Castillo de Craigmillar

El Castillo de Craigmillar es una fortaleza medieval ubicada a 4,8 kilómetros al sureste del centro de la ciudad. Su construcción data del siglo XV, cuando los barones feudales Preston comenzaron a levantar la torre, que luego pasó a formar el núcleo del castillo.

Si bien se trata de una edificación en ruinas, es una de las fortalezas medievales mejor conservadas en Escocia. Como el Castillo de Edimburgo, se emplaza sobre la colina del barrio de Craigmillar y su importancia histórica radica en haber sido refugio de la reina María Estuardo, quien se enfermó tras dar a luz a su hijo, el famoso Jacobo I de Inglaterra.

Qué ver en el Castillo de Craigmillar

Su estructura se compone de una torre de homenaje que está rodeada por una muralla defensiva. Es una edificación de cuatro plantas, construida en un saliente rocoso alrededor de la cual se erige la muralla del patio. 

Mientras que en el patio exterior es posible encontrar otros edificios como la capilla y los jardines, también existe un patio interior donde llaman la atención las torres circulares que se disponen en cada esquina y que contienen agujeros en forma de cerradura. En la pared norte hay una puerta de acceso donde se encuentran dos escudos: el de la familia Preston y el de las armas de Escocia. Si bien se halla un poco alejado del centro de la ciudad, el Castillo de Craigmillar merece ser visitado tanto por su belleza arquitectónica como por su destacada historia.

castillo craigmillar

Horario: 

De lunes a sábado: 09:30h a 18:30h.

Domingos: 14:00h a 16:30h.

Precio: 

Adulto: £5.50.

Niños (5 a 15): £3.30.

Especiales: £4.40.

Con la Explorer Pass gratis.

Dirección: 

Craigmillar Castle Rd (a 4 kilómetros del centro).

Cómo llegar: 

Autobús: desde Princess Street.