Qué visitar en París: 15 lugares imprescindibles

Si existiera un ranking oficial de ciudades que debes ver al menos una vez en la vida, París se encontraría sin duda en uno de los primeros puestos. Considerada la Ciudad del Amor, tiene todo para enamorar a sus viajeros: historia, moda, arquitectura, diseño y entretenimiento para todas las edades. No por nada ocupa un lugar privilegiado a nivel mundial en el ámbito de la cultura y las artes.

En esta lista de imprescindibles te presentamos sus lugares clave, que incluyen monumentos con historia, jardines de ensueño y museos de primera categoría. Son 15 lugares, pero eligiendo al azar cualquiera de ellos darás con una visita que justificaría en sí misma un viaje a la ciudad. Así de deslumbrante es París.

Y si quieres agregar experiencias que le den a tu viaje un toque único y especial, no dejes de leer nuestra lista de 55 cosas para ver y hacer en la ciudad. Ahora sí, vamos a lo nuestro.

1. Torre Eiffel

La torre Eiffel es el icono indiscutido de París. Nació durante la Exposición Universal de 1889 e iba a ser desmantelada al poco tiempo. Sin embargo, y aunque al principio los parisinos tenían sus dudas acerca del monumento, terminó ganándose un lugar permanente en la ciudad. E incluso llegó a convertirse en un imprescindible de París.

En una visita a la ciudad es casi imposible no ver la torre Eiffel asomando entre los tejados de la ciudad. Y resulta prácticamente inevitable llegar hasta su base en un momento u otro mientras caminas por las calles parisinas para descubrir sus encantos.

Algunos viajeros se conforman con admirarla desde el pie y caminar por sus alrededores, mientras que para otros ver la ciudad desde lo alto de la Torre es un sueño dorado. Si estás entre estos últimos, ten en cuenta que es fundamental reservar entradas. Las colas son larguísimas, y pueden hacer flaquear hasta al viajero más paciente. Puedes subir solo hasta la segunda planta o hasta la cima. Las dos experiencias te dejarán sin aliento.

Torre Eiffel - París

2. Riberas del Sena y Pont Neuf

Las Riberas del Sena han sido declaradas Patrimonio de la Humanidad por la enorme cantidad de edificios históricos y lugares de interés que reúnen. La Torre Eiffel, Notre Dame, el museo de Orsay, el Louvre… La lista es tan larga como fascinante.

Y a estas construcciones se suman los puentes, que unen las dos orillas y aportan su toque romántico a la escena. El Pont Neuf, con sus farolas y los mascarones que lo adornan, es uno de los más bonitos y el más antiguo de la ciudad.

Consejo

La mejor forma de apreciar la belleza de todos estos monumentos es con un crucero por el Sena. Puedes optar por un paseo en bateau mouche, uno de los más populares, o apostar fuerte e hacer un crucero con cena gourmet. Ideal para celebrar ocasiones especiales

Riberas del Sena y Pont Neuf

3. Louvre

¿Qué decir acerca del Louvre? El museo más visitado del mundo necesita poca presentación. Tanto amantes del arte como de la historia tienen una cita infaltable con este lugar. Para ver la famosa Mona Lisa, Las Bodas de Caná, la Venus de Milo, o la Victoria Alada de Samotracia. También para adentrarse en los secretos de la colección egipcia (una de las más importantes del mundo), las antigüedades etruscas, romanas y las de Oriente Próximo y en su colección de arte islámico. Y, cómo no, para ver su famosa y polémica pirámide de cristal, que se ha convertido en otro clásico de París.

Una vez más, te conviene comprar las entradas por adelantado para evitar las colas. O puedes incluso ir un paso más allá y reservar una visita guiada. Recorrer el Louvre en compañía de un guía oficial es una idea excelente, ya que te puede ayudar a descubrir cada detalle acerca de la arquitectura y las obras del museo.

Museo del Louvre - París

4. Campos Elíseos

Es una de las avenidas más famosas (y glamurosas) del mundo y uno de los lugares más elegantes de París desde el siglo XVIII. Une la Plaza de la Concordia con el Arco el Triunfo en un recorrido de casi dos kilómetros en el que te cansarás de ver lugares bonitos: tiendas de lujo cerca el Arco del Triunfo y preciosos jardines en la zona cercana a la Plaza.

Ir de compras por esta avenida no es una aventura apta para cualquier bolsillo, pero caminar por la calle y verte rodeado de su esencia sí es una experiencia que cualquier viajero sabe apreciar. Por otra parte, sentarse a descansar en alguno de los pequeños espacios verdes que rodean el Petit Palais y el Grand Palais y ver a la gente pasar es uno de los grandes placeres de los que disfrutar en la ciudad.

Por último, si subes al Arco del Triunfo, podrás tener una impactante vista de los Campos Elíseos desde las alturas. Realmente vale la pena.

