Qué visitar en Atenas: 10 lugares imprescindibles

Atenas es una de esas ciudades con múltiples personalidades, por lo que, a menudo, puede resultar difícil de entender. Pero las dificultades, en realidad, preparan a las personas para adentrarse en mundos extraordinarios, ¡y Atenas es uno de ellos!

En este post te ayudamos a organizar tu viaje para que disfrutes de esta ciudad. Verás que hay muchos motivos para conocerla y difrutarla: la autenticidad de sus barrios, sus yacimientos arqueológicos, su envidiable gastronomía y sus alrededores, con paisajes y prodigiosos monumentos históricos. ¡No te pierdas tampoco las mejores cosas que hacer y ver en Atenas!

¿Te animas a seguir conociéndola? Te descubrimos los lugares imprescindibles que tienes que conocer para entender la auténtica esencia de esta ciudad con más de 3000 años de antigüedad, cuna de la civilización occidental.

Vamos allá…

1. Acrópolis

No hay muchos recintos arqueológicos que hablen de la historia de la antigua Grecia de una forma tan elocuente como la Acrópolis. Los edificios se mantienen todavía en bastante buen estado, por lo que es posible hacerse una idea muy fiel de cómo vivían y pensaban los griegos antaño.

Ubicada sobre una colina a 150 metros de altura, es el lugar por excelencia para conocer bien la importancia histórica de los edificios de ocio y culto de la antigua Grecia, como el Partenón, el Erecteion, el Teatro de Dionisio o el templo de Atenea Niké.

Te recomendamos que compres las entradas por anticipado, ahorrarás tiempo y, por otro lado, te asegurarás entender todo lo que necesitas saber sobre este maravilloso lugar de Atenas, gracias a las indicaciones y explicaciones de un guía experto y apasionado en el tema.

Si decides ir por libre, te recomendamos que vayas a las 8:00 h para evitar las colas y disfrutar de tan mágico entorno con total tranquilidad.

El Partenón en la Acrópolis - Atenas

2. Barrio de Plaka y Monastiraki

Que el Barrio de Plaka sea conocido como el Barrio de los Dioses no es ninguna casualidad: se ubica a las faldas de la Acrópolis, sede de los lugares de culto a las divinidades en la Antigüedad.

A pesar de los muchos visitantes que recibe en temporadas altas, el barrio de Plaka ha logrado conservar su espíritu más auténtico: sus calles adoquinadas, estrechas y laberínticas, en las que se yerguen casas de estilo neoclásico del siglo XIX. ¡Su bella estampa quedará en tu mente para siempre!

No muy lejos de Plaka se encuentra otro de los barrios más singulares de Atenas y que no te puedes perder: Monastiraki.

Monastiraki es un área de la ciudad muy bulliciosa y comercial. En sus zocos podrás encontrar todo tipo de artículos, antigüedades, souvenirs, ropa, etc. Podrás ver cómo la integración de sus iglesias ortodoxas y mezquitas conforman una imagen de caos y diversidad cultural muy particular y magnética. ¡No te lo pierdas!

En el barrio podrás completar la visita conociendo la Torre de los Vientos, la Biblioteca de Adriano, la maravillosa iglesia Kapnikarea, el mercado libre Pazari o la Mezquita Tzisdaraki, que acoge una preciosa colección de cerámica del Museo de Arte Popular Griego.

Cuando cae la noche y sus luces se encienden, Plaka y Monastiraki son aún más bonitos, si cabe. Compruébalo tú mismo en esta visita guiada nocturna que te llevará también a conocer el barrio de Anafiotika.

Barrio de Plaka - Atenas

3. Ágora Antigua

El Ágora Antigua era el núcleo de vida social, política y comercial de la ciudad. En ella tenían lugar las celebraciones religiosas, actividades mercantiles, competiciones deportivas, las elecciones o debates y reuniones políticas.

El ágora de Atenas, cuyos orígenes se remontan al 600 a. C., tiene un parecido muy considerable al foro romano, aunque con los expolios y saqueos que ha ido sufriendo a lo largo de la historia, el estado de conservación no es el que nos gustaría. Aún así, el Templo de Hefesto del Ágora Ántigua es uno de los mejores conservados de Grecia y merece muchísimo la pena visitarlo. 

