Kinkaku-ji (Pabellón Dorado)

Kinkaku-ji es el nombre con el que se conoce al templo Rokuon-ji (Templo del jardín de los ciervos). Se trata de una impactante construcción recubierta con hojas de oro puro que se levanta junto a un espejo de agua en el norte de la ciudad.

Lugar de descanso y fuente de inspiración

El edificio fue levantado originalmente en 1397 como villa de descanso para el shogun Ashikaga Yoshimitsu, quien quiso que después de su muerte fuera convertido en un templo zen. A lo largo de su historia ha recibido a miles de visitantes que se acercan a conocer su majestuosa fachada dorada, que refulge bajo la luz del sol.

Su incomparable belleza inspiró al nieto de Ashikaga Yoshimitsu a construir un templo de similares características, que debía estar recubierto en plata. Aunque nunca llegó a vestirse del brillante material, el templo Ginkaku-ji es otro de los templos más bellos de Kioto.

Un edificio, tres estilos

Cada una de las tres plantas del edificio está diseñada en un estilo distinto. La planta baja es de estilo imperial, y presenta la clásica decoración japonesa modulada. La segunda planta es de estilo samurái y guarda en su interior una figura de Bodhisattva Kannon. La tercera planta, por último es de estilo zen y alberga 25 figurillas de Bodhisattvas. Como el edificio es un templo zen en actividad no es posible visitarlo por dentro, sino solo desde el exterior.

Enclave único

La visita vale la pena no solo por la belleza del templo en sí, sino por su entorno. La imagen del edificio reflejándose en las calmas aguas del lago y la belleza de los jardines que lo rodean, donde cada elemento encaja en delicada armonía, son también parte del encanto de la visita.

Kinkaku-ji (Pabellón Dorado)

Horario: 

Todos los días de 09:00 a 17:00.

Precio: 

Entrada general: 400 JPY.
Niños: 300 JPY.

Dirección: 

1 Kinkakujichō, Kita-ku, Kyōto-shi, Kyōto-fu 603-8361, Japón.

Cómo llegar: 

Autobús: 101 o 205.