Plaza de la Concordia - París

5. Montmartre y Sacré-Coeur

Si en los Campos Elíseos se respira la elegancia parisina, en Montmartre palpita su esencia bohemia. Es un barrio para perderse por pequeñas callejuelas con encanto disfrutando de la arquitectura y los bonitos cafés.

Montmartre es el lugar al que tienes que ir si ansías conocer el trabajo de los pintores locales y encontrar bares y restaurantes con terrazas al aire libre. Podrás hacerte tu retrato en la Place du Tertre y comer una sopa de cebolla mientras disfrutas del ambiente bohemio de París en su máxima expresión.

Muy cerca de esta plaza se encuentra la Basílica del Sagrado Corazón. No solo es uno de los edificios más bonitos de París, sino que ofrece excelentes vistas de la ciudad desde la cima de su colina. Por si fuera poco, en el barrio también encuentras otro emblema de la ciudad: el Moulin Rouge.

Todo el paseo por Montmartre y Sacré-Coeur es realmente mágico. No te lo pierdas si quieres adentrarte en lo más auténtico de París. Incluso puedes hacerlo en compañía de un guía especializado.

Montmartre - París

6. Sainte Chapelle

Es una pequeña y fascinante capilla gótica construida por Luis IX para guardar reliquias de la Pasión de Cristo. Un tesoro de valor incalculable como la Corona de Espinas merecía ser resguardado de manera especial. Y la Sainte Chapelle es un relicario increíble. Aunque ya no contiene las reliquias, la visita sigue siendo imprescindible.

La Sainte Chapelle se estructura en dos pisos. El inferior tiene bellísimas columnas decoradas con flores de lis y castillos de oro (símbolos de la realeza francesa y castellana). Pero es el piso superior el que arranca suspiros a todos los visitantes con sus coloridas vidrieras, que representan más de mil escenas bíblicas. Tienen más de 15 metros de alto y bañan toda la capilla de una luz fantástica.

Al igual que en el Louvre o la torre Eiffel, las colas son también kilométricas (sobre todo entre las 11:30 y las 15:30 h), pero puedes reservar las entradas online y hacerte la vida más sencilla.

Sainte Chapelle - París

7. Jardines de Luxemburgo

Los jardines parisinos son una de las grandes delicias de la ciudad, y, entre ellos, los jardines de Luxemburgo ocupan un lugar especial. Fueron creados a principios del siglo XVII, y hoy son uno de los rincones más bonitos de París. Tanto viajeros como locales visitan el lugar para desconectar del ritmo de la ciudad y pasar un momento de relax.

Si te gustan las plantas estarás en el paraíso, porque los jardines reúnen una variedad botánica increíble. No solo de árboles y plantas ornamentales, sino también de frutales.

Los jardines de Luxemburgo también son perfectos para visitar con niños, que se entretienen en el enorme estanque Gran Bassin haciendo navegar barquitos de juguete que te alquilan allí mismo.

Cuando quieras hacer un impás en tu viaje, hazte una escapada a estos jardines. No te arrepentirás.

Jardines de Luxemburgo - París

8. Versalles

Tanto el palacio de Versalles como sus jardines son una maravilla que no deberías perderte en tu visita a París. Se encuentran a solo 20 kilómetros del centro de la ciudad.

Desde su nacimiento en 1623 como un pabellón de caza con jardín y hasta 1778, el palacio y los jardines de Versalles fueron ampliados y embellecidos por distintos monarcas.

Todos esos años de trabajo dieron como resultado un lugar fascinante, con rincones de una belleza difícil de creer, como la Sala de los Espejos (¡que tiene la friolera de 375 espejos!), la Casa de la Ópera o la Capilla Real. Los aposentos del Rey y la Reina no se quedan atrás en detalles de lujo.

En los jardines hay plantas y árboles de todo tipo que forman escenarios maravillosos decorados con estatuas de mármol, estanques y fuentes. Son tan grandes (superan las 800 hectáreas) que no podrás recorrerlos enteros, pero puedes alquilar una bicicleta o carro eléctrico para hacer tu mejor esfuerzo. Disfrutarás cada segundo.

Para hacer el paseo a Versalles bien sencillo puedes reservar una excursión en tren con entradas incluidas que te facilitará mucho las cosas.

Palacio de Versalles - París

9. Arco del Triunfo

Es uno de los monumentos más icónicos de París. Fue construido bajo las órdenes de Napoleón y celebra las victorias de su ejército. En su base se encuentra también la Tumba del Soldado Desconocido, que homenajea a los franceses caídos durante la Primera Guerra Mundial.

Al tener 50 metros de alto, el Arco del Triunfo ofrece una de las mejores vistas de París desde las alturas, incluida la rotonda Charles de Gaulle, que se encuentra a sus pies y reúne a las avenidas más importantes de París en una espectacular estrella de 12 puntas.

¿Sabías qué?

