35 cosas que ver y hacer en Edimburgo

Edimburgo es una ciudad que invita al callejeo como pocas. Está repleta de rincones con encanto y combina espléndidas construcciones medievales con un paisaje natural impactante, que determina en gran parte la forma y el espíritu de la ciudad.

Los mitos y leyendas se esconden debajo de cada roca de sus callejones empedrados, en los filos de su imponente Castle Rock y en los castillos de los alrededores de la ciudad. Si hay algo que no le falta a Edimburgo es encanto. Y tampoco cosas para ver y hacer. En esta lista te presentamos 35 de ellas. Toma nota y lánzate a disfrutarlas durante tu viaje.

1. Escuchar música de gaita en vivo mientras te tomas una cerveza. ¿Dónde? En Scotman’s Lounge, por ejemplo, pegadito a la Royal Mile. En 73 Cockburn Street.

2. Conocer Princes Street, la calle más famosa de la parte nueva de la ciudad. Está repleta de tiendas, centros comerciales y grandes almacenes.

3. Meterte de lleno a conocer las tradiciones escocesas. Faldas, clanes, gaitas y el whisky: hay mucho para explorar. Si haces una visita guiada por Edimburgo en español puedes descubrir la historia y la cultura de la ciudad en cada una de sus principales atracciones. Es una de las mejores excursiones para hacer en Edimburgo.

Gaita escocesa

4. Caminar por las calles empedradas de Dean VillageEs un área romántica en la que se respira paz y tranquilidad, a minutos del centro de Edimburgo. No podrás evitar enamorarte de sus edificios de piedra y los puentecitos cruzando las aguas del río.

5. Buscar la tumba de Bobby en el Cementerio Greyfriars. Te damos una pista: no está dentro del cementerio, sino en sus límites. Y si todavía no sabes quién es Bobby puedes descubrirlo en nuestro post de imprescindibles de la ciudad.

6. Reservar el alojamiento con tiempo. Alojarse en Edimburgo es relativamente caro, te conviene reservar cuanto antes para conseguir los mejores precios. Si quieres ahorrar un poco, busca un bed & breakfast, son muy comunes en la ciudad.

7. Vivir la experiencia del whisky. En la Scotch Whisky Experience aprendes la historia de la bebida, ves cómo se fabrica y por último te invitan a catarla.

8. Hacer una visita al Lago Ness y las Tierras Altas. Estando tan cerca de uno de los lagos más míticos del mundo no puedes dejar de hacer la escapada. Si contratas una excursión con los traslados incluidos el paseo es relajado y lo aprovechas al máximo. ¡Suerte avistando al monstruo!

9. Descubrir qué es la Piedra del Destino del Castillo de Edimburgo. Es uno de los tantos secretos que cubren la ciudad con un manto de misterio y le dan su aura tan peculiar. Puedes hacer la visita al castillo junto a un guía que te ayuda a develar la incógnita.

10. Sentirte como en las Tierras Altas sin alejarte de Edimburgo visitando el Arthur’s seat. Es el pico más alto de una serie de colinas que se encuentran a menos de dos kilómetros del Castillo de Edimburgo. Desde allí tendrás también una excelente panorámica de la ciudad.

11. Adentrarte en el mundo de los masones con una visita a la capilla de Rosslyn. Si quieres hacer un dos en uno, en este tour conoces también el muro de Adriano, una maravilla de la ingeniería romana.

Capilla de Rosslyn

12. Probar el mejor cranachan de Escocia. ¿Que qué es el cranachan? Un postre a base de crema batida, miel, frambuesas, avena y, cómo no, un toque de whisky. Un buen lugar para probarlo es The World's End, un clásico de Edimburgo. En 2-8 High Street.

13. Visitar la ciudad de Iverness. Es el corazón de las Tierras Altas. Allí puedes ver el castillo de Iverness, la catedral de Saint Andrews y el fiordo de Moray. Muy cerca se encuentra también el imperdible castillo Urquhart. Si quieres aprovechar el tiempo al máximo, con esta excursión puedes visitarlos todos en el mismo día y estar de vuelta en Edimburgo para la hora de la cena.

14. Conocer los fantasmas y misterios de la ciudad. Toda ciudad tiene su lado oscuro. Si quieres conocer el de Edimburgo no tienes más que hurgar en la historia de la peste, la quema de brujas y sus cementerios. Este tour nocturno te ayudará si no te atreves a hacerlo en soledad.

Edimburgo de noche

15. Respirar un poco de arte en la Galería Nacional de EscociaSus colecciones abarcan desde el Renacimiento hasta el postimpresionismo y contienen algunas joyas de Velázquez, Monet y Van Gogh, entre otros. Lo mejor: tiene entrada gratis.

