Barrio Rojo

El Barrio Rojo es una de las zonas más bellas y antiguas de la ciudad, con muchos edificios del siglo XIV, a pesar de ser mundialmente y casi exclusivamente conocida como un distrito relacionado con el sexo.

En el Barrio Rojo nada queda librado a la imaginación, encontrará todo lo que supone y le han contado, y más. Aunque las vidrieras donde se exhiben las prostitutas están abiertas todo el día, es a partir de las 11 de la noche que el barrio cobra verdadera vida.

Para los turistas no acostumbrados a este tipo de exhibiciones públicas, hay una especie de guía de comportamiento, que le asesora sobre qué no se debe hacer en este lugar (por ejemplo, está prohibido fotografiar las vidrieras, y tampoco está bien visto permanecer demasiado tiempo frente a una misma vidriera).

La prostitución es en Holanda un trabajo legal independiente, y quienes ejercen ese oficio pagan impuestos y cobran su jubilación al llegar a la edad correspondiente.

Además del Barrio Rojo hay otras dos zonas donde encontrar las vidrieras: en las calles Korte Korsjespoortsteeeg, Oude Nieuwstraat, Singel, Korsjespoortsteeg, cerca de Centraal Station; y en Museumplein, cerca del Rijksmuseum.

Te recomendamos visitar el Barrio Rojo acompañado de un guía para entender mucho mejor lo que vas viendo y conocer su curiosa historia.

Cómo llegar al Barrio Rojo de Ámsterdam: Tranvía líneas 4, 9, 16, 24 y 25, parada Dam; línea 51 parada Nieuwmarkt.

    barrio rojo