Historia de Ciudad de México

México es una de esas ciudades llenas de cultura e identidad la mires por donde la mires. Posee una historia tan rica que podríamos dedicarle páginas y páginas en explicarlo todo, no obstante, en este apartado vamos a hacer un breve resumen citando los acontecimientos más importantes de la historia de la ciudad de México, desde su época prehispánica hasta la actualidad.

Etapa prehispánica

La historia de Ciudad de México se remonta a tiempos remotos. Hace miles de años, en esta región ubicada a 2240 metros de altura sobre el nivel del mar, sus primeras tribus desarrollaron una importante revolución agrícola. A lo largo de los años fueron, trabajando actividades de domesticación animal y de plantas, creando excedentes y potenciando la agricultura. A la vera de las riberas del Lago Texoco empezarían a florecer ya en el 1000 a.C., varias aldeas que se dedicaban a la agricultura, aunque con el tiempo también desarrollaron actividades como la cerámica o el comercio.

Con el tiempo estas sociedades se fueron haciendo más complejas y desarrolladas: como la de Cuicuilco ubicada en el sur del Valle de México o la de Teotihuacán en el norte, la cual, años después sufrió una sequía debido a la sobreexplotación de recursos y otros conflictos internos que acabaron por poner fin a esta sociedad que durante siglos tuvo la hegemonía de México Central.

Cientos de años más tarde, las ciudades acabaron repoblándose por tribus que provenían del norte, cobrando especial relevancia una que se ubicó en el islote en el medio del lago: Tenochtitlan, la cual fue fundada por los aztecas o mexicas en el 1356 y se convirtió en un imperio enorme y próspero.

Etapa colonial

Pero a principio del siglo XVI ocurrió algo que cambió el rumbo de Tenochtitlan: el descubrimiento de América. La expedición de Hernán Cortés complicó el desarrollo de este imperio por diferentes motivos:

  • En 1519 recorrió gran parte de Mesoamérica con ejércitos de pueblos indígenas enemigos de Tenochtitlan.
  • El Nuevo Mundo trajo consigo enfermedades que en México no se conocían, como la viruela.

Tenochtitlán quiso hacerle frente al ejército español: lo expulsó, aunque sufrió la falta de recursos, lo cual, junto a las enfermedades que trajeron los europeos, hizo el cayese definitivamente en 1521. La ciudad fue arrasada y muchos de sus construcciones fueron utilizadas para crear iglesias y edificios de todo tipo. Los aztecas que sobrevivieron nunca conservaron su estatus de la vida pasada, se tuvieron que adaptar al ritmo de una ciudad completamente diferente.

El siglo XVI se caracterizó por la construcción de edificios e iglesias ostentosas, y durante esta época, conocida como Virreinal, se empezaron a dar una serie de fenómenos sociales:

  • El mestizaje
  • La llegada de órdenes religiosas que difundían el cristianismo
  • Cultivo de especies nuevas e importadas
  • Cría de ganado
  • Se consolidó la administración local
  • Recaudos de impuestos
  • Control de las leyes

Con todo ello, la Ciudad de México fue cobrando especial relevancia y se convirtió en un punto político de primer nivel. En Europa, se la conocía como la ‘Ciudad de Palacios’.

La Guerra de la Independencia

Durante el siglo XIX, paulatinamente, se fue iniciando un descontento social que precipitó la independencia de, tal y como se le conocía, la Nueva España, debido a:

  • Las altas cargas impositivas para financiar guerras del estado español en Europa.
  • Falta de oportunidades para los nativos americanos.
  • Un estado español frágil y debilitado.

En el año 1821 se consumó la Independencia de México, pero hubo una gran inestabilidad política y económica. En 1847 fue de nuevo ocupada, pero por el ejército estadounidense, y posteriormente, los franceses protagonizaron una nueva invasión, que hizo posible la creación de un segundo imperio mexicano que, aunque duró poco tuvo mucha trascendencia: se modificó y mejoró el urbanismo, creando el actual Paseo de la Reforma, lo cual facilitó mucho la comunicación interna.

Tras la caída de imperio y el restablecimiento de la república, la Ciudad de México empezó a vivir un período de desarrollo económico: se potenció el comercio, la industria, el ferrocarril, etc., aunque también se fueron creando clases sociales ya muy diferenciadas. El gobierno para conmemorar el centenario de la independencia, construyó edificios como el Ángel de la Independencia, el Palacio de Bellas Artes, o el Palacio de las Comunicaciones.

Siglo XX

La desigualdad social empezó a causar estragos, y ya en el 1910 empezó a gestarse una Revolución que ocasionarían una gran convulsión política. Con los años, se fueron realizando reformas que desarrollarían muchos sectores de la sociedad, atrayendo así a nuevos inmigrantes, se creó en 1952 la Ciudad Universitaria, en 1968 fue sede de los Juegos Olímpicos, y en 1987 el centro histórico se declaró patrimonio de la humanidad.

El pasado de Ciudad de México ha hecho que sea una enorme urbe con un sinfín de razas distintas, de pensamientos, ideas, culturas, diversidades e historias, factores que, sin duda, son los que la convierten en un lugar especial.