Plaza Dam

La Plaza del Dam, emblema y monumento de Ámsterdam, se encuentra a  cinco minutos de Amsterdam Centraal. Es un buen lugar para sumergirse en el ambiente de la ciudad, ya que siempre está muy concurrida y es uno de los puntos de reunión preferidos por los locales. Además, está rodeada por edificios históricos imperdibles.

Breve historia de la plaza Dam

En el siglo XIII  se construyó una presa alrededor del río Amstel, para impedir que el mar de Zuiderzee inundara la ciudad. A medida que el tamaño de la presa crecía, su superficie comenzó a ser utilizada como plaza, alrededor de la cual se fue desarrollando la ciudad.

Con el tiempo pasó a ser el centro de la actividad social, política y comercial de Ámsterdam. Como en todas las plazas medievales, allí funcionaba el principal mercado de la ciudad.

En el siglo XIX la plaza pasó a estar rodeada por tierra firme en todos sus costados.

Qué ver en la Plaza Dam

Las mayores atracciones de los alrededores son el Koninklijk Palace (el Palacio Real) y el Hotel Krasnapolsky, el hotel de lujo más grande de Holanda.

El Monumento Nacional del Dam es un obelisco de 22 metros situado sobre el lado sur de la plaza. Todos los años, el 4 de mayo, se realiza una ceremonia para conmemorar a los caídos en la Segunda Guerra Mundial. Se eligió este lugar ya que es donde se construyó el primer dique del río Amstel, en el siglo XIII.

Frente a la plaza están la Nieuwe Kerk de un lado, y el museo Madame Tussauds del otro.

Además hay numerosos restaurantes, tiendas y cafés. Y pegado a la plaza está el imperdible Distrito de los diamantes

plaza dam

Dirección: 

Centro de Amsterdam.

Cómo llegar: 

Tranvía: líneas 1, 2, 5, 13, 14 y 17, parada Dam Raadhuisstraat; líneas 4, 9, 16, 24 y 25, parada estación Dam.