Kioto

Menú

45 cosas que ver y hacer en Kioto

¿Ya lo tienes decidido? ¿Sabes que quieres visitar Kioto para meterte de lleno en las tradiciones ancestrales japonesas y experimentar su cultura milenaria de primera mano? Pues, si es así, te ayudamos a concretar tu plan con estas 45 ideas geniales. Y si no, te ayudamos con ellas a despejar tus dudas.

En la lista que estás a punto de leer encontrarás recomendaciones para aprovechar al máximo tu visita a los imprescindibles de la ciudad, consejos sobre compras, parques, restaurantes y otros lugares que los viajeros solemos frecuentar. Y, por último, te daremos también algunos datos para que puedas sumergirte en la cultura local y mezclarte con los kiotenses (al menos todo lo que un occidental puede mezclarse con ellos, para qué exagerar). ¿Estás listo para la aventura? ¡Aquí vamos!

1. Tomar un té acompañado de un dulce tradicional japonés en la casa de té del Kinkaku-ji. Es uno de esos pequeños placeres que terminan de coronar una experiencia magnífica.

Kinkaku-ji - Kioto

2. Hacer crujir los misteriosos suelos de ruiseñor del castillo de Nijo. No importa cuán sigiloso seas, los suelos cantarán bajo tus pies rememorando los tiempos en los que alertaban a los habitantes del castillo de la presencia de intrusos.

3. Descubrir qué son las machiyas. Podemos adelantarte aquí mismo que son un tipo de construcción tradicional en madera característico en Kioto. Pero también puedes apuntarte a un tour privado por Kioto que te las muestre junto a otros imprescindibles de la ciudad, como el Kinkaku-ji o Higashiyama.

4. Comprar algún producto típico en las tiendas de Gion. Si eres goloso, no te pierdas la tienda Kanshindo, tan famosa entre locales como entre los viajeros.

5. Visitar el palacio imperial de Kioto. Las instalaciones principales están cerradas al público, pero puedes recorrer los preciosos jardines y ver parte de las estancias a través de las ventanas abiertas.

6. Tomarle el pulso a Kioto en el mercado de Nishiki. Vende alimentos frescos, utensilios de cocina y comidas preparadas en más de 120 puestos. Está abierto de 09:00 a 18:00 h. Si lo visitas cerca de la hora del cierre podrás aprovechar las ofertas.

Nishiki - Kioto

7. Conocer el edificio de madera más grande de Japón. Es el templo Sanjūsangen-dō, que guarda también una colección de 1001 estatuas de la diosa Kanon. Visítalo en compañía de un guía experto dentro de un tour por el Kioto más tradicional.

8. Visitar el Museo de Peinados Tradicionales Japoneses y alucinar con su colección de peines de maikos y geishas. Y si te quedas con todas las ganas de llevarte un pequeño adorno a casa, visita la tienda Kazurasei, en Gion, que vende todo tipo de adornos para el cabello. En Shijo-dori, 285 Gionmachi Kitagawa.

9. Apreciar las vistas más impresionantes de Kioto desde la plataforma de madera de Kiyomizu-Dera. Nuestro consejo: llega hasta allí por Matsubara Dori, una callecita repleta de casas típicas y tiendas con productos tradicionales. El ascenso hasta las escalinatas del templo se te pasará en un tris tras.

10. Descubrir el jardín seco más famoso de Japón en Ryoan-ji. Si quieres poder apreciar realmente su paz y tranquilidad, visítalo temprano. Las decenas de viajeros que comienzan a acumularse cuando avanza el día le quitan bastante de su ambiente sereno.

11. Fotografiar a un ciervo de cerca en el parque Nara. En esta excursión te llevan primero a visitar el clásico templo de Fushimi Inari (el de los miles de toriis) y después directo a la ciudad de Nara para dar un paseo por el parque y ver sus famosos ciervos Sika.

12. Caminar a paso firme por las empinadas calles Sannen-zaka y Ninen-zaka, del barrio de Higashiyama: ¡no querrás caerte por ellas! No solo porque te dolería mucho el golpe, sino porque dice la leyenda que si te caes en alguna de ellas morirás en un lapso de 2 o 3 años. Mejor prevenir…

Barrio de Higashiyama - Kioto

13. Pasearte por la calle Hanami-koji, en Gion, entre las 17:00 y las 22:00 h. Es el horario en el que más oportunidades tienes de cruzarte con una geisha, porque es cuando entran y salen de las casas de té.

