Restaurantes en Madrid

La gastronomía de Madrid aboga por productos frescos de la región, como por ejemplo sus verduras o carnes, para elaborar fundamentalmente platos de cuchara. Cabe destacar que, aunque los pucheros y los cocidos son muy típicos de Madrid, se estila mucho el tapeo y los platillos.

A continuación, te hablamos sobre las principales recetas de Madrid:

Cocido madrileño

El plato madrileño por excelencia, sin duda un auténtico manjar de la gastronomía mundial. Se cocina en una olla con carnes, jarrete y faldas de ternera, gallina o pollo, panceta, chorizo, morcilla y huesos de jamón. A la olla se le añaden verduras de todo tipo y se cuece todo.

El cocido se sirve en tres partes: con los fideos, con la carne y finalmente con garbanzos y verduras. Te recomendamos que vayas a la Gran Tasca (Calle Santa Engracia 161), para probar este plato en un establecimiento que presume de servir el mejor cocido del mundo.

Callos a la madrileña

Los callos a la madrileña son una de las tapas más consumidas en los bares de Madrid, y si vas, no puedes irte sin haberlos probado. A diferencia de los callos gallegos, estos no llevan garbanzos. Se cocinan en una olla añadiendo panceta o jamón, pata y morro de cerdo y se le añade ajos, cebolla y guindilla. Pruébalos con pan para saborear bien la salsa. En el restaurante el Fogón de Trifón (c/Ayala 144) sirven cocina de mercado típica de Madrid, y como no, no podían faltar los callos a la madrileña, donde los cocinan a la perfección.

Bocadillo de calamares

Es probablemente uno de los platos más emblemáticos de Madrid, y es raro no encontrar un bar que lo sirva. Es tan sencillo como un bocadillo con calamares a la romana, no hay más. En la sencillez está el gusto. Te recomendamos que lo pruebes en algún bar con una caña bien fría.

Caracoles a la madrileña

Los hay que consideran esta receta uno de los mejores manjares de España, y, por otro lado, para otros no es plato de buen gusto. Sea como sea, para declinarse por una opinión u otra, hay que probarlos. Algunas recetas los cocinan en un sofrito con cebolla, ajo, jamón, chorizo y pimentón.

Te recomendamos que vayas a Los Caracoles (Calle Toledo 106), para probar los mejores caracoles de Madrid.

Rosquillas de San Isidro

Es uno de los postres más típicos de Madrid, y se comen especialmente durante las fechas que dan nombre al dulce, San Isidro, del 11 al 15 de mayo. Sus ingredientes básicos son la harina, la levadura, el huevo y el azúcar. A las rosquillas que no llevan ningún baño se les llama ‘rosquillas tontas’, y a las que tienen alguno, como fondant, se les llama ‘rosquillas listas’.

Te recomendamos que vayas a la Antigua Pastelería del Pozo (Calle Pozo, 8), para probar las mejores rosquillas de Madrid, sus hornos abrieron en 1830, y sigue conservando parte de su mobiliario original.