Mezquita de Solimán

La mezquita de Solimán el Magnífico de Estambul es otra de las grandes construcciones de Mimar Sinan. El complejo, de alrededor de 70.000 m2, comenzó a construirse en 1550 y finalizó en 1557, y competía, en tamaño e importancia, con la Basílica de Santa Sofía.

Breve historia

Fue construida por mandato de Solimán I, y Sinan concibió el diseño del edificio en contraposición a Santa Sofía, la cual sirvió como modelo para otras muchas mezquitas. No obstante, Sinan tenía un punto de vista mucho más racional que los arquitectos otomanos, de ahí que se caracterice por sus líneas simétricas.

Esta mezquita jugaba como un espacio que representaba el poder del sultán Solimán como el segundo Salomón, de ahí que la mezquita reafirme su magnificencia y su importancia histórica.

Lamentablemente, la mezquita original fue destruida por un incendio en 1660, y fue reconstruida cambiando su estilo a uno casi barroco. Durante la Primera Guerra Mundial sufrió un nuevo incendio, por una explosión de las municiones almacenadas en el patio principal, y volvió a reconstruirse en 1956, tratando de respetar el diseño y la decoración originales.

Arquitectura

El domo principal tiene 53 metros de alto y 27 de diámetro, está sostenido por cuatro grandes columnas. Esta cúpula principal está rodeada por varias semi-cúpulas y ventanas. El interior está decorado con los tradicionales azulejos de Iznik, mientras que el mimbar y el mihrab son de mármol blanco. Magnífica y sencilla a la vez, la Mezquita de Solimán resulta impactante para el visitante, por su diseño y belleza.

El complejo incluía, como era habitual, otras construcciones: un caravanserai, un hammam, cuatro madrasas, un hospital público y una escuela pública.

En los jardines de la mezquita se alza la tumba que aloja al sultán Solimán el Magnífico, a una de sus esposas, Roxelana, y a sus hijas y su madre. La tumba de Sinan, por su parte, se encuentra fuera del complejo, pero junto a las murallas del mismo, por el lado norte.

Curiosidades y datos de la Mezquita de Solimán

  • Es la Mezquita más grande de Estambul, porque Santa Sofía, al ser un museo, no se le considera como tal.

  • La mezquita rinde homenaje a las alturas, de ahí que sus techos converjan en un domo que sirve de anclaje a una serie de lámparas preciosas que iluminan su amplio interior.

  • La cúpula es la más alta del arte otomano, con 23 metros, haciendo sombra a la de Santa Sofia. Sinan siempre intentó inspirarse en ella, pero a la vez también superarla.

  • Al ser un lugar de culto, se puede acceder al recinto y ver a oradores sobre la alfombra, lo que le confiere al lugar un aura de misticismo innegable.

  • En su interior hay un bosque de columnas donde anteriormente se ubicaba el coro para recitar versos del Corán e instruir así a los analfabetos. Recordemos que el Islam es una religión iconoclasta, y al no utilizar imágenes para adoctrinar, utilizan más la palabra.

  • En el exterior, se encuentran las tumbas del propio Sultán Solimán y de su esposa Hürrem. El conjunto arquitectónico es maravilloso.

Mezquita Solimán - Estambul

Horario: 

Todos los días, de 9:30 a 16:30 h, excepto en los horarios de oración.

Precio: 

Entrada gratuita.

Dirección: 

Süleymaniye Mah., Prof. Sıddık Sami Onar cad. No:1, 34116 Fatih/İstanbul.

Cómo llegar: 

Tranvía: T1, parada Eminönü o Laleli-Üniversite.