16. Llegar hasta la ciudad más grande de Escocia: Glasgow. No te pierdas su bella catedral y su cementerio. Esta excursión te lleva también a conocer el lago Lomon, uno de los más bonitos de Escocia, y el castillo de Doune, la mítica Invernalia de Juego de Tronos.

17. Asomarte a la cámara oscura de Edimburgo. Para tener una visión especial de la ciudad usando tecnología del siglo XIX.

18. Quedar fascinado con la belleza del castillo de Glamis. Se encuentra en el pueblo pesquero de North Queensferry. Para simplificar el paseo puedes reservar un tour con los traslados incluidos. También te llevan al castillo de Dunnottar. Te será difícil decidir cuál de los dos es más bonito.

19. Subir la escalera de caracol del monumento a Nelson y disfrutar de las vistas. Es una de las mejores cosas para hacer en Calton Hill, una colina que se eleva a pasos del centro.

20. Dedicar un tiempo de tu visita al Palacio de Holyrood para conocer sus jardines. Cuando visites la residencia oficial de la reina en Escocia, paséate por sus espléndidos jardines ingleses. Son realmente preciosos y están cuidados al detalle.

21. Probar las mejores cervezas y whiskys de Edimburgo. Puedes dejar que tu instinto te guíe y elegir un pub al azar de la Royal Mile. Ahora bien, si quieres tomártelo en serio, apúntate a este tour de la cerveza y el whisky en el que te descubren sus pubs más tradicionales.

Whisky escocés

22. Deleitarte con las paredes de piedra de la Capilla del Cardo, en la catedral de St. Giles. Es uno de los rincones más bonitos de la catedral.

23. Pasar un momento distendido en el Royal Botanic Garden. Si en algún momento te sientes agobiado por la dureza de la piedra de las construcciones del centro, acércate al jardín botánico para respirar un poco de verde y disfrutar de la ligereza de sus invernaderos vidriados.

24. Sorprenderte con la fortaleza de Stirling, en la cima de un peñasco. Con esta excursión conoces también la ciudad de Saint Andrews y descubres cuál es el proceso de fabricación del whisky en una destilería.

25. Sentarte a descansar en un banco y ver la gente pasar en The Meadows, un hermoso parque al sur de la parte vieja de la ciudad. Puedes coronar el momento con un sándwich de 27 Elliott’s. Los preparan con ingredientes fresquísimos y de estación.

26. Acercarte al castillo de Craigmillar. Se encuentra a menos de 5 km de la ciudad y tiene una arquitectura imponente. Pero si realmente amas la arquitectura medieval, te animamos a…

Craigmillar - Edimburgo

27. Conocer los castillos de Hollywood. En los alrededores de Edimburgo hay muchos castillos de película en los que se han rodado films clásicos como Robin Hood o la mismísima Harry Potter. ¡No te los pierdas! En este tour te los descubren por completo.

28. Admirar la arquitectura del Parlamento escocés. Su diseño de vanguardia despertó una gran polémica. Cuando lo veas podrás decir de qué lado estás: entre sus amantes o sus detractores.

29. Probar el tablet, uno de los dulces más típicos de Escocia, hecho con leche condensada, azúcar y mantequilla. También es un buen recuerdo para llevar de regreso a casa.

30. Adentrarte en las Tierras Altas y llegar hasta la isla de Skye. Al dedicarle unos días a esta zona, descubres paisajes naturales increíbles y castillos de esos que parecen contar leyendas de espadas y dragones por sí solos. Si la idea te parece tentadora pero la logística te hace dudar, tienes un circuito de tres días con todo incluido que te lo pone realmente fácil.

31. Conocer una embarcación real. En el puerto de Leith está anclado el Royal Yatch Britannia, la embarcación oficial de la reina entre 1954 y 1997. No solo puedes verla por fuera, sino que es posible ingresar y ver la sala de máquinas, la habitación real y las cubiertas de la tripulación. Muy entretenido. Ah, y en la cubierta tienen un bar donde tomar un café.

32. Ver a la famosa oveja Dolly. Sí, el cuerpo embalsamado de la oveja más famosa de la historia está expuesto en el Museo Nacional de Escocia. El museo tiene también una interesante colección de objetos de la Edad Media.

33. Dar un paseo de ensueño en el Water of Leith Walkway, que serpentea junto al río por más de 15 kilómetros. Los paisajes que te encuentras en el camino, con casas de piedra tapizadas de enredaderas parecen salidos de un cuento.

Water of Leith Walkway - Edimburgo

34. Tomar una pinta en un pub de Grassmarket, la plaza emblema de la ciudad. Nuestro favorito es The Last Drop (74-78 Grassmarket), con mesitas al aire libre y buena decoración en el interior. Puedes llegar hasta allí con el práctico autobús hop-on hop-off.

35. Encontrar artesanías de primera calidad en el Royal Mile Market. El mercado funciona dentro de una antigua iglesia y tiene un gran ambiente, además de un bonito café.