Itinerario y ruta de 4 días por París

Cuando visitas una ciudad como París que tiene tantas cosas para ver, es una gran idea armar un itinerario para no perderte lo imprescindible. Si tienes poco tiempo o es tu primera vez en la ciudad, siempre es una buena idea contratar un tour para ahorrar tiempo y dinero.

Por otra parte, si lo tuyo es ir por libre, puedes inspirarte en este itinerario para planificar tu viaje. También podrás ubicar los lugares más importantes con nuestro mapa y conocer los mejores barrios para alojarte.

Día 1 de Ruta por Paris

Comenzaremos nuestro primer día en París visitando Ile de la Cité, la parte más antigua de la ciudad. Y qué mejor forma de empezar a recorrer París que descubriendo una de sus joyas más notables: la Catedral de Notre Dame. Nos dejaremos sorprender con sus tres plantas y sus torres de 69 metros de altura y descubriremos los detalles de su arquitectura gótica que la hacen única en el mundo.

A continuación nos dirigiremos al otro extremo de la isla, donde se encuentra la Saint Chapelle, más pequeña, más antigua, pero tanto o más bella que Notre Dame. Allí nos deleitaremos con los vitrales de su capilla superior y la sobrecogedora atmósfera que crea la luz al pasar por sus vidrios de color.

Muy cerca de esta capilla podemos visitar, opcionalmente, la Conciergerie, el palacio más antiguo de París, convertido en prisión en el siglo XV, lugar donde María Antonieta, entre otros prisioneros, pasó sus últimos días.

Saliendo de la Conciergerie nos dirigiremos al Pont Neuf, que atraviesa la isla uniendo las dos orillas del Sena. Es el puente más famoso y más antiguo de los que comunican la isla con la ciudad, y también uno de los más bonitos.

Muy cerca de la salida del Pont Neuf se encuentra el Museo del Louvre. Te recomendamos hacer un recorrido por las pinturas y esculturas principales, ya que ver todas las obras expuestas te llevaría varios días. Recuerda que cierra las puertas a las 18:00 horas y que los martes permanece cerrado.

Podemos terminar el día cenando a bordo de un crucero por el Sena. La vista de París iluminada a pleno nos dejará un recuerdo imborrable de la “ciudad luz”.

 

Día 2 de ruta por París

En nuestro segundo día en París pondremos rumbo al Panteón. La visita es imperdible tanto por su historia, como por su majestuosa arquitectura neoclásica y sus esculturas. En la cripta descansan los restos de personalidades ilustres de Francia.

Para después de almorzar tenemos distintas opciones. La primera es visitar, a escasas 3 manzanas de allí, los Jardines de Luxemburgo. Estos jardines, convertidos ahora en un parque de acceso público, están colmados de árboles frutales, flores de estación, lugares de descanso y juegos para niños, y son uno de los paseos favoritos de los parisinos. Antes de irnos podremos visitar el palacio de Luxemburgo, actual sede del Senado francés.

También podemos llegar en tren (RER C) o autobús a Los Inválidos, donde se encuentra el Museo del Ejército. Allí podremos ver una muy interesante colección de armaduras antiguas y visitar el mausoleo de Napoleón.

O quizás prefiramos visitar el Museo Rodin, muy cerca da Los Inválidos, para admirar las obras de este escultor y el magnífico jardín que rodea el edificio.

A pocas manzanas, hacia el Sena, nos encontraremos con el Campo de Marte, el inmenso parque público donde se ubica la Torre Eiffel, que no necesita presentación. Ten en cuenta que las filas para subir a la torre son largas, y la espera puede durar hasta un par de horas. Pero valdrá la pena. Llegaremos a la torre en el momento justo para ver cómo se enciende en el atardecer parisino y desde la cima todas las luces de París nos ofrecerán un espectáculo indescriptible.

 

Día 3 de ruta por París

Empezaremos nuestro tercer día en el Arco del Triunfo, un símbolo de París. Desde lo alto tendremos una impresionante vista de la larga avenida Campos Elíseos, y de toda la ciudad. Al descender podremos recorrer la avenida, partiendo de la “parte alta”, hasta llegar a la “parte baja”, donde se encuentran varios edificios históricos. Te recomendamos visitar allí la Iglesia de la Madeleine, una imponente construcción que te recordará un templo griego.

A lo largo de la avenida de los Campos Elíseos encontrarás todo tipo de tiendas de primer nivel: ropa, calzado, joyerías, tiendas de regalos, casas de antigüedades, perfumerías y hasta venta de coches. La experiencia de caminar por la calle más lujosa de París vale la pena aunque no vayas a comprar nada allí.

La calle termina en la Plaza de la Concordia, y frente a ella se encuentra el Jardín de las Tullerías, el más antiguo de la ciudad. Dentro del espacio de los jardines se encuentra el Museo de la Orangerie, que alberga, entre otras pinturas impresionistas, la obra maestra de Monet: la serie los Nenúfares. No te la pierdas.

Después de almorzar por la zona, podemos bajar por la Rue de la Paix, pasar por Place Vendome, y llegar al Palace Garnier, el tradicional edificio de la Ópera de París. Se puede acceder en forma libre (sin visita guiada) al museo, la sala de espectáculos y la escalinata principal.

A continuación llegaremos en metro (estación Hotel de Ville) o autobús al Centro Georges Pompidou, mucho más que un museo. Inaugurado en 1977, su estructura metálica y colorida, sus fachadas vidriadas y su escalera mecánica transparente, junto con las impresionantes colecciones que alberga, lo convierten en un centro cultural único en el mundo. Está abierto hasta las 21:00 horas.

Para terminar el día visitaremos el Paradis Latin para disfrutar de una de las mejores varietés de la ciudad. Te recomendamos optar por la opción con cena: el servicio es muy bueno y las mesas tienen las mejores ubicaciones para disfrutar del show.

Día 4 de ruta por París

El último día de nuestra visita a París comienza en Montmartre. Subiremos en autobús a su colina e iniciaremos el recorrido visitando la basílica del Sagrado Corazón. A 129 metros de altura sobre el Sena, desde sus escalinatas tendremos la oportunidad de disfrutar hermosas vistas de la ciudad. Ya dentro de la basílica, comprobaremos que todo es monumental: desde sus 7 capillas, pasando por el domo central de 80 metros, hasta su gigantesca y famosa campana, "la Savoyarde", de más de 18 toneladas de peso.

Después de visitar la basílica recorremos a pie el bohemio barrio de artistas, comenzando por la plaza que se encuentra a un lado de la iglesia. Por las calles de Montmartre encontraremos puestos de fruta y pescado fresco, tiendas de souvenirs y muchos restaurantes y cafés tradicionales.

Después de almorzar llegaremos en metro o autobús a la estación Gare Saint Lazare, para tomar el tren SNCF que nos lleva al Palacio de Versalles, a 16 kilómetros de París. Recorreremos el palacio y los jardines con fuentes y estanques. Si es primavera o verano podremos, incluso, disfrutar de algún concierto al aire libre. Volveremos a París al anochecer.

Para despedirnos a lo grande de la ciudad iremos al Moulin Rouge, el cabaret más famoso de París. Su espectáculo será el cierre perfecto para un viaje soñado.

 

¿Tienes más días?

Si tienes más días para estar en París te recomendamos que recorras también sus alrededores:

  • Si vas con niños, Disney Paris es un imperdible.

  • Si eres aficionado al buen beber no dejes de conocer la región del viñedo de Champagne.

  • Las mareas del Mont Saint Michel brindan un espectáculo natural único en el mundo.

  • La ciudad de Brujas te sorprenderá con su encanto medieval, a muy poco tiempo de viaje de París.

  • Por último, si eres aficionado a Monet y no tuviste suficiente con recorrer los museos de París, acércate a Giverny para conocer su casa y el jardín que inspiró los Nenúfares. Una visita inolvidable.