Ópera Garnier

Junto con el Palacio de Versalles, el edificio de la Ópera Garnier es uno de los más elegantes y reconocidos de París y sus alrededores. Fue inaugurado en 1875 y nació como parte de una serie de trabajos de renovación de la ciudad encargados por Napoleón III al Barón Haussmann. Se trata de una obra maestra de la arquitectura teatral del siglo XIX que tienes que conocer en tu visita a París.

Decoración

Los interiores de la ópera fueron decorados por los mejores artesanos de su tiempo. Catorce pintores y artesanos, y más de setenta escultores trabajaron en los mosaicos, espejos, columnas, murales y esculturas que embellecen el edificio. Entre los detalles arquitectónicos de lujo destaca la gran escalera de mármol de dos colores que conecta el vestíbulo con los otros pisos.

La sala de espectáculos, por su parte, está íntegramente decorada en rojo y dorado y rematada por una araña de cristal. El fresco del techo del que pende la monumental araña fue realizado en 1964 por Marc Chagall. El estilo moderno y desenfadado de Chagall crea un llamativo contraste con el resto del edificio, que es celebrado por muchos y cuestionado por muchos más.

Ópera Nacional de París

El Palacio Garnier es una de las sedes de la Ópera de París, que desde 1989 también funciona en la Ópera Bastilla, situada en la Plaza de la Bastilla. El Palacio Garnier presenta espectáculos de danza y recitales líricos. Si eres amante de estas artes no puedes perderte la oportunidad de disfrutar de un espectáculo en este edificio histórico.

Consejo para la visita

Cerca del Palacio Garnier encontrarás la Iglesia de la Madeleine, un paseo no tan popular pero igualmente encantador. Cuando planees tu visita al Palacio busca un hueco para conocerla.

Interior Opera Garnier

Horario: 

Todos los días de 10:00 a 16:30.

Precio: 

10 €

Dirección: 

Rue Scribe y rue Auber 75009.

Cómo llegar: 

Metro: líneas 3, 7 y 8, estación Ópera.

RER: línea A, estación Auber.

Autobuses: 20, 21, 22, 27, 29, 42, 52, 53, 66, 68, 81 y 95.