Itinerario y ruta de 4 días por París

Si te encuentras en París y no quieres contratar un tour, te proponemos estos itinerarios que te ayudarán a planificar tu viaje. Ubica los lugares más importantes con nuestro mapa y conoce los mejores barrios para alojarte.

 

Día 1 de Ruta por Paris

El primer día de nuestra visita a París podemos visitar la Ile de la Cite, la parte más antigua de la ciudad. En esta isla visitamos Notre Dame de Paris. Sus tres plantas y sus torres de 69 mts de altura la convirtieron en una de las joyas del arte gótico, que tiene en Francia sus más bellas representaciones.

En el otro extremo de la isla se encuentra la Saint Chapelle, más pequeña, más antigua, e igual o más bella que Notre Dame. Su construcción terminó en 1284. Una de sus capillas, de 20 mts de elevación, y sus vitrales del siglo XIII crean una atmósfera sobrecogedora.

Muy cerca de esta capilla podemos visitar, opcionalmente, la Conciergerie, el palacio más antiguo de París, convertido en prisión en el siglo XV, lugar donde María Antonieta, entre otros prisioneros, pasó sus últimos días.

Saliendo de la Conciergerie nos dirigiremos al Pont Neuf, que atraviesa la isla uniendo las dos orillas del Sena. Es el puente más famoso y más antiguo de los 8 que comunican la isla con la ciudad. La Isla tiene pocas hectáreas de superficie, por lo que, si tenemos tiempo y ganas de caminar, podemos recorrer fácilmente su perímetro y ver el resto de los puentes.

Muy cerca de la salida del Pont Neuf se encuentra el Museo del Louvre. Es aconsejable hacer un recorrido limitado a las pinturas y esculturas principales, ya que ver todas las obras expuestas llevaría varios días. Recuerda que cierra las puertas a las 18:00 horas y que los martes permanece cerrado.

Podemos terminar el día cenando a bordo de uno de los barcos que recorren el Sena. La vista de París iluminada a pleno nos dejará un recuerdo imborrable de la “ciudad luz”.

 

Día 2 de ruta por París

Las líneas 4 y 6 del Metro de París nos llevan hasta las Catacumbas, uno de los osarios más famosos del mundo, creado en el siglo XVIII en las instalaciones de unas antiguas minas. Es un verdadero laberinto de túneles, que se puede recorrer con visita guiada, o en forma libre, con ayuda de un mapa.

Muy cerca se encuentra el Observatorio de París, al que podemos hacer, opcionalmente, una breve visita. Es el centro de investigación, enseñanza y difusión de la astronomía más grande de Francia. La visita guiada dura dos horas e incluye el telescopio principal y la Sala Cassini, por la que pasa el meridiano de París.

Si decidimos no visitar el Observatorio, podemos llegar directamente desde las Catacumbas al Panteón con el autobús 38. La visita al Panteón es imperdible tanto por su historia, como por su majestuosa arquitectura neoclásica y sus grupos escultóricos. En la cripta descansan los restos de franceses ilustres.

Para después de almorzar tenemos distintas opciones. La primera es visitar, a escasas 3 manzanas de allí, el Jardín de Luxemburgo. Este jardín, ahora parque público, está colmado de árboles frutales, flores de estación, lugares de descanso y juegos para niños, y es uno de los paseos favoritos de los parisinos. No dejaremos de visitar el palacio de Luxemburgo, dentro del parque, que María de Médicis mandó a construir después de la muerte de su marido.

También podemos llegar en tren (RER C) o autobús a Les Invalides, donde se encuentran la tumba de Napoleón y el Museo de Armas, que presenta distintas colecciones de objetos e iconografía desde el siglo XIII en adelante.

O quizás prefiramos visitar el Museo Rodin, muy cercano a Les Invalides, para admirar las obras de este escultor y el magnífico jardín que rodea el edificio.

A pocas manzanas, hacia el Sena, nos encontraremos con uno de los extremos del Campo de Marte, el vasto parque público en cuyo extremo opuesto (a casi 800 metros) se ubica la Torre Eiffel, que no necesita presentación. Debemos tener en cuenta que, generalmente, las filas para subir a la torre son largas, y la espera puede durar, incluso, hasta un par de horas. Pero valdrá la pena. Primero, porque al caer el sol la Torre se ilumina, y esto ya es un espectáculo en sí mismo. Segundo, porque ver París de noche, iluminado, desde la plataforma superior, es una experiencia indescriptible.

