Palacio Real

Ubicado en el centro de Ámsterdam, justo en la Plaza Dam, el Palacio Real es uno de los edificios icónicos de la ciudad y, también, una de sus principales atracciones. Es uno de los cuatro palacios de los que disponen los reyes de Holanda y el único del país que, estando en uso, está abierto para los visitantes cuando no hay actividades oficiales.

El Palacio de Orange se usa principalmente para ceremonias reales como matrimonios, coronaciones y abdicaciones, y también para recepciones de jefes de estado extranjeros.

Los orígenes del Palacio Real

El edificio original, de madera, construido entre 1648 y 1655, estaba destinado a ser la sede del Ayuntamiento. En ese momento era el edificio administrativo más grande de Europa. Y la realidad es que semejante construcción tenía el propósito de impresionar a los visitantes y demostrar el poderío de Ámsterdam, una de las potencias comerciales de Europa en esa época.

Tras la caída de la Casa de Orange y la llegada al trono de Luis Bonaparte fue convertido en palacio real. 

Cuando Napoleón fue vencido en 1813, el último Príncipe de Orange, Frederik Willem van Oranje-Nassau, regresó al país de su exilio en Inglaterra y fue proclamado soberano en este palacio.

Desde ese momento en adelante continuó siendo usado para recepciones oficiales, pero nunca como residencia real.

El interior del palacio

En el interior del palacio y sus jardines hay muchas obras de arte, la mayoría instaladas en el momento de su inauguración. Y muchas de ellas tienen un significado simbólico.

Uno de los iconos de este edificio es la escultura de Atlas llevando el universo sobre sus hombros, ubicada en el Hall Central. La escultura de 6 metros de alto simboliza la posición de "centro del universo" que tenía la ciudad en su era dorada, cuando era una de las principales potencias económicas de Europa. La leyenda dice que el día que Atlas deje caer su carga, Ámsterdam también caerá.

Debajo de la estatua de Atlas está la Doncella de Ámsterdam, un personaje legendario que representa el bienestar económico de Ámsterdam en la era dorada, cuando los barcos holandeses navegaban todos los mares del mundo en sus rutas comerciales. Está acompañada por la Fuerza y la Sabiduría, quienes la ayudaron en su misión.

Los mosaicos del piso representan el mundo, a los pies de la doncella. Y en los arcos de la galería veremos las alegorías de los cuatro elementos, Tierra, Agua, Fuego y Aire, que conforman la Tierra y todo el universo.

También podrás conocer el significado del relieve que representa a Mercurio, la pintura de Teseo y Ariadna, el relieve de Venus y Marte y muchas otras obras que verás en las distintas salas del palacio.

Palacio Real de Ámsterdam

Horario: 

De martes a domingo de 10:00h a 17:00h. Cerrado los lunes.

Precio: 

Adultos: 10€.

Estudiantes: 9€.

Dirección: 

Dam, 1012 KB Amsterdam.

Cómo llegar: 

Tranvía: desde Central Station toma cualquier tram con dirección al centro de Ámsterdam.