Consejos para tu visita a París

Planifica tu viaje

  • París no es una ciudad barata. Contratando con antelación tu vuelo y alojamiento conseguirás ofertas para ahorrar dinero en tu viaje. Dormir puede ser algo caro en los barrios más céntricos. Te aconsejamos alojarte en barrios periféricos como Saint Germain des Pres o Montmartre, más económicos y con excelente comunicación con el centro.
     
  • Por ser una de las ciudades más visitadas del mundo, las atracciones principales, como el Louvre y la Torre Eiffel, suelen estar llenas de gente en todas las épocas. Si contratas excursiones no tendrás que hacer colas y ahorrarás valioso tiempo que puedes aprovechar para conocer otros sitios.

 

Atracciones turísticas

  • En la zona de Ile de la Cite, donde está Notre Dame, y sus alrededores, se concentran muchas atracciones importantes de París. Podrás recorrerlas a pie sin problemas o usar el metro, que cubre toda la ciudad y zonas aledañas. Para lugares más alejados la mejor opción es el tren, que conecta con el metro.
     
  • Si viajas con niños, no dejes de hacer la excursión de un día a Disneyland Paris y conocer dos fantásticos parques temáticos, Disneyland Park y Walt Disney Studios Park, y todas sus increíbles atracciones, personajes y espectáculos.
     
  • Hay dos tarjetas turísticas en Paris. La más conveniente es la Paris Attractions Pass, que ofrece entrada gratis y sin hacer cola en los principales museos (los que seguro verás) y otras atracciones como el Palacio de Versalles. Incluye un pase para viajes ilimitados en la red de transporte público en las zonas 1 a 3 (también el funicular de Montmartre). La Paris Museum Pass ofrece entradas gratis y sin hacer cola en los principales museos y monumentos, pero no en otras atracciones.
     
  • Catorce museos de París son completamente gratis, entre ellos el Museo Carnavalet. Del resto, la mayoría tienen entrada gratis el primer domingo de cada mes. El Museo del Louvre tiene entrada gratis el primer domingo de cada mes, pero sólo de octubre a marzo.

 

Sobre el terreno

  • Hay cuatro actividades ineludibles en una primera visita a París: subir a la Torre Eiffel, a las torres de Notre Dame, a la azotea del Arco del Triunfo y subir en funicular hasta la Basílica de Sacre Coeur.
     
  • Si aceptas nuestra sugerencia y subes a la azotea del Arco del Triunfo, te recomendamos hacerlo al anochecer cuando comienzan a encenderse las luces de la ciudad y de las 12 avenidas que confluyen en la Place Charles de Gaulle.
     
  • Recorrer todo el Louvre es imposible en una sola visita. Lo mejor es hacer un listado de las obras más importantes y apegarte a ese recorrido.
     
  • Para comer algo al mediodía entre dos visitas, lo ideal son los sándwiches de baguette que se venden en cafés, brasseries y bistrós.  Son muy baratos, completísimos y de muchísimas variedades.
  • En los restaurantes puedes reducir el total de la cuenta bebiendo agua. Si pides "une carafe d'eau" (una jarra de agua), esta es gratis, ya que es agua del grifo.
     
  • Si quieres disfrutar la noche de París, recuerda que el metro funciona hasta las 12 y media de la noche de domingos a jueves y hasta las 2:15 de la madrugada los viernes y sábados por la noche. En las paradas de taxis suele haber largas filas. Lo mejor es pedir un taxi por teléfono. Dos empresas tienen apps que puedes descargar en tu celular: Uber y Chauffer Prive.
     
  • En París hay 37 puentes sobre el Sena. Tómate un tiempo para conocer algunos de los más emblemáticos, ya sea por su belleza o simbolismo, como el Pont Neuf, el Puente de Alejandro III, el Puente de las Artes o el Pont de la Concorde.
     
  • La red del metro de París puede parecer abrumadora pero no es imposible de usar. Asegúrate de conseguir un mapa y podrás viajar sin temor a perderte. Si vas a estar varios días, compra alguno de los abonos de transporte y ahorrarás dinero en viajes.
     
  • Nadie duda que París es la capital de la moda. Puedes comprar ropa de diseños exclusivos y buena calidad sin gastar una fortuna en mercados de pulgas, vide-greniers (la variante francesa de las ventas de garaje), tiendas vintage (especialmente en Montmartre y cerca del Centro Pompidou) y las cadenas como Zara ó H&M.