Palacio Imperial de Tokio

Situado en el terreno del antiguo Castillo Edo, el Palacio Imperial de Tokio hoy en día funciona como residencia del Emperador de Japón y su familia.

Cuando finalizó el shogunato en 1868, se decidió utilizar los muros y terrenos del antiguo castillo para construir allí el Palacio Imperial y fijar en Tokio la residencia del Emperador. Durante los 20 años que duró la construcción del Palacio, el Emperador Meiji vivió en el Castillo Edo hasta que el Palacio estuvo terminado y listo para habitarse.

Aunque el Palacio fue destruido por los bombardeos de la Segunda Guerra Mundial, se ha reconstruido en 1968 intentando seguir el estilo arquitectónico original.

Qué ver en el Palacio

El Palcio Imperial se encuentra ubicado dentro de un parque rodeado de paredes de piedras macizas, en el distrito de Chiyoda, uno de los 23 barrios especiales de Tokio.

Frente al Palacio Imperial hay una gran plaza, la plaza Kokyo Gaien, desde la cual es posible observar los puentes Nijubashi, que son la entrada a los jardines. Solo los Jardines Orientales del Palacio Imperial o Kōkyo Higashi Gyoen pueden ser visitados libremente por cualquier turista.

El palacio y el resto de jardines que lo rodean no están abiertos al público, y sólo los días 2 de enero y 23 de diciembre, los visitantes pueden entrar al recinto y ver a los miembros de la Familia Imperial, quienes hacen apariciones públicas desde su balcón.

El resto del año, solo se realizan visitas guiadas en japonés, con un folleto en ingles y audioguía. La entrada es gratuita, pero para poder disfrutar del paseo, se debe reservar con bastante anterioridad a través del sitio web.

    palacio imperial tokio

    Horario: 

    Todos los días de 9:00 a 17:00 horas, con reserva previa.

    Dirección: 

    Otemachi, Chiyoda-ku

    Precio: 

    Gratis

    Cómo llegar: 

    Metro Chiyoda, estación Nijubashimae