Historia de París

Su nombre viene de Parisii, que era el pueblo celta que habitó primitivamente esa zona. Ellos llamaban a la ciudad Lucoticia. En ese tiempo muchas personas, al referirse a Lutecia, decían “la ciudad de los parisii”, motivo por el cual en el siglo IV el nombre París desplazaría al de Lutecia.

Las dos islas centrales, Ile de la Cite e Ile Saint-Louis, son la parte más antigua de la ciudad y donde, se supone, estaban los asentamientos primitivos.

De la antigüedad a la ilustración

Época romana

Julio César invadió Lutecia para desplazar a los galos y tomar posesión de una zona de gran importancia estratégica. Venció a los galos en la Batalla de Lutecia, en el año 52 AC y ordenó la construcción de una ciudad a orillas del Sena.

En el siglo IV, debido a los constantes ataques de tribus bárbaras, la ciudad fue trasladada a la Ile de la Cite y refundada con el nombre de París.

Según cuenta la historia, en el año 451 una monja llamada Genoveva lideró la resistencia de la ciudad frente a un ataque de Atila, que se acercaba con 100.000 guerreros. Genoveva instó a los parisinos a no abandonar la ciudad. Por alguna razón, Atila desistió de atacar París y se dirigió a Orleans. Antes de llegar a su destino fue atacado por tropas cristianas y derrotado en la Batalla de los Campos Cataláunicos. A su muerte, Genoveva fue declarada santa y patrona de Paris. 

Edad Media

En el siglo VI el rey franco Clodoveo se instaló en Paris, después de expulsar a los germanos, y declaró a la ciudad capital del reino.

Después de un corto período de dominio vikingo en el siglo IX, París volvió a estar bajo la órbita del reino franco en el siglo X con el duque Hugo Capeto, nombrado rey de Francia en el 987 y primer rey de la dinastía. A partir del establecimiento de Hugo Capeto en París comenzó un período de crecimiento de la ciudad, principalmente a través del comercio de vinos con el Sena como vía de transporte, que continuó en los siglos siguientes. Alrededor de 1120 se creó la Hanse Parisienne, que tenía el monopolio el comercio marítimo.

En 1163, durante el reinado de Luis VII, comenzó la construcción de la Catedral de Notre Dame y la Saint Chapelle. En tiempos de su sucesor, Felipe Augusto, se construyó la fortaleza del Louvre, actualmente sede del museo. Este mismo rey designó a París como capital del reino.

En el 1257, bajo Luis IX, se fundó la prestigiosa universidad de La Sorbona, una de las más antiguas del mundo, en el mismo lugar donde aún se alza, cerca del Panteón y los Jardines de Luxemburgo. La Bastilla, símbolo de la Revolución Francesa, fue construida entre 1370 y 1383, durante el reinado de Carlos V.

Una de las consecuencias de la Guerra de los Cien Años entre Francia e Inglaterra fue la ocupación de París por los ingleses entre 1420 y 1437, que finalizó con la recuperación del poder por Carlos VII.

Siglos XV al XVII

El Renacimiento fue una época esplendorosa para París. Enrique IV y Catalina de Medicis tuvieron gran influencia en la transformación arquitectónica de París. Se construyeron muchos nuevos edificios, plazas y monumentos.

También fue una época de convulsiones políticas y religiosas. Entre 1562 y 1596 hubo ocho guerras diferentes, englobadas históricamente como Guerras de religión de Francia, entre católicos y calvinistas (hugonotes). Cada una de estas facciones estaba respaldada por distintas casas nobles.

Estas guerras internas se ampliaron a nivel internacional con el enfrentamiento entre la reina de Inglaterra Isabel I, protestante, y Felipe II de España, acérrimo defensor del catolicismo. Con la destrucción de la Dinastía Valois y el ascenso al trono de los Borbones, en la figura de Enrique IV (calvinista convertido al catolicismo), llegó la firma del tratado de paz con España y el Edicto de Nantes (1598), de tolerancia religiosa.

A la muerte de Enrique IV le sucedió su hijo Luis XIII, bajo regencia de su madre María de Medicis, responsable de la construcción del palacio de Luxemburgo. Al llegar Luis XIV (el Rey Sol) al trono la situación social era desesperante. La pobreza alcanzaba niveles alarmantes y la población comenzó a sublevarse. El rey mudó la corte desde su residencia en el Louvre al Palacio de Versalles, que él mismo había ordenado construir. Entre 1648 y 1653 se produjeron varias rebeliones, que fueron sofocadas.

Siglo XVIII

En 1715, cuando murió Luis XIV después de 72 años en el poder, lo asumió Luis XV. Durante su reinado se construyeron el Panteón y la Place de la Concorde.

