Edimburgo con niños

Castillos medievales, escenarios naturales de película y jardines frondosos: Edimburgo tiene encantos clásicos que enamoran a viajeros de todas las edades. En esta ciudad escocesa encontrarás algunas atracciones ideadas para niños, pero también propuestas especiales para ellos en los principales lugares de interés de la ciudad. A continuación, te contamos cuáles son nuestras actividades favoritas para hacer en la capital de Escocia con peques.

Al momento de planear tu itinerario no olvides echarle un vistazo a nuestras visitas guiadas. Seguramente encontrarás entre ellas opciones para hacer paseos en familia sin preocuparte por nada más que disfrutar. ¿Qué tal suena la idea?

Edimburgo con niños

Castillo de Edimburgo

El Castillo de Edimburgo es la atracción más visitada de la ciudad. Es probable que a ti te interese descubrir la historia y la arquitectura del lugar, y está muy bien, porque ambas son muy interesantes. Pero a tus peques les llegará por otro lado. Seguramente una de las cosas que más les atraiga sean los cañones gigantes de la batería de media luna.

Si es así, llévalos cerca del mediodía, para que puedan escuchar el gran cañonazo que se dispara diariamente a las 13:00 h. Y para que le saquen el mayor jugo al paseo, consigue en la taquilla la Explorer Quizz, un juego ideado para que los niños rastreen curiosidades del castillo (disponible en español).

Precio

Entrada general: 19,50 £
Niños de 5 a 15 años: 11,50 £
Menores de 5 años: gratis

Hall del Castillo de Edimburgo

Castillo de Craigmillar

El Castillo de Craigmillar brinda una fabulosa oportunidad para conocer un castillo medieval en excelente estado de conservación. ¿Por qué recomendamos su visita con niños? Pues porque es una de las joyas ocultas de Escocia y se encuentra fuera del circuito turístico clásico. Esto significa que podréis visitar el lugar y moveros a sus anchas.

No habrá grandes aglomeraciones de gente como en el castillo de Edimburgo y seguramente los niños podrán dar rienda suelta a su curiosidad y participar más durante la visita.

La construcción está llena de recovecos para explorar y seguramente toda la familia disfrutará perdiéndose en los intrincados pasadizos y descubriendo las bodegas, las cocinas, las habitaciones e incluso la antigua cárcel del castillo. Si vas con bebé, mejor llevar el portabebés que el carrito.

Precio

Entrada general: 6 £
Niños de 5 a 15 años: 3,60 £
Menores de 5 años: gratis

Museo Nacional de Escocia

El Museo Nacional de Escocia tiene muchos puntos a su favor: es gratis, tiene una magnífica ubicación céntrica y cada una de sus secciones tiene alguna propuesta ideada especialmente para niños. Además, las vistas desde la terraza son alucinantes. Pocas veces un museo nacional tiene tantas cosas para ofrecer a las familias, así que es una oportunidad para aprovechar.

Son especialmente recomendables las salas del espacio, la ciencia y los animales.

Curiosidad: el museo expone las piezas originales del ajedrez de la isla de Lewis, talladas entre los siglos XII y XIII. Acercaros a verlas porque son maravillosas. Y si quedáis prendados de ellas, en la tienda del museo podréis comprar una reproducción para llevar a casa.

Precio

Gratis

Dean Village

Dean Village es un remanso de calma en medio de la ciudad por donde transcurre un río. En otros tiempos estaba poblada de molinos y telares, y hoy se ha convertido en una zona residencial de moda con una adorable arquitectura. ¿Qué tiene de especial para niños? Un fabuloso sendero llamado Water of Leith Walkway.

Corre paralelo al río y en él podrán atravesar puentes, ver pequeñas cascadas, divisar patos, garzas e incluso alguna nutria. Un verdadero oasis para las familias. El camino conduce al barrio de Stockbridge, en el que te recomendamos visitar el Mercado de Stockbridge, con alimentos frescos, comida preparada y artesanías.

