Consejos para visitar Ámsterdam

Planifica el viaje

  • El alojamiento en Ámsterdam es caro. Si reservas con antelación, podrás conseguir buenas ofertas y ahorrar algo de dinero. En los barrios más alejados del centro histórico, como Oost-Watergraafsmeer, los precios de hoteles y apartamentos son un poco más bajos.
     
  • Si vas a estar pocos días en Ámsterdam, planifica tus visitas con antelación, ya que hay mucho para ver y recorrer.
     
  • Para aprovechar mejor el tiempo, contrata excursiones con guías especializados, tanto para conocer los principales lugares históricos como los alrededores y las ciudades más cercanas. Ahorrarás tiempo y dinero en entradas y viajes.

Atracciones turísticas

  • Un tour combinando un recorrido por la ciudad y un paseo en barco, para conocer las principales atracciones del centro histórico, es una muy buena opción para el primer día en Ámsterdam.
  • El centro histórico, donde están las principales atracciones, se puede recorrer a pie. Para los sitios más alejados, usa la eficiente red de transporte público de la ciudad. Si vas a estar más de dos días en Ámsterdam, te convendrá comprar alguna de las tarjetas de transporte disponibles.
     
  • Si te queda tiempo después de visitar las principales atracciones de la ciudad, puedes hacer un tour de medio día para conocer dos importantes ciudades cercanas: La Haya, sede de  la Corte Internacional de Justicia, y Delft, donde se fabrica la típica porcelana azul y blanca.
     
  • Para estancias de varios días, es conveniente comprar online alguna tarjeta turística. Hay dos opciones, la I amsterdam City Card y la Amsterdam Holland Pass. Revisa lo que ofrece cada una y elige de acuerdo a tus preferencias.
     
  • Si planeas visitar la Casa Museo de Ana Frank, te aconsejamos comprar la entrada online de forma anticipada, ya que suele haber mucha gente, las colas para comprar entrada son largas y quizás finalmente no consigas billete (las entradas diarias son limitadas). Con la entrada anticipada entras de forma directa.

Sobre el terreno

  • Para recorrer la ciudad te recomendamos alquilar una bici, el medio de transporte preferido por los locales. Hay carriles para bici en todos los barrios y los alquileres son muy baratos, con descuentos por alquiler de varios días.
     
  • No olvides validar tu billete de transporte tanto al subir como al bajar del mismo.
     
  • El Rijksmuseum es uno de los museos más importantes del mundo y uno de los imperdibles de Ámsterdam. Aprovecha cualquier momento libre para visitarlo, ya que abre todos los días de 9:00 a 17:00. No hace falta que visites todo el museo, puedes elegir recorrer sólo aquellas salas que te interesan. Evita el restaurante del museo, es caro.
     
  • Recuerda que no se puede sacar fotos a las vidrieras en el Barrio Rojo.
     
  • Los restaurantes de Ámsterdam son caros. Para almorzar, las mejores opciones son comprar un sándwich en un supermercado y hacer picnic en un parque, o comer en un café o bar algo ligero (aprovecha para probar dos delicias típicas, el pastel de manzanas y los panqueques).
     
  • Un snack típico es el sándwich de arenque crudo con cebollas y pepinillos. Se vende en puestos callejeros identificados con la bandera holandesa.
     
  • En los mercados de pulgas como Albert Cuyp o Waterloopelin el regateo no es habitual, a diferencia de otras partes del mundo.
     
  • Si visitas el Stedelijk Museum, a la hora de almorzar puedes hacer picnic en el Vondelpark, que está a la vuelta de la manzana.
     
  • Para disfrutar de un buen café y una hermosa vista, sube al último piso de la Biblioteca Pública de Ámsterdam, en Oosterdokskade 143 (muy cerca del museo NEMO).
     
  • En la Plaza Dam puedes alquilar un carruaje y recorrer la ciudad de forma diferente. El conductor te contará la historia de cada lugar.

La I Amsterdam City Card es una tarjeta turística que permite la entrada a los principales museos y atracciones de Ámsterdam, de forma gratuita y sin hacer cola. También obtendrás viajes...

Leer más