Guía de turismo y viaje de Kioto

Templo en Kioto

Kioto es la capital cultural de Japón. Una ciudad milenaria que se aferra a sus antiguas prácticas y tradiciones sin dejar de mirar hacia el futuro, y la capital imperial de Japón hasta que fue trasladada a Tokio en 1868, pese a que muchos estudiosos afirman que ambas ciudades son todavía capitales imperiales simultáneamente. 

En Kioto encontrarás templos que vibran con el rumor de las plegarias, tradicionales casas de té, fabulosos jardines zen y caminos custodiados por cerezos en flor.

Una visita a Kioto es la realización del sueño de conocer Japón. En Kioto podrás visitar antiguas construcciones orientales hechas en madera, caminar por un bosque de cañas de bambú gigantes y conocer a las afamadas geishas, expertas en el arte del entretenimiento.

La ciudad también te brindará la oportunidad de descubrir la gastronomía japonesa más tradicional y refinada, con el sinfín de sabores combinados en sus kaizeki o el tofu preparado por verdaderos artesanos que encontrarás en el mercado Nishiki.

Kioto es la única gran ciudad japonesa que no fue bombardeada durante la Segunda Guerra Mundial, por lo que conserva intacto su impresionante patrimonio monumental. Este legado histórico, combinado con los increíbles paisajes naturales que la enmarcan, la convierten en el destino ideal para una inmersión profunda en las formas y costumbres del Lejano Oriente.

Al momento de pensar en el alojamiento, podrás elegir entre tradicionales ryokan o modernos hoteles. A la hora de comer, podrás hacerlo en restaurantes con estrellas Michelin o en casas de ramen que visitan diariamente los locales. Y cuando quieras organizar tu recorrido por la ciudad, podrás optar por tours personalizados o por recorrer los templos y monumentos a tu aire. Hay muchas formas de vivir Kioto, pero todas ellas dejarán una marca indeleble en tu alma.

Te recomendamos... 

  • Visitar los templos Kinkaku-ji y Ginkaku-ji, conocidos también como el Pabellón Dorado y el Pabellón de Plata. Son dos de los monumentos más emblemáticos de la ciudad y te sorprenderán con su extraordinaria belleza. El primero se encuentra en medio de una espectacular laguna y tiene sus paredes cubiertas de oro, mientras que el segundo, que en verdad no está recubierto de plata, está rodeado por un jardín seco de arena.
     
  • Caminar por el distrito de Gion, el barrio de las geishas. En Gion se concentran un gran número de casas de té, casas de geishas y tiendas tradicionales de todo tipo: desde textiles y calzado hasta dulces y otros comestibles, pasando por parasoles  maquillaje. Un paseo a pie por el barrio de Gion es una experiencia emocionante, que no pocas veces se ve coronada con la aparición fugaz de la figura de una verdadera geisha.
     
  • Perderte entre las cañas de bambú de Arashiyama. El impresionante bosque se encuentra cerca del pueblo de Arashiyama y alberga el templo Tenryū-ji y el santuario de Nonomiya. La experiencia de caminar por entre las cañas de impresionantes alto y grosor sin duda te conmoverá profundamente. Será una oportunidad para gozar del silencio, serenar tu espíritu y embeberte de la armonía que emana el espectacular entorno verde. En el templo Tenryū-ji podrás descubrir un hermoso jardín zen, no te lo pierdas.
     
  • Conocer el santuario Fushimi Inari, uno de los más conocidos del país. Creado en el siglo VIII, el santuario es especialmente famoso por sus mil toriis rojos, las puertas que delimitan el camino al templo y que aparecen en la película Memorias de una Geisha. Una caminata bajo los impresionantes pórticos color bermellón te llevará directo hasta la cima del monte Inari, donde encontrarás el santuario dedicado a la deidad japonesa de la fertilidad, el arroz y el éxito.
     
  • Dedicar un día para acercarte al castillo de Himeji. A poco tiempo de viaje desde Kioto encontrarás una de las maravillas arquitectónicas del Japón medieval. También conocido como “La garza blanca”, el castillo te sorprenderá no solo con su impresionante fachada a la cal, sino también con sus laberínticos corredores internos, diseñados para despistar a los posibles enemigos que pudieran ingresar al recinto.

Otras ciudades cercanas

Una visita a Kioto puede complementarse de manera fabulosa con una escapada a Tokio para conocer la cara más moderna y electrizante de Japón. En Tokio podrás zambullirte de lleno en las luces de neón, los paisajes urbanos llenos de rascacielos y la tecnología de punta. También podrás seguir descubriendo los sabores orientales en sus puestos callejeros y restaurantes de sushi.

Osaka también se encuentra en las cercanías de Kioto y puede visitarse en una escapada de un día. Allí conocerás el grandioso Castillo de Osaka, uno de los más famosos del país, la popular torre Tsūtenkaku y el Den Den Town, meca de los amantes del manga y el animé.

Kinkaku-ji, Templo del Pabellón de Oro