14. Conocer la Garza blanca, el increíble castillo blanco de la ciudad de Himeji. Puedes llegar hasta allí de manera muy simple con esta excursión en la que conoces también Kobe, una moderna ciudad llena de energía.

15. Apreciar la esencia de los jardines minimalistas japoneses en el Ginkaku-ji. Aunque el Pabellón de Plata no haya llegado a adquirir su recubrimiento metálico, la gran mayoría de los viajeros coincide en que su belleza radica en la simpleza de la construcción y los jardines que lo rodean. Ver para creer.

16. Descubrir el crujiente sabor de la tempura, las frituras japonesas. Pruébalas en el concurrido restaurante Tenshu del barrio de Gion. Tendrás que hacer cola al mediodía, pero vale la pena la espera. En 244 Gionmachi Kitagawa.

17. Perderse en los senderos al pie del monte Inari. Con la cantidad de cosas que hay para ver, que no te extrañe si tardas horas en llegar al famoso templo Fushimi-Inari. En el camino, no dejes de comer su plato típico, kitsune udon: fideos amasados a mano con tofu frito.

Monte Fushimi-Inari - Kioto

18. Caminar por uno de los lugares más sagrados de Japón: el monte Koya. Cada año es visitado por incontables peregrinos que se acercan desde todos los rincones de Japón. Puedes sumarte a ellos con esta excursión en la que descubrirás por qué el monte es tan popular entre los fieles.

19. Reflexionar sobre la vida y el universo en los jardines de Tofuku-ji. Fueron diseñados en la antigüedad y reconstruidos por un estudioso del paisajismo nipón. Son uno de los jardines más excepcionales que encontrarás en Kioto.

20. Visitar el Museo Nacional. Expone cerca de 4 mil piezas entre obras de arte, artesanías y restos arqueológicos.

21. Asistir a una ceremonia del té. ¿Acaso hay algo más típicamente japonés? En este enlace puedes apuntarte a una ceremonia en el templo Jotoku-ji, uno de los más respetados de Kioto. Además de conocer los secretos de esta costumbre ancestral, aprenderás a servir tu propia taza de té, para llevar parte de su misterio de regreso a casa.

22. Descubrir el bonito paseo peatonal junto al río Kamo, en la zona de Gion. Es perfecto para el verano, porque tiene muchas bonitas terrazas al aire libre.

23. Probar los tradicionales dulces de arroz glutinoso (mochi). En Gion Manju Factory, una perla escondida de Gion, sirven unos mochis de sakura que probablemente sean los más deliciosos de todo Kioto. En 103 Ooidecho.

Mochi en Kioto

24. ¡Vestirte de geisha! Si siempre has soñado con hacerlo, no pierdas la oportunidad mientras estés en Kioto. No solo te enseñan a colocarte el kimono, sino que luego recorres las calles de Kioto vestida como una auténtica geisha. ¡Tu Instagram se prenderá fuego!

25. Montar en el tranvía más antiguo de Japón. Puedes hacerlo los sábados y festivos en la Plaza del Tranvía, junto al imperdible Museo Ferroviario.

26. Beber auténtico sake japonés. En la bodega-museo Gekkeikan Ōkura Sake puedes hacer una cata y comprar sake a muy buenos precios.

27. Tomar una clase de cocina japonesa. Para aprender los secretos de una tradición milenaria y ponerlos en práctica apenas llegues a casa. ¿Qué mejor forma de que la magia de Japón se quede siempre contigo?

28. Vivir el hanami, la floración de los cerezos. Es en una época muy específica del año, sí, pero si puedes hacer coincidir tu viaje con ella, estarás en el paraíso. El parque Maruyama y el Paseo del Filósofo son dos excelentes lugares para disfrutarlo en Kioto.

Hanami en el barrio Higashiyama - Kioto

29. Contar las estatuas de rakan del templo Otagi Nenbutsuji. Es chiste, te tomaría mucho tiempo. Son nada menos que ¡1.200! Ahora que ya lo sabes, puedes ir solo a disfrutarlas.