No obstante, es posible imaginarse cómo vivían y pensaban los griegos, aunque para ello, te recomendamos que contrates un tour previamente. Los guías expertos en historia tienen esa mágica habilidad de reconstruir el espacio explicándotelo todo con pelos y señales.

Templo de Hefesto - Ágora Antigua

4. Ágora romana

El emperador Augusto construyó en Atenas, entre los años 19 y 11 a. C., uno de los centros de poder del Imperio durante la época de dominación romana. Se encuentra en el actual barrio de Plaka y es un lugar importante para entender cómo se organizaba el Imperio más allá de Roma y en qué consistió este lugar dedicado a la política y al negocio.

Te recomendamos que visites también el Ágora Antigua, la cual no se encuentra muy lejos, para compararlas y entender las diferencias entre la griega y la romana.

En el Ágora romana destacan los restos de edificios importantes, como la Puerta de Atenea o la Biblioteca de Adriano.

Ágora Antigua - Atenas

5. El Templo de Zeus

El Templo de Zeus Olímpico fue un enorme templo construido entre los siglos VI y II a. C. en honor al dios que le da nombre. Cuando se erguía completo, medía 96 metros de largo y 40 de ancho.

Este templo todavía conserva 15 de sus colosales comunas de 17 metros de altura y de estilo corinto, aunque antaño tenía, nada más y nada menos que ¡104 de ellas! Es un lugar especialmente interesante de visitar, no solo por la espectacularidad de los restos del templo y sus columnas, sino también por las bonitas vistas que se obtienen con la Acrópolis de fondo, que se ubica a 500 metros de distancia.

No muchos yacimientos arqueológicos en Atenas se conservan realmente bien. En el caso del Templo de Zeus es fácil imaginarse el esplendor que un día tuvo este lugar de culto, no obstante, te recomendamos que contrates un tour guiado para apreciar y reconstruir todos los detalles arquitectónicos e históricos, la simbología y las curiosidades del lugar.

Templo de Zeus - Atenas

6. El Licabeto

¿Quieres obtener las mejores vistas de Atenas? Entonces tienes que subir al monte Licabeto, el punto más alto de la ciudad. No hay un mirador mejor. Además, arriba se encuentra la pintoresca Capilla de San Jorge.

Te recomendamos que subas esta colina de 277 metros de altura al atardecer, ¡la puesta de sol es increíble desde aquí!

Para subir al Licabeto puedes hacerlo a pie, la subida no es excesivamente complicada y además encontrarás múltiples bancos durante el ascenso en los que podrás sentarte mientras disfrutas de las vistas. Pero también puedes subir en un pequeño funicular que sale desde el barrio Kolonaku, en la calle Ploutarhou.

¿Sabías qué?

Según la mitología, la colina es una roca que se le cayó accidentalmente a la diosa Atenea, y que estaba destinada a servir como base sobre la que se iba a levantar la Acrópolis.

Monte Licabeto - Atenas

7. Barrio del Pireo

Hay una zona en Atenas que rezuma nostalgia y ambiente de gente de mar: el barrio del Pireo. En este lugar se encuentra el puerto, que es el principal centro de actividad naval mercantil de todo el país, y desde aquí, parten numerosos ferrys hacia las islas del mar Egeo, consideradas auténticas joyas para el turismo.

Se ubica a 8 kilómetros del centro, y visitarlo y pasear desde el puerto del Pireo, bordeando la costa, hacia los barrios costeros de Microlímano, Kastela, Paalimani y Piraiki será una excelente idea si quieres respirar la brisa del mar y conocer la costa griega aunque en un entorno urbanoAl atardecer es una delicia para los sentidos.

A lo largo y ancho del recorrido encontrarás muchas tabernas y restaurantes de comida autóctona, especialmente de pescados frescos, con ambientes muy animados y gente local, muchos de ellos venidos de las islas griegas. ¡Ve y disfruta de todo esto!

