Taxco

La ciudad de Taxco es considerada la capital de la plata del país. Se encuentra enclavada entre montañas y presenta un encantador perfil colonial. En su época fue el centro minero más importante de lo que se conocía con el nombre de Nueva España. Muchos de los edificios barrocos que se levantaron en ese momento de esplendor económico aún se conservan.

Pueblo mágico

Al ser un pueblo de montaña, una de las cosas que más llama la atención de Taxco es la fuerte inclinación de sus calles empedradas. Muchas pequeñas y encantadoras plazas se desparraman en el trazado de la ciudad e invitan a sentarse en sus bancas a contemplar el paisaje urbano de estilo virreinal.

El recorrido a pie por sus calles lleva hasta el teleférico, que tiene un recorrido de 173 metros hasta un mirador de montaña donde los techos del pueblo aparecen recortados sobre el fondo montañoso.

Plata

La plata es tan importante en Taxco que además de tener muchas platerías, la ciudad es sede de una Feria Nacional de la Plata, que se realiza todos los años en la última semana de noviembre.

El Museo William Spratling conserva elementos clave acerca de la historia de la ciudad, como planos, mapas y fotografías, junto con una colección de piezas prehispánicas y elementos coloniales como enseres culinarios y accesorios de uso personal. Junto al museo se puede encontrar un taller actualmente en funcionamiento.

En la ciudad abundan los talleres artesanales donde se trabaja la plata en piezas exquisitas que muchas veces reproducen diseños antiguos con técnicas ancestrales. Frente a la iglesia Prisca hay un mercado de artesanías y los sábados pueden hallarse joyas excepcionales a excelentes precios en el tianguis de la plata.

Vistas de Taxco al anochecer