A fines del siglo XVII surgió en Europa un movimiento intelectual llamado "Ilustración", "Siglo de las luces" o "Iluminismo". Comenzaron a difundirse nuevas teorías filosóficas que abarcaban la educación, la economía, la religión, el arte y la política. La razón y la ciencia eran, para estos filósofos, la forma de entender y explicar el mundo, en detrimento de la religión.

En Francia la Ilustración influyó particularmente en la política. Sucesivas guerras habían dejado el país devastado y sumido en la pobreza. Las ideas de filósofos como Montesquieu, Voltaire y Rousseu, que creían firmemente en el progreso y esfuerzo individuales, comenzaron a sembrar ideas revolucionarias en las clases sociales más bajas y excluidas. Se oponían al absolutismo y poder divino de los reyes y reclamaban un gobierno basado en los derechos individuales, la libertad, la igualdad y la voluntad popular.

Revolución Francesa- Actualidad

La Revolución Francesa

Al asumir Luis XVI la situación de descontento se agudizó cada vez más hasta que, en 1789, se produjo el motín conocido como Toma de la Bastilla. La familia real abandonó Versalles y se refugió durante un tiempo en el Palacio de las Tullerías. El rey y su esposa María Antonieta fueron guillotinados en 1793.

Con el fin de la nobleza, asumió el control de París uno de los líderes de la Revolución, Robespierre, quien inaugura un período al que se llamó "Reino del terror", ya que ejecutó a todos quienes se oponían a la Revolución.  Él mismo terminó guillotinado en la Place de la Concorde en 1794 por un grupo de opositores.

Primero y Segundo Imperio

En 1795 se creó el Directorio, que sólo gobernó hasta 1804, cuando Napoleón se proclamó emperador y nació el Primer Imperio, un período durante el cual París se reconstruyó y expandió. De esta época son el Arco del Triunfo y la Iglesia de la Madeleine.

Los fracasos bélicos de Napoleón provocaron sucesivas ocupaciones de París por ingleses, prusianos y rusos. Posteriormente, una serie de reyes franceses reinaron cada uno por un breve período, hasta que llegó al poder Napoleón III y nació el Segundo Imperio. Esta fue la época de oro de París.

El Barón Haussmann fue responsable de la gran transformación urbanística de la ciudad, que se convirtió en la más moderna del mundo con su ferrocarril, alumbrado público, anchas avenidas arboladas, paseos y jardines, mejoras en el sistema de alcantarillado y drenaje y creación de nuevas urbanizaciones.

Tercera República

En 1870, cuando Napoleón III es tomado prisionero por el ejército prusiano y Francia vivía un período de caos, se proclamó un nuevo gobierno cívico-militar que, de todos modos, no pudo impedir que el control de Paris fuera tomado  por Prusia.

En 1871 se produjo un alzamiento que culminó con la recuperación de la ciudad y la creación de la Comuna de París, un gobierno popular municipal que fue derrocado sangrientamente por el gobierno nacional. Gran parte de la ciudad fue incendiada o destruida y París perdió su categoría de capital por un tiempo.

Siglo XX y XXI

Durante la Primera Guerra Mundial, París no fue ocupada gracias a la resistencia organizada, pero sufrió graves bombardeos.

Pero durante la Segunda Guerra Mundial, y como resultado del armisticio firmado tras la Batalla de Francia,  las tropas alemanas entraron a París en 1940 y permanecieron hasta 1944. El gobierno francés se estableció en Vichy mientras dos terceras partes del país eran dominadas por Alemania.

En 1942 tropas italianas y alemanas ocuparon la parte libre de Francia. En junio de 1944, tras la Batalla de Normandía, comenzó la liberación de Francia. Las tropas aliadas entraron en París en agosto de 1944. El gobierno de Vichy desapareció para dar lugar al Gobierno Provisional de la República Francesa, dirigido por Charles de Gaulle.

En los meses de mayo y junio del 1968 tuvieron lugar una serie de protestas lideradas especialmente por estudiantes, a los que se plegaron los sindicatos, el Partido Comunista y millones de trabajadores. Estos episodios, conocidos como "El mayo francés" o "mayo del 68", fueron provocados por una deteriorada situación económica y finalizaron con la renuncia de de Gaulle.

Le sucedió George Pompidou, en cuyo honor, tras su muerte, se bautizó el famoso centro cultural que comenzó a construirse durante su gobierno. Los presidentes que le siguieron también contribuyeron a incrementar el patrimonio cultural de París con la creación de nuevos museos, monumentos y edificios públicos, como la Biblioteca Nacional de Francia y la Opera-Bastille.

Historia de París - Napoleón Bonaparte