Para llegar, puedes tomar el metro desde la línea 1 hasta la estación Kifissia-Pireo a tan solo 1 € el viaje o bien acercarte en taxi por 10 € aproximadamente. También puedes optar por comprar el ticket del autobús turístico y visitar la ciudad y sus imprescindibles a tu ritmo.

Puerto del Pireo - Atenas

8. Delfos

No muy lejos de Atenas, en la ladera sur del monte Parnaso, se encuentra Delfos, un yacimiento arqueológico de la Antigüedad donde se ubicó el famoso oráculo dedicado al dios Apolo.

¿Sabías qué?

En el Oráculo de Delfos una pitonisa con poderes procedentes del dios Apolo auguraba el destino de todos aquellos supersticiosos que venían a conocer sus profecías a precios muy altos. En realidad, era un negocio redondo gestionado por la cantidad inmensa de riquezas que recibía el templo.

Merece la pena visitar el yacimiento para entender la historia del lugar y por qué su creación se atribuye a las inspiraciones divinas de Zeus y Apolo.

Por otro lado, el Museo Arqueológico que hay justo al lado de los restos del tempo, es una maravilla: en su interior encontrarás objetos que un día estuvieron en el templo de Apolo. Aquí también se encuentra el famoso Auriga de Delfos, una de las obras de arte más destacadas de la Antigüedad en Grecia.

Para entender bien la razón de ser del lugar, te recomendamos que vayas con un tour de antemano. Además de dejar el traslado a Delfos desde Atenas resuelto, un guía hispanohablante te reconstruirá el lugar en ruinas para que te imagines cómo funcionaba el oráculo. Con este pack tendrás también las entradas al museo y un almuerzo típico incluidos. Alquilar un coche o ir en transporte público, te acabaría resultando más caro y te limitaría mucho el tiempo para ver otros lugares de interés.

Ruinas de Delfos

9. Meteora

Aunque no está cerca de Atenas, merece la pena hacer el esfuerzo de visitar los monasterios de Meteora, unas edificaciones que se levantan sobre columnas rocosas que les dan una altura y unas vistas fascinantes.

¿Sabías qué?

Las curiosas formas de las rocas de los monasterios se deben a la paulatina erosión del viento, que las ha ido puliendo hasta convertirlas en rocas similares a meteoritos. Por otro lado, los monjes de los monasterios las definen como rocas caídas del cielo para meditar y estar en paz con Dios.

Estos monasterios se empezaron a construir en el siglo XIV y, con el paso de los años, además de ser un lugar de culto, se han convertido en un reclamo turístico importante por tratarse de un lugar único en el mundo. ¡No te los pierdas!

La mejor forma de ir es planificando un viaje desde Atenas con un tour con guía hispanohablante. Ten en cuenta que la distancia es larga, 320 km desde Atenas aproximadamente, por lo que pasar una noche en Kalambaka (localidad que se ubica a las faldas de Meteora) e ir en un cómodo autobús climatizado, haciendo paradas en otros lugares de interés como Delfos y con almuerzos incluidos, será la mejor opción para ahorrar tiempo y dinero.

Monasterios de Meteora

10. Barrio de Psiri

Al este de la plaza Monastiraki se encuentra uno de los barrios de moda de Atenas: Psiri. Este distrito se ha ido transformando a lo largo de los últimos años, porque antes no era una de las zonas más seguras. No obstante, ahora es una de las áreas favoritas de los locales y viajeros para tomar algo, cenar, irse de tiendas y pasear tranquilamente lejos del caos que reina en otros barrios donde la concentración de gente es mucho mayor.

En sus calles se respira mucho la cultura hípster por la cantidad de bares, tabernas y grafitis que hay. Sin duda, es el claro ejemplo de un barrio depauperado que ha sido recuperado por el espíritu bohemio de los artistas, uno de los rasgos más evidentes de su personalidad.

Ve a Psiri, pasea por sus calles, siéntate en una terraza con mesitas con manteles a cuadros, entre en el Little Kook Café, especialmente si vas en Navidad, y déjate impresionar por las luces, el dragón alado de la puerta y su profusa decoración interior.