30. Darte una vuelta por el Museo Internacional del Manga. No creas que tendrás que contentarte con ver las ilustraciones: ¡tienen una sección especial con volúmenes en idiomas extranjeros!

31. Descubrir mil tonos de verde en el bosque de bambú de Arashiyama. Es una de las mejores actividades para hacer en Kioto. Reservando este tour, podrás conocer lo mejor de Arashiyama y la Ciudad Imperial de Uji en el mismo día.

32. Visitar el templo Eikan-do en otoño. No es que no sea precioso en otra época del año, pero es especialmente famoso por la belleza irreal que adquiere cuando las hojas de sus árboles se tiñen de rojo.

33. Conocer la residencia del actor de películas samurái Denjirō Ōkōchi: Ōkōchi Sansō. El lugar especialmente imperdible si eres fanático de este tipo de cine, porque tiene un pequeño museo del actor al aire libre.

34. Ver cómo se encuentra hoy la famosa ciudad de Hiroshima. No puedes dejar de visitar el Parque de la Paz, un memorial con varios monumentos que conmemoran el ataque nuclear. Este tour te lleva a conocerlo junto a otros imprescindibles de Hiroshima y también de Miyajima, la Isla de los Dioses.

Parque de la Paz en Hiroshima

35. Probar soba, los tradicionales fideos de arroz de trigo sarraceno. Si alguna vez has intentado cocinar con este trigo muy poco glutinoso, sabrás que es pura magia que los japoneses logren hacer fideos con él. Lo hacen solo con una técnica antiquísima y específica. Pruébalos en Matsuba Soba, uno de los más antiguos de Kioto. En 192 Kawabatacho, Higashiyama-ku.

36. Disfrutar de un gran espectáculo y un excelente resumen de las artes y tradiciones japonesas, todo en uno. ¿Dónde? En el espectáculo de Gion Corner, el teatro de la calle Hanamikoji.

37. Descubrir los contrastes de Osaka, otra de las ciudades más importantes de Japón. Desde Kioto estás muy cerca de Osaka, y vale la pena hacer la escapada para conocer sus templos, castillos y su electrizante costado moderno. Puedes hacerlo en un tour privado y que un guía de habla hispana te acompañe a descubrir cada detalle.

38. Seguir disfrutando la noche kiotense en la calle Pontocho, un clásico de la ciudad, que te enamorará con sus farolillos encendidos y su gran ambiente. Para comer, te recomendamos el sushi de Nigiri Chojiro, en Kiya-machi Dori esquina con Shijo Dori.

39. Conseguir té verde para llevar de regreso a casa. ¿Sabías que no existe solo una variedad de este mítico té japonés? En Ippodo Tea Flagship Store puedes sentarte a probar todo tipo de preparaciones a base de matcha y luego comprar un poco en la tienda. En 52番地 Tokiwagicho, Nakagyo Ward.

40. Encontrar el alojamiento ideal. Si lo que quieres es vivir una experiencia de inmersión completa en la cultura local, busca quedarte en un ryokan. Son posadas tradicionales japonesas con amoblamiento tradicional, cocina local y una atención súper personalizada.

41. Pasear por el Camino de la Filosofía partiendo desde Ginkaku-ji hasta llegar al templo Eikan-do. La belleza de los cerezos, arces, hortensias y camelias que hallarás a tu paso te mantendrá con la boca abierta todo el camino.

Camino de la Filosofía - Kioto

42. Descubrir el estilo de comida artística kyokaiseki. Cada plato es preparado y decorado con la máxima dedicación. Namba, en 4-jo Hanamikoji Higashiiru, es un lugar perfecto para disfrutar este estilo de comida tradicional.

43. Poner en práctica las palabras que hayas aprendido en japonés en tu vida. No importa si son muchas o pocas, un simple konnichiwa (hola) o un arigatou (gracias) serán muy apreciados por tus interlocutores locales.

44. Moverte en bici por la ciudad. Kioto es muy amigable con los ciclistas. ¡Alquila una bici y compruébalo por timismo!

45. ¡Regresar a Kioto y encontrar otras 45 cosas o más para hacer en la ciudad!

Viaja más, por menos dinero

Suscríbete a nuestra newsletter y recibe descuentos y ofertas personalizados.


12

tours en Kioto desde

Ver todos