Puente de Toledo

Entre 1649 y 1660 se construyó, por orden de Felipe IV, el Puente de la Toledana, ubicado sobre el río Manzanares, y que unía Madrid con el camino de Toledo. Este puente, diseñado por Juan Gómez de Mora, fue destruido por una crecida del río, por lo que en 1671 se ordenó la construcción de un nuevo puente.

El puente definitivo

El nuevo puente se terminó de construir en 1680 y fue nuevamente destruido por el río, al poco tiempo de su inauguración. En 1682 se ordenó, entonces, a José de Olmo la construcción de un nuevo puente. En 1684 se hizo cargo de la obra Teodoro Ardemans, que mantuvo el diseño básico de Olmo.

Finalmente, en 1715, a Pedro de Ribera le fue encomendada la reconstrucción del puente existente. Las obras comenzaron en 1719 y finalizaron en 1732.

Datos del Puente de Toledo

  • El Puente de Toledo mide 180 metros de largo y consta de nueve ojos, por otro lado, tiene 9,5 metros de ancho en total.

  • Gracias a su disposición ofrece unas maravillosas vistas a Madrid Río y se convierte en parte de su paseo.

  • Tiene un aspecto de gran muralla, de hecho, en su parte superior hay ornamentos de todo tipo, como gárgolas, relieves y jarrones.

  • En los templetes se pueden apreciar las esculturas de Santa María de la Cabeza y San Isidro Labrador, de 1735, obra del escultor Juan Ron, y los escudos de España y Madrid.

  • Destaca la decoración de sus torreones, ubicados a los lados de acceso del puente, sus fuentes y miradores.

  • El Puente de Toledo fue declarado Monumento Nacional en 1956.

Puente de Toledo

Dirección: 

Glorieta Marqués de Vadillo, 28019.

Cómo llegar: 

Metro: línea 5, estaciones Pirámides.

Autobuses: 34, 35, 119, 118, 116, 23, 18, 36, 62.