Mont Saint Michel

El Mont Saint Michel es un islote rocoso ubicado en medio de una bahía que es escenario de las más grandes mareas de Europa. Las aguas que bordean el peñón se elevan hasta 14,5 metros de altura dos veces al día. Durante siglos, el único momento en que se podía acceder a Saint-Michel por tierra era cuando la marea se encontraba baja, ya que con la marea alta la roca quedaba completamente aislada de tierra firme.

El mont es uno de los mejores lugares que pueden visitar cerca de París los amantes de la naturaleza.

Grandes mareas

Saint-Michel es el lugar perfecto para ver uno de los espectáculos naturales más impactantes del mundo: las mareas. Cuando la marea se encuentra baja, el mar está a 15 kilómetros de la costa. Pero en ciertos momentos del día, en un lapso de tiempo muy corto, las aguas se elevan hasta 15 metros de altura.

Actualmente existe una pasarela que permite acceder al pueblo durante todo el año, salvo durante unas pocas horas cuando hay mareas excepcionalmente altas. En estos momentos Saint Michel se convierte en una isla a la que solo puede accederse mediante embarcación.

Miradores

Los mejores lugares para disfrutar del espectáculo desde tierra firme y desde el Mont son:

  • Claustro de la Abadía

  • Puente

  • Muralla del Mont

  • Carretera de La Roche Torin en Courtils

  • Carretera de Grouin du Sud en Vains-Saint-Léonard

  • Carretera de Le Gué L'Epine en Val-Saint-Père

Para disfrutar del magnífico espectáculo desde el Mont hay que llegar a él dos horas antes de la marea alta.

Abadía

En el monte se erige una abadía construida hacia los siglos XVIII o IX que alberga maravillas arquitectónicas construidas en los estilos carolingio, románico y gótico. Entre sus tesoros destaca la figura que corona la abadía: una representación del arcángel Miguel matando a un dragón. El claustro y el refectorio de la abadía son otros de sus imperdibles. La terraza que mira al oeste, por su parte, es un lugar perfecto para admirar la belleza de la bahía y el espectáculo de las mareas.

Mont Saint Michel

Cómo llegar: 

No hay transporte público directo. Deberás tomar un tren (TGV) hacia Rennes o Pontorson y desde esas localidades un autobús hasta el Mont. El viaje en tren toma entre 2 y 3 horas y a eso hay que sumarle el viaje en autobús. En total serán 3 o 4 horas de viaje.