Origen de Atenas

Los primeros registros de población humana datan de alrededor del año 7000 AC. Asentamientos que, muy probablemente, estaban en la zona que luego ocuparon el Ágora y la Acrópolis. Su nombre, según cuenta la leyenda, fue elegido tras un concurso entre los dioses, que lo ganó Atenea. Ella impuso su nombre a la ciudad y se convirtió en su protectora.

Período micénico (1550-1100 AC)

En esta época Atenas vivía del comercio, especialmente marítimo a través del Egeo y el Mediterráneo. Se construyeron grandes fortalezas en toda Grecia. En Atenas aún se pueden ver en la Acrópolis las ruinas de un palacio micénico.

En el 1200 AC Grecia sufrió invasiones de los Pueblos del Mar y los dorios que, aunque llegaron a Atenas, aparentemente no influyeron demasiado en sus costumbres y cultura. Sí se sabe que la ciudad tuvo una marcada declinación por casi 150 años.

A través de excavaciones arqueológicas se sabe que, alrededor del 900 AC, Atenas se había recuperado y era una ciudad próspera y un importante centro comercial en la región, probablemente gracias a su ubicación geográfica. En esta época se erigió el primer Ágora, al pie de la colina de la Acrópolis. 

Los ciudadanos más prominentes, dueños de la tierra y la riqueza, tomaron el poder y nació la aristocracia.  Al tener otras ciudades bajo su dominio, la sociedad se dividió en una clase noble dominante y una vasta clase baja empobrecida y hasta esclavizada.

Nuevas formas de gobierno: tiranía, timocracia y democracia - Siglo VII y VI AC

El malestar social era cada vez mayor y se hizo imprescindible generar nuevas leyes para manejar esta situación. Un legislador llamado Draco creó un cuerpo de leyes que quitaba poder a los nobles. Fue el primer código escrito ya que, anteriormente, las leyes se transmitían de forma oral. Las penas para los transgresores eran muy severas y esto provocó gran descontento. 

Se encargó a Solón, legislador y poeta, reformar este código. Solón redactó la primera  Constitución ateniense, que modificaba la organización política del país. El gobierno estaba ejercido por una Asamblea, aunque las clases bajas no estaban representadas en ella. Cualquier ciudadano podía ocupar un cargo público pero sólo en la jerarquía correspondiente a su clase social. Esta forma de gobierno se llamó "timocracia."

Se abolió la esclavitud generada por deudas y se redujo el poder de la aristocracia. Se crearon cuatro clases sociales, basadas en la cantidad de dinero y bienes que una persona poseía. El derecho al voto abarcaba a todos los ciudadanos, incluso la clase más baja. Algunas penas impuestas por Draco, como la pena por homicidio, fueron conservadas.

La democracia fue establecida en el 507 por Clístenes, quien amplió las cuatro clases a diez tribus, cada una a su vez con varias subdivisiones. Las tribus elegían sus representantes para integrar el Boule o consejo que gobernaba Atenas. 

Persia, Esparta y Liga de Delos - Siglo V AC

En ese tiempo los persas intentaban dominar el comercio marítimo. Esta amenaza obligó a Atenas a aliarse con Esparta, un antiguo enemigo. Al finalizar la guerra, en el 480, Esparta había consolidado una posición dominante y Atenas estaba devastada, pero seguía dominando las rutas marítimas y se convirtió en líder de la Liga de Delos, poderosa coalición de ciudades-estado del Ática.

Después de vencer a Persia, y bajo el gobierno de Pericles, Atenas tomó el control absoluto de la Liga, controlando a las demás ciudades-estado. Se apropió de los fondos de la Liga, la ciudad fue amurallada e incluyó dentro de las murallas el Puerto del Pireo, transformándose en un verdadero imperio.

A la vez, Pericles dio un gran impulso a las artes y la educación, construyó gran parte de los edificios de la Acrópolis, como el Partenón, y profundizó la democracia. Gobernó Atenas desde el 460 AC, aproximadamente, hasta su muerte en el 429 AC, época que recibió el nombre de "Siglo de oro".

Guerra del Peloponeso y Batalla de Queronea

La Guerra del Peloponeso se produjo entre el 431 AC y el 404 AC, entre la Liga de Delos, liderada por Atenas, y la Liga del Peloponeso, liderada por Esparta. La ayuda de Persia a los espartanos provocó la destrucción de la flota ateniense, la muerte de miles de soldados, la devastación de la ciudad y, finalmente, la rendición de Atenas, que pasó a ser una ciudad sometida al poder de los espartanos.

Sin embargo, los problemas internos de Esparta dieron a Atenas suficiente libertad como para recuperarse y vencer a la flota espartana en el 376. Años más tarde, en el 338 AC, una alianza entre Tebas y Atenas fue definitivamente vencida por los macedonios en la Batalla de Queronea.

En lo cultural, es la época de Esquilo, Sófocles, Aristófanes y Eurípides en el teatro; Sócrates y Platón (del que años más tarde sería discípulo Aristóteles) en filosofía; Heródoto y Tucídides en historia; Fidias e Hipodamo de Mileto en arquitectura. Todos ellos llevaron el arte y el conocimiento a un nivel nunca antes alcanzado.

Declive de Atenas - Siglo I AC

A partir de la Batalla de Queronea Atenas vivió bajo el dominio del Imperio Macedonio. Hubo algunas rebeliones, pero fueron infructuosas. Apoyaron al Imperio Romano en contra de Macedonia, lo que le valió a la ciudad un breve período de bonanza, pero luego intentaron rebelarse y Atenas fue arrasada por los romanos en el 86 AC.

Bajo el Imperio Romano, Atenas y Esparta conservaron su independencia y Atenas continuó siendo un centro cultural. Una de las mejores universidades del Imperio Romano estaba en Atenas y sus artistas estaban entre los más afamados. Sin embargo su fama pronto se vio opacada por el apogeo de Alejandría, Pérgamo y Antioquía.

Con el Emperador Justiniano el Imperio Bizantino se convirtió al cristianismo. Se favoreció el uso del latín por sobre el griego y Atenas perdió definitivamente su lugar de privilegio, pasando a ser una ciudad más del Imperio.

Historia de Atenas Acropolis