Cámara oscura

La Cámara Oscura es un esencial de Edimburgo con niños. Ubicada en la Outlook Tower, una torre de seis plantas frente al Castillo de Edimburgo, propone una serie de actividades interactivas basadas en ilusiones ópticas. La actividad principal está basada en tecnología del siglo XIX, y consiste en una proyección de imágenes de la ciudad en tiempo real sin la intervención de proyectores modernos.

Además, hay sala de espejos, túnel giratorio y otras divertidas propuestas. Con la entrada podréis entrar todas las veces que queráis a lo largo de un día. Sin duda, para no perdérselo.

Precio

Entrada general: 16 £
Niños de 5 a 15 años: 12 £
Menores de 5 años: gratis

Cámara Oscura, Edimburgo

Jardines

Los jardines y parques urbanos ofrecen momentos de paz y tranquilidad para las familias viajeras. En Edimburgo te recomendamos:

  • Jardín Botánico de Edimburgo. Con árboles de todas partes del mundo y muchas ardillas saltando entre ellos. En verano podréis disfrutar de las flores al aire libre y en inverno, dentro de los invernaderos victorianos que sirven de refugio a más de 2.400 plantas.

  • Princes Street Garden. Uno de los más populares de la ciudad. Tiene 150 mil metros cuadrados y está dividido por la colina artificial The Mound. En la zona oeste del parque hay unos lindos juegos para niños con un castillo de madera y redes para trepar.

Harry Potter

Los fans de Harry Potter estarán a sus anchas en Edimburgo, ciudad en la que Rowling se inspiró para escribir su célebre saga. Algunos de los lugares que puedes recorrer siguiendo la pista del mago son:

  • Victoria Street. Se dice que sirvió de inspiración para la idea del Callejón Diagon. En la calle encontrarás una tienda con productos de broma como la de los hermanos Weasley.

  • The Elephant House. El café donde la autora pasó horas desarrollando la historia.

  • George Heriot School. Podría ser nada más y nada menos que el colegio que sirvió de inspiración para la creación de Hogwarts.

Y si quieres ir más allá, échale un vistazo a esta excursión de Harry Potter y los castillos de Inglaterra. Visitarás, entre otros, castillo de Alnwick, donde se filmó gran parte de la saga.

Alrededores

Edimburgo sirve de perfecto trampolín para conocer clásicos de Europa como las Tierras Altas y Lago Ness. El viaje es de menos de 300 kilómetros y os transportará a un paisaje de ensueño. No hace falta decir que los pequeños estarán más que entusiasmados con la posibilidad de conocer al famoso habitante del lago.

Si quieres hacer el paseo de la forma más simple y cómoda te recomendamos esta excursión al Lago Ness y las Tierras Altas desde Edimburgo en el día. Tendréis también la oportunidad de hacer un viaje en barco por el mítico lago.

Tierras Altas, Escocia

Autobús Hop on-Hop off

Una forma muy cómoda para conocer una ciudad es usando un autobús turístico. Sobre todo si vas con peques, ya que os acercará a las principales atracciones sin necesidad de usar el transporte público con sus posibles complicaciones ni caminar distancias que agoten a los pequeños viajeros. En Edimburgo tienes un autobús con 14 paradas estratégicas, techo descubierto y WiFi.

Si vas con un bebé te recomendamos llevar un portabebés en vez del carrito. Será más práctico para subir y bajar del autobús.

Puedes echarle un vistazo a todas las paradas y otros detalles del autobús turístico y reservar tus billetes en línea para utilizarlos al llegar a la ciudad.

Moverse en Edimburgo con niños

El medio de transporte más común en la ciudad es el autobús. Puedes pagar con el cambio justo en monedas al subir o conseguir una tarjeta Citysmart que te hará la vida más sencilla. El billete sencillo cuesta 1,70 £ para los adultos y 0,80 £ para los niños. También puedes optar por un pase diario que cuesta 4 £ para adultos y 2 £ para niños u optar por la versión familiar (para 2 adultos y hasta 3 niños) de 8,50 £.