de la ciudad, los barcos y las casas flotantes, todo coloreado con pequeñas pinceladas de luz.

Reservar crucero por los canales de Ámsterdam con pizza

Canales de Ámstedam

Mercado de las Flores

El Mercado de las Flores es otro clásico de Ámsterdam apto para todo público. Los niños enloquecen con los colores y aromas de las plantas y flores. Nuevamente el agua es protagonista en la visita, ya que la mayoría de los puestos son flotantes, y esto también resulta llamativo y entretenido para los peques.

Podréis jugar a reconocer especies, contar colores o lo que se os ocurra. Jamás os aburriréis en este paseo típico. También podréis deteneros en alguna de las tiendas que venden quesos a probar sus variedades.

Molinos

Holanda es sinónimo de molinos, y en Ámsterdam encontrarás dos que visitar con tus peques:

  • De Gooyer. Es el molino más alto de Holanda. Aunque está un poco alejado de la ciudad, el viaje es rápido y fácil. Puedes tomar el tranvía 10 y en 20 minutos desde Leidseplein estarás allí. Como la zona es tranquila y agradable también puedes planear una excursión familiar en bicicleta.

  • De Otter. No puede visitarse por dentro pero sí podréis disfrutar de las hermosas vistas del molino junto al agua.

Si todavía te quedas con ganas de más, te recomendamos visitar los molinos de la campiña holandesa. Puedes echarle un vistazo a esta excursión que incluye los traslados y tiempo libre para que os mováis a su aire en el encantador pueblo pescador de Volendam. Una excelente opción para un día de relax en familia.

Molinos de Ámsterdam

Nemo

El Nemo es el Museo de Ciencia y Tecnología de Ámsterdam. Es un plan ideal para la familia. Niños y adultos se divertirán por igual participando de los experimentos que explican conceptos básicos sobre física y química. Las exhibiciones son interactivas y hacen uso de tecnología de última generación. Entre ellas, destacan:

  • La vida en el universo. Un viaje a los rincones más lejanos en el que descubriréis además de dónde venimos.

  • Ciencia sensacional. Para entender las leyes físicas que gobiernan el mundo en el que nos movemos día a día.

  • Mundo de formas. Descubre cómo las matemáticas subyacen a todo lo que nos rodea.

  • El poder del agua. Donde podréis construir vuestra propia represa.

Precio

Mayores de 4 años: 17,50 €
Menores de 4 años: gratis

Het Scheepvaartmuseum

El Museo Nacional Marítimo tiene piezas históricas, mapas e instrumentos de navegación, entre muchas otras cosas. Pero lo que realmente enloquecerá a los niños es su réplica de un barco de la Compañía de las Indias Orientales llamado Ámsterdam.

El velero puede recorrerse por dentro para descubrir todos sus secretos y conocer cómo era la vida a bordo en los momentos en los que la embarcación original surcaba los océanos del mundo. Toda la propuesta es sumamente interactiva y es tan entretenida para los niños como interesante para los adultos.

Precio

Entrada general: 15,50 €
Niños de 4 a 17 años: 7 €
Menores de 4 años: gratis

Vondelpark

Con 47 hectáreas de superficie, Vondelpark es el parque más grande y popular de Ámsterdam. Puedes transformar la visita en lo que necesites: un día de relax o de pura adrenalina. Si la idea es relajarse puedes organizar un tranquilo picnic bajo la sombra de los árboles.

Si necesitáis descargar energía, podéis alquilar patines y dar un recorrido a máxima velocidad por sus caminos.
Si visitáis la ciudad a fines de abril, no os podéis perder la celebración del Día del Rey, con actividades ideadas especialmente para los pequeños.

Voldenpark, Ámsterdam

Micropia

Es un fascinante museo dedicado a los microorganismos. Su propuesta es tan original como atrapante. Con actividades interactivas que hacen uso de la última tecnología, niños y adultos pueden acercarse al misterioso mundo de los microbios. Los niños mayores de siete años son quienes sacarán mayor provecho del paseo.

Precio

Entrada general: 14 €
Niños de 3 a 9 años: 12 €
Menores de 2 años: gratis

Autobús turístico

Estando con niños resulta sumamente práctico contar con un solo medio de transporte que te acerque a los principales lugares de interés de manera cómoda y sencilla. La ciudad de Ámsterdam tiene un autobús Hop on-Hop off que recorre los imprescindibles de la ciudad a través de dos rutas diferentes. Además, ofrece la opción de sumar también un paseo en barco, otro esencial de la Venecia del Norte. Puedes echarle un vistazo al recorrido completo y reservar los billetes ahora mismo para disfrutar el paseo apenas lleguéis a la ciudad.

Moverse en Ámsterdam con niños

La geografía de la ciudad es ideal para moverse con niños. Su superficie prácticamente plana puede recorrerse con gran facilidad en bicicleta o llevando un carrito. El tranvía será tu gran aliado: es cómodo, rápido, silencioso y tiene fabulosas vistas de la ciudad. El boleto de 24 horas para niños de 4 a 11 años cuesta solo € 4.00. Los menores de 4 años no pagan.

Para ir hasta el alojamiento al momento de la llegada, la opción más cómoda será contratar un servicio de traslado. Un asistente estará esperando por vosotros en el aeropuerto para llevaros a destino lo más rápido posible. Puedes contratar el transfer ahora y dejar tu llegada a la ciudad resuelta para relajarte por completo.