Hasta hace unos años los viajeros más osados se arriesgaban a cruzar esta inmensa y súper concurrida rotonda esquivando los coches para llegar hasta el arco. Pero ahora solo es posible hacerlo por un túnel. No lo hagas de otra forma: no solo te arriesgas a ser embestido por un vehículo a toda velocidad, ¡sino también a pagar una abultada multa!

Puedes comprar las entradas online para evitar las colas. Incluyen una práctica auioguía.

Arco del Triunfo - París

10. Jardín de las Tullerías

Junto con los de Luxemburgo, los de las Tullerías son los grandes imperdibles entre los jardines de la ciudad. Es el parque público más antiguo y toma su nombre de las fábricas de tejas que se encontraban en el lugar.

Con su ubicación tan céntrica, entre el Louvre y la Plaza de la Concordia, vienen muy bien para tener un momento de relax entre visitas a otros clásicos. Caminar entre los árboles y esculturas del jardín es un excelente plan para un momento de descanso en tu itinerario.   

Jardín de las Tullerías - París

11. Galerías Lafayette

Por su tamaño y volumen de ventas, es uno de los centros comerciales más importantes del mundo. Pero lo que realmente sorprende al visitar estos almacenes es la increíble belleza del edificio de diez plantas. Tiene una gran cúpula de colores, interiores que más recuerdan a los de un palacio que a los de un centro comercial, y una terraza con una de las mejores vistas de París a la que puedes acceder ¡gratis!

Las Galerías Lafayette han sido un punto de referencia para la moda parisina desde sus comienzos. Reúnen muchísimas marcas de ropa, accesorios y maquillaje. Pero también tienen una sección gourmet e incluso un centro de exposiciones de arte y diseño.

En la terraza también tienes un bonito bar para sentarte si quieres tomar algo mientras disfrutas las vistas.

Galerías Lafayette - París

12. Panteón

El Panteón es un imprescindible de París no solo por la belleza del edificio, sino también porque se ubica en el corazón de uno de los barrios con mayor encanto de la ciudad: el Barrio Latino.

En tu visita al Panteón te sorprenderás con las dimensiones de la construcción, la decoración de sus interiores y con el Péndulo de Foucault, que se usó para demostrar que la Tierra gira sobre su propio eje.

Pero además de su increíble arquitectura hay otra razón más por la que visitar el Panteón, que apreciarán especialmente los amantes de la historia. En su cripta se encuentran las tumbas de 65 personalidades ilustres que marcaron el rumbo de Francia. Entre ellos, Voltaire, Rousseau, Víctor Hugo, Marie Curie y Alejandro Dumas.

Panteón de París

13. Ópera Garnier

La Ópera Garnier es uno de esos majestuosos edificios que te recuerdan por qué París es considerada una de las ciudades más elegantes del mundo. Fue construida por orden de Napoleón y tiene una decoración deslumbrante, con detalles en pan de oro, mosaicos y asientos forrados en terciopelo rojo.

Una de las joyas es el fresco de la cúpula de Chagall. Aunque muchos renegaron porque su estilo descontracturado se opone a la elegancia del resto de la decoración, lo cierto es que ese contraste se volvió un detalle único y llamativo.

Para adentrarte en sus secretos, es una buena idea contratar un tour privado por París que te lleve a ver este y otros imprescindibles.

Ópera Garnier - París

14. Catedral de Notre Dame

Notre Dame es uno de los lugares más emblemáticos de París y una de las catedrales góticas más antiguas del mundo.

Todo en ella es imponente: las majestuosas torres, los vitrales, las gárgolas y los relieves de sus fachadas… Desafortunadamente, desde el fatal incendio de la aguja y los techos de la catedral en abril de 2019 no es posible ingresar en ella hasta nuevo aviso. Por tierra, solo es posible acercarse hasta el vallado perimetral que la rodea e impide el acceso a todas sus puertas y plazas.

Sin embargo, aún se puede disfrutar de buenas vistas del majestuoso edificio desde el agua. Un crucero por el Sena es la mejor forma de apreciar la catedral mientras se realizan las obras de restauración. 

Catedral Notre Dame - París

15. Catacumbas

Las catacumbas de París se encuentran en una red de túneles que se extienden por más de 300 kilómetros bajo la ciudad y son pura historia. Aunque puede resultar un poco escalofriante pensar en adentrarse en túneles oscuros tapizados de huesos del suelo al techo, lo cierto es que la visita resulta atrapante porque cuenta la historia de París prácticamente desde sus comienzos.

Los túneles nacieron como canteras de las que se extrajo la piedra para construir edificios como la catedral de Notre Dame y, entre 1786 y 1859, recibieron restos óseos de distintos cementerios de la ciudad, que estaban colapsados.

Pero las catacumbas no contienen solo huesos, sino también cientos de leyendas e historias que revelan la cara oculta de la ciudad. Si quieres conocer la París más misteriosa y fantasmal, este es el lugar perfecto. Con la compra de este ticket tienes la audioguía incluida, para no perderte detalle.

Catacumbas - París