Marken

La historia de Marken es atípica, ya que no siempre fue una isla, sino que quedó separada del continente por una gran tormenta ocurrida en el siglo XIII.

La isla quedó virtualmente aislada durante años, lo que puede haber contribuido en parte a que se hayan mantenido intactas muchas de las antiguas costumbres. Durante ese tiempo los habitantes continuaron viviendo de sus actividades habituales: la pesca y la fabricación de zuecos de madera. En 1957 se construyó el puente que la conecta a tierra firme.

Te encantará conocer esta antigua villa medieval ubicada a tan solo 20 kilómetros de la ciudad, y donde podrás conocer algunas de las tradiciones holandesas, en un tour con guía en español. 

La vida en Marken

Este muy típico pueblo de pescadores fue objeto de estudio durante un tiempo por antropólogos y etnógrafos, ya que es uno de los lugares donde las tradiciones se mantienen en estado más puro. Y no lo hacen para los turistas, sino que la vida cotidiana transcurre de ese modo.

En el "centro" de la aldea se alzan típicas casas de madera pintadas en los colores de la bandera holandesa. Se conservan, incluso, muchas construcciones del siglo XV.

Como la isla antiguamente se inundaba, los pescadores que vivían en las orillas construían sus casas sobre montículos artificiales primero, y sobre postes después. Aunque ya no hay inundaciones (gracias a la construcción de un gran dique que rodea la isla), la tradición se mantuvo y las casas sobre pilares se conservan.  El paseo por el puerto, con sus cabañas en colores blanco, negro y verde,  es imperdible.

También verás que sus habitantes siguen usando cotidianamente las ropas tradicionales holandesas. Y tienen un dialecto propio, el “Markens”.

Marker Museum

Además de descubrir tradiciones ancestrales podrás visitar el Marker Museum, donde se cuenta la historia de la isla y se exhiben trajes regionales, zuecos, obras de arte, fotografías y objetos cotidianos.

Faro de Marken

El Paard van Marken, inaugurado en 1839, fue el primer faro construido en Holanda. Aunque ya no se usa como guía para los barcos, sí se enciende en ocasiones especiales. Tiene 16 metros de alto.

Está en el extremo oriental de la isla, conectado a tierra por un larguísimo y angosto tramo de carretera, lo que a la distancia hace parecer que estuviera en una roca en medio del agua. La vista del faro a lo lejos es muy bella en verano e impresionante en invierno, cuando aparece rodeado por crestas de hielo.

Holzschufabrik

Es una antigua fábrica de zuecos de madera que sigue en actividad y se puede visitar para conocer todo el proceso. Y comprar un par de zuecos típicos holandeses, claro.

isla marken

Cómo llegar: 

Autobús 111 desde Centraal Station (45 minutos de viaje aproximadamente). Ferry Volendam Marken Express (autobús 316 para llegar a Volendam desde Ámsterdam).