 

Día 3 de ruta por París

El Arco del Triunfo es, junto con la Torre Eiffel, un símbolo de París. Desde lo alto tendremos una impresionante vista de la larga avenida Campos Elíseos, y de todo París. Luego podemos recorrer esta avenida, partiendo de la “parte alta”, hasta llegar a la “parte baja”, donde veremos varios edificios históricos, entre ellos la Iglesia de la Madeleine, para finalizar en Place de la Concorde, donde se emplazan un imponente obelisco egipcio de granito rosa y estatuas que representan ciudades de Francia.

A lo largo de Champs Elysees hay todo tipo de tiendas: ropa, calzado, joyerías, tiendas de regalos, casas de antigüedades, perfumerías y hasta venta de coches. Por supuesto, todas de primer nivel, y caras, claro. Pero, puedas o no comprar en ellas, vale la pena el recorrido.

Al otro lado de esta plaza se encuentra el Jardín de las Tullerías, el más antiguo de la ciudad. Era parte del Palacio de las Tullerías, que se quemó en el incendio de 1871, y cuyas ruinas fueron demolidas en 1882. Dentro del espacio de los jardines se encuentra el Museo de la Orangerie, que alberga obras de varios pintores pero, principalmente, de Monet. Y también la Galería Nacional Jeu de Paume, originalmente museo dedicado al impresionismo y, en la actualidad, al arte visual contemporáneo.

Después de almorzar por la zona, podemos bajar por la Rue de la Paix, pasar por Place Vendome, y llegar al Palace Garnier, el tradicional edificio de la Ópera de París. Se puede acceder en forma libre (sin visita guiada) al museo, la sala de espectáculos y la escalinata principal.

Para terminar el día, llegaremos en metro (estación Hotel de Ville) o autobús, al Centro George Pompidou, mucho más que un museo. Inaugurado en 1977, su estructura metálica y colorida, sus fachadas vidriadas, su escalera mecánica transparente, junto con las impresionantes colecciones que alberga, lo convierten en un centro cultural único en el mundo. Está abierto hasta las 21:00 horas.  

 

Día 4 de ruta por París

El último día de nuestra visita a París comienza en Montmartre. Subiremos en autobús a la colina de Montmartre e iniciaremos el recorrido visitando la basílica de Sacre Coeur. A 129 mts de altura sobre el Sena, desde sus escalinatas tendremos la oportunidad de disfrutar hermosas vistas de la ciudad. Ya dentro de la basílica, comprobaremos que todo es monumental: desde sus 7 capillas, pasando por el domo central de 80 mts, hasta su gigantesca y famosa campana, " la Savoyarde", de más de 18 toneladas de peso.

Después de visitar la Basílica recorremos a pie el bohemio barrio de artistas, comenzando por la plaza que se encuentra a un lado de la iglesia. Por las calles de Montmartre encontraremos puestos de fruta y pescado fresco, tiendas de souvenirs, un simpático museo, el Museo de la Vida Romántica, en 16 Rue Chaptal y muchos restaurantes y cafés tradicionales.

Después de almorzar llegaremos en metro o autobús a la estación Gare Saint Lazare, para tomar el tren SNCF que nos lleva al Palacio de Versalles, a 16 km de París. Recorreremos el palacio y los jardines con fuentes y estanques. Si es primavera o verano podremos, incluso, disfrutar de algún concierto al aire libre. Volvemos París al anochecer.

 

¿Tienes más días?

Podemos recorrer Saint Germain des Pres, otro de los barrios bohemios de París. O el Boulevard Haussman, donde encontraremos las grandes tiendas de París: Galleries Lafayettes y Le Printemps.

El Museo de Historia Nacional, el Aquarium Tropical y las Termas de Cluny también merecen una visita, si tienes uno o dos días más. Otra visita digna de realizar es la de la Basílica Saint Denis, no sólo por su arquitectura, fiel representante del gótico francés, sino también porque allí se encuentran las tumbas de los reyes y reinas de Francia.

Y, muy cerca de París, puedes visitar Euro Disney París, los Castillos de Chantilly y Fontainebleau, o la ciudad medieval